Días de palabras y medidas – Ricardo Gabriel Cipagauta Gómez #Columnista7días

Vienen dos o cuatro días -para algunos la semana completa- en los que habrá reencuentro familiar, de amigos, de viajar o de quedarse en torno a tradiciones y patrimonio. Se volverá a sentir la fuerza de las palabras y hasta el poder de la oración, pasando por un viacrucis, viandas compartidas y sentimientos cruzados por lo que hay en el entorno y lo que trasciende en los medios de comunicación. Este año cayó en abril, con lluvias mil… y las que se prevén para mayo.

Ya muchos están en sus merecidas vacaciones, que sirvan para recargar energías y otros produciendo -en silencio- sus estrategias para lo que serán encuentros y debates para que los indecisos (30-40%) a votar -por las alternativas que nos pusieron en la baraja- y que bien o mal tocará escoger, pero eso sí, hay una que deberá dirige el país, de todos. ¡Que nos cojan confesados!

Y no olvidemos que ya van 50 días de una absurda guerra, que nos pareciera lejana, pero nos ha impactado en las entrañas de la tierra… y hasta en los productos del pancoger, en los que sirvieron para ufanarnos suponer o ser despensa, de los vecinos, y hoy ya no satisfacen a los propios productores. Y es que sus precios están por encima de las nubes y más allá.    

Además, todavía retumban las noticias sobre los anuncios de recesión sistemática, elecciones en una de las potencias, reglamentan el ya obligado trabajo en casa, se lamenta que un ídolo del futbol golpeé a un niño, escándalos por operativos contra habitantes -en municipio de ‘la otra Colombia’, crecimiento de la industria y ventas, pero cae la confianza de consumidores, y en el otro extremo del mundo vuelven a medidas y restricciones por aumentos de la pandemia y por acá relajados en lo que debiese ser de prevención…

Podrán volver los sermones con siete o más palabras, pero todo aumenta; los especiales en la programación de los canales públicos y privados de la televisión, se conjugarán con los retenes y controles en las vías, y ya se avizoran fotos, videos, boletines y trinos de los candidatos a la presidencia sobre las formas privada y pública de practicar su fe. Esas serán las temáticas de estos 60 días que restan para que llegue el día de la segunda vuelta que será el de ‘borrón y cuenta nueva’ para que sea el que gane, pues tendrán que llegar a cumplirle a todos quienes votaron o no por él y su fórmula.

Así que por los laditos vemos que serán días de reflexión, recogimiento, que quiere decir que es hora de recoger lo que hemos sembrado, de no más alaridos y hasta peleas entre estrellas de los informativos o medios, que mal sabor dejan en las audiencias.

Y para ir concluyendo, que en estos dos meses haya más fuerza en conocer las propuestas, ponerlas en cada territorio y hacer que con medidas equilibradas no nos tengamos que preguntar, -como lo hizo magistralmente con su bambuco el maestro Arnulfo Briceño Contreras (q.e.p.d.)- ¿Qué le pasara a mi pueblo?’ y YA.

Ricardo Gabriel Cipagauta Gómez @ricardocipago