[Infografía] La última disputa Chile-Bolivia en La Haya: las aguas del Silala

Compartir:

Mientras que Chile considera que el Silala es un río internacional que debe ser compartido, Bolivia sostiene que las aguas proceden originalmente de manantiales nacidos en su territorio.

[Infografía] La última disputa Chile-Bolivia en La Haya: las aguas del Silala 1

Con información de la Agencia EFE

Cuatro años después de que la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ) resolviera en un histórico fallo que Chile no está obligado a negociar una salida al mar para Bolivia, ambos países volvieron a verse las caras este viernes en el máximo tribunal de la ONU por otra disputa hídrica: las aguas del Silala.

Entre el primero y el 14 de abril tiene lugar la fase de alegatos orales por la demanda que Chile presentó en el 2016 contra Bolivia sobre el estatus, el curso y el uso de ese recurso natural.

Mientras que Chile considera que el Silala es un río internacional que debe ser compartido, Bolivia sostiene que las aguas proceden originalmente de manantiales nacidos en su territorio y que fueron desviados artificialmente hacia la frontera en la primera mitad del siglo pasado.

A continuación, las claves de una disputa que enturbia aún más las relaciones entre dos países vecinos que no tienen relaciones diplomáticas desde 1964, con un paréntesis entre 1975 y 1978.

Silala, origen de la disputa

Ubicado en las faldas del cerro Inacaliri, en el departamento boliviano de Potosí, el Silala desemboca en el río Loa, el más grande de Chile, aunque ambos países tienen explicaciones divergentes sobre cómo se ha realizado esa conexión.

Tras la Guerra del Pacífico y la posterior firma del Tratado de Paz y Amistad (1904), que fijó una nueva frontera y dejó a Bolivia sin salida al mar, Chile se comprometió a compensar a su vecino y le prometió la construcción de líneas ferroviarias.

Años después, las autoridades bolivianas de Potosí autorizaron a la compañía The Antofagasta-Bolivia Railway Company a usar las aguas del Silala para alimentar los calderos a vapor de un ferrocarril que conectaba ambos países y que dejó de operar en 1962.

La empresa realizó obras de canalización en ambas riberas, unos trabajos que podrían haber aumentado el caudal del río de manera artificial, según denuncia Bolivia.

Tras un siglo sin grandes fricciones, a finales de 1990 Bolivia acusó a su vecino de utilizar indebidamente las aguas del río y amenazó con desviar su cauce.

Para dirimir la disputa, Chile finalmente decidió acudir a La Haya en el 2016.

El tema había sido tratado años antes sin éxito en la conocida como ‘Agenda de los 13 Puntos’, una hoja de ruta que supuso el primer gran acercamiento desde la ruptura diplomática y que fue impulsada en el 2006 por los entonces presidentes Evo Morales y Michelle Bachellet.

Esa agenda, sin embargo, se aparcó en el 2010, cuando llegó Sebastián Piñera llegó a la presidencia de Chile.

¿Cuál es la postura de Chile?

Chile busca que La Haya declare que el Silala es un río internacional y que, por lo tanto, ha tenido y tiene derecho al uso ‘razonable y equitativo’ de sus aguas.

Su principal argumento es que el Silala llega a Chile atravesando una quebrada que tiene una pendiente de entre un 4 % y un 5 % de desnivel, que se ha formado de manera natural en los últimos 8.400 años.

El Silala es un río pequeño, pero su ubicación en el árido desierto de Atacama lo convierte en un recurso hídrico clave para el desarrollo de Antofagasta, la región minera por excelencia en un país que es el mayor productor de cobre del mundo, explica a EFE Paula Cortés, experta en Derecho Internacional de la Universidad de Chile.

«El caso sobre el río Silala es importante para Chile porque en esta controversia están en juego los principios internacionales aplicables al uso de las aguas compartidas», recalca.

¿Y la de Bolivia?

La postura histórica de Bolivia es que el Silala es un recurso inmovilizado no renovable y no un río, porque en la zona donde nace no llueve lo suficiente y no existe una recarga de acuíferos.

Por este motivo, recuerda a EFE Émerson Calderón, director de la Dirección Estratégica de Reivindicación Marítima (Diremar), Bolivia contestó a Chile con otras tres demandas que se apoyan en la defensa de la soberanía nacional.

Compartir: