Hoy se cumplen dos años de la pandemia del COVID-19 en Boyacá

Compartir:

El 25 de marzo del 2020 se reportó el primer caso de coronavirus en territorio boyacense y desde entonces han sido 125.090 los positivos confirmados en el departamento.

Grafico-2-anos-coronavirus-en-boyaca_compressed

Hace dos años se confirmó el primer caso de COVID-19 en Boyacá en una enfermera natural del municipio de Santana, quien días antes había estado en diferentes ciudades del país por motivos de trabajo.

A ella, María Cecilia Téllez Ortiz, le practicaron la prueba el 23 de marzo del 2020 y el resultado se dio a conocer dos días después.

Para ese entonces Boyacá ya se encontraba en estado de emergencia y el pánico cundía por todo el departamento, ante la presencia de un virus desconocido que amenazaba con propagarse por todos los municipios, como finalmente lo hizo.

En estos dos años de pandemia en Boyacá la cifra de contagiados supera los 125.000 y el número de muertos se acerca a los 2.800.

La ciudad de Tunja es la que más casos de coronavirus ha registrado en Boyacá, mientras que Sogamoso ocupa el primer lugar en personas fallecidas por causas asociadas al COVID-19.

Han sido dos años de momentos complicados, cuando tuvimos que aislarnos en nuestros hogares para evitar contagiarnos; cuando por causa de los picos del virus las unidades de cuidados intensivos del departamento no daban abasto; cuando a diario morían personas como consecuencia del coronavirus, entre ellas varios profesionales de la salud; cuando muchas familias quebraron por el cierre obligatorio de sus negocios o empresas, o cuando nos cambió la vida por una pandemia que todavía sigue presente en el mundo.

Hoy se conmemoran dos años de ver cómo el COVID-19 pasó de ser una amenaza lejana que reportaban los medios internacionales, a convertirse en una realidad para los boyacenses, que trajo consigo la tragedia para muchos hogares y que afectó considerablemente la economía de este departamento, al igual que de otras regiones del país y del mundo.

Hace dos años los boyacenses empezamos a vivir otra realidad.   

Compartir: