Exjuez boyacense que enfrentó a Álvaro Uribe fue elegido representante a la Cámara

Compartir:

Cuenta con una experiencia profesional de más de 25 años, en los cuales ha laborado principalmente en el sector público, mayoritariamente en la Rama Judicial, en donde desempeñó labores de alta responsabilidad en el interior y por fuera de la entidad.

  • Exjuez boyacense que enfrentó a Álvaro Uribe fue elegido representante a la Cámara 1
  • Exjuez boyacense que enfrentó a Álvaro Uribe fue elegido representante a la Cámara 2
  • Exjuez boyacense que enfrentó a Álvaro Uribe fue elegido representante a la Cámara 3
  • Exjuez boyacense que enfrentó a Álvaro Uribe fue elegido representante a la Cámara 4
  • Exjuez boyacense que enfrentó a Álvaro Uribe fue elegido representante a la Cámara 5

Colombia todavía recuerda el episodio en el que Pedro José Suárez Vacca, siendo juez de Tunja, le ganó un fuerte pulso al entonces ministro de Justicia del Gobierno de Álvaro Uribe, Fernando Londoño Hoyos.

“Como juez de la República enfrenté la persecución del Gobierno del entonces presidente Álvaro Uribe Vélez, principalmente de su ministro de Justicia y del Interior, Fernando Londoño Hoyos, quien buscaba desacreditar la independencia y autonomía de la Rama Judicial del Poder Público, con el objeto de lograr la aprobación de una reforma a la Justicia que les permitiera cerrar el círculo de la dictadura, que contaba ya en ese momento con un ejecutivo totalitario y un legislativo a su servicio”, afirma el abogado boyacense.

Pese a las arremetidas de Londoño y Uribe, Suárez Vacca se mantuvo firme y logró que el entonces ministro de Justicia saliera a rectificar las afirmaciones hechas en contra de él.

“De este episodio se logró la destitución fulminante del citado ministro, su inhabilidad para ocupar cargos públicos por 12 años y así se frustró la aspiración presidencial de uno de los más radicales líderes de la derecha colombiana”, recuerda Suárez Vacca.

Este jurista, nacido en Sogamoso, pero quien ha vivido desde los cuatro meses en Tunja —por lo que se considera más tunjano que ‘La vuelta al perro’—, fue elegido este domingo como representante a la Cámara por el Pacto Histórico con 22.175 votos.

Es abogado de la Universidad Católica de Colombia, magíster en Derecho Penal de la Universidad Libre de Colombia, especializado en Derecho Público, con énfasis en Administrativo, Derecho Penal y Derecho Constitucional, en la Universidad Nacional de Colombia.

Cuenta con una experiencia profesional de más de 25 años, en los cuales ha laborado principalmente en el sector público, mayoritariamente en la Rama Judicial, en donde desempeñó labores de alta responsabilidad e importancia con excelente reconocimiento en el interior y por fuera de la entidad, en cargos de empleado y de juez.

En la parte académica lleva más de 12 años como docente en las facultades de derecho de la Universidad de Boyacá, Uptc de Tunja y Santo Tomás de la capital boyacense.

“Actualmente cuento con una oficina de servicios profesionales en derecho, desde donde hemos puesto al servicio de la comunidad y las entidades que así lo requieran nuestro completo perfil profesional y académico, con el principalísimo propósito de propugnar, en todo escenario, por la defensa de los derechos humanos”, afirma el nuevo congresista.

Participó como defensor de derechos humanos del movimiento campesino durante el paro agrario del 2014, así como del movimiento estudiantil en los procesos de judicialización a los estudiantes de la Uptc por su participación en diversas movilizaciones en la ciudad de Tunja, y recientemente como abogado de la primera línea jurídica en defensa de las personas movilizadas durante el paro nacional del 2021.

Desde temprana edad ha militado en los diversos movimientos y partidos de la izquierda colombiana, empezando por la UNO (Unión Nacional de Oposición) de la mano de sus padres y del Dr. Óscar Dueñas Ruiz, quien años después fuera magistrado de la Corte Constitucional y presidente de la Unión Patriótica.

Hacia finales de los 80 participó activamente en las campañas de la entonces AD M-19 y posteriormente acompañó el proceso de consolidación de la UP (Unión Patriótica), partido con el que militó hasta su exterminio.

Después participó en la construcción y desarrollo del movimiento ‘Ciudadanos por Boyacá’, de la mano del sacerdote Gustavo Suárez Niño.

Con las reformas políticas siguientes, entró a formar parte del Polo Democrático Independiente (PDI) y con los acuerdos posteriores del PDA (Polo Democrático Alternativo).

Luego de los escándalos de corrupción en la Alcaldía de Bogotá por parte de los hermanos Iván y Samuel Moreno Rojas, y tras la salida del entonces senador Gustavo Petro Urrego de este partido, comenzó a seguir el proyecto progresista de Petro y se hizo parte de la Colombia Humana.

“En la Colombia Humana participé en los principales actos electorales y de organización de un movimiento que tan solo hoy ha logrado obtener su personería jurídica, gracias a la primacía de los principios y valores constitucionales de la carta de 1991, mediante una acción de tutela”, cuenta Suárez.

Fue aspirante a la Alcaldía de Tunja por la Coalición Programática y Política entre los partidos Colombia Humana-UP (el que le dio su aval principal), Movimiento Alternativo Indígena y Social (MAIS) y el Polo Democrático Alternativo, campaña en la que logró una votación récord hasta el momento por los movimientos alternativos de la ciudad capital con 12.000 sufragios.

“Fueron 12.000 conciencias conquistadas, en medio del agreste escenario de las dos más fuertes maquinarias políticas del departamento”, manifiesta el electo representante.

Compartir: