La papa está pesada – Lorena Acelas Ceña – #ColumnistaInvitada

Uno de los últimos temas coyunturales dentro del país se debe al alza de precios de algunos de los productos de la canasta familiar, la papa es de los más consumidos por los colombianos, un tubérculo que acompaña gran cantidad de preparaciones de platos de comidas sin escatimar el estrato, la raza o religión.

Ha sido todo un escándalo ver cómo ha ido subiendo el costo de vida en nuestro país, aún en el marco de la situación que nos ha venido rodeando desde el 2020, que ha desajustado en especial medida el sector económico, todos los colombianos han sido golpeados por la pandemia del COVID – 19, de diferentes maneras, unas más atroces que otras según la calidad moral y humana que se tenga al opinar al respecto. Muchos se preguntan por qué los entes gubernamentales encargados de “amortizar” esta situación no han utilizado todas las herramientas posibles para crear más ayuda y estabilidad en las cosas denominadas como primordiales y básicas para la supervivencia humana.

Hemos visto recientemente, en especial en las redes sociales; cómo las personas se agrupan con el fin de ayudarse mutuamente en esta situación que atañe no sólo a nuestro país sino a nivel mundial, ¿qué ha sucedido con el nivel de empatía de nuestros gobernantes hacia su pueblo? Vemos como existe una diferencia abismal entre las clases sociales donde algunos de los más favorecidos no tienen el mínimo interés por sus compatriotas.

Hay cosas que son básicas y propias de sentido común, el ayudar al prójimo, somos parte de un mismo país, ¿dónde está el sentido de pertenencia?, preferimos los productos importados antes que los nacionales, ya que la mayoría de los insumos utilizados para la producción de dicho alimento son regidos por el dólar, por lo que, debido al alto valor de esta moneda, los agricultores no han podido regular la siembra, por el contrario, se han visto obligados a realizar una drástica reducción.

Cabe también resaltar que otra de las causas del alza de la papa se debe en parte por las heladas que generalmente se dan a principios de año, no dejan que su producción sea la adecuada, por lo cual los agricultores no planean gran siembra de papa para estas fechas y entramos en la variable de oferta y demanda.

 Con gran esperanza en el porvenir de nuestro país, esperamos que se puedan llegar a mejoras de la situación de manera pronta y eficaz y por su puesto que sea de beneficio para todos por igual, especialmente en estas épocas de campaña esperamos que nuestros gobernantes sean conscientes y evalúen lo que se debe tomar como prioridad que en este caso sería preservar la vida digna de los colombianos.

-Publicidad-