[Infografía] Panorámica de la dolarización en Latinoamérica

Compartir:

El reemplazo de la moneda local por el dólar como método de pago o instrumento de fijación de precios ha sido una práctica a la que han recurrido varios países de América Latina, con resultados dispares, según el perfil económico financiero y la naturaleza de la crisis que propició la medida, de acuerdo con las experiencias recabadas por EFE para una panorámica regional con motivo del 20º aniversario del fin de la paridad cambiaria en Argentina.

[Infografía] Panorámica de la dolarización en Latinoamérica 1

Con información de la Agencia EFE

Las reformas económicas introducidas por el Gobierno cubano, que recién cumplieron un año en vigor, han producido, además de un marcado incremento de los precios, una dolarización parcial de la economía, apuntan varios economistas.

El Gobierno ha defendido su reforma, denominada Tarea Ordenamiento, aunque ha reconocido ciertos fallos de diseño e implementación.

Desde círculos de expertos y sectores sociales han llegado críticas y quejas.

La dolarización es el modelo que adoptó Ecuador en el año 2000, tras la peor crisis financiera de su historia y que, pese a su aporte a la estabilidad macroeconómica, no termina de dar respuestas definitivas a los problemas estructurales de un país que depende de la llegada incesante de dólares.

Tras una hiperinflación del 91 % en 1999 y una alta volatilidad en el mercado cambiario, la dolarización fue presentada en ese tiempo como la panacea a los problemas del país, que soportaba además una crisis política y una alta conflictividad social.

El expresidente Jamil Mahuad, democristiano y neoliberal, que había asumido el poder en agosto de 1998, se refugió en ella como bombona de aire para su Administración, que sufría de una aguda impopularidad y estaba amenazada con la quiebra de bancos a los que socorrió sin atenuantes.

El 9 de enero del 2000 declaró la vigencia del dólar y confirmó la defunción del sucre, la centenaria moneda nacional que había sido arrastrada a una desvalorización sin precedentes.

De las tiendas más lujosas a los mercados populares de Venezuela, el dólar ha destronado al bolívar y se ha convertido en el bote salvavidas al que se aferran los ciudadanos frente a la alta inflación que ha pulverizado el valor de la moneda local y la ha rebajado, incluso, a material para manualidades.

En el 2012 se estimaba que las transacciones en dólares no llegaban al 5 % del total. Hoy, representan el 64,8 % de las operaciones, según los datos de la firma de análisis financiero Ecoanalítica.

El reemplazo de la moneda local por el dólar como método de pago o instrumento de fijación de precios ha sido una práctica a la que han recurrido varios países de América Latina, con resultados dispares, según el perfil económico financiero y la naturaleza de la crisis que propició la medida, de acuerdo con las experiencias recabadas por EFE para una panorámica regional con motivo del 20º aniversario del fin de la paridad cambiaria en Argentina.

Compartir: