[Infografía] OMS pide más fondos para que la emergencia global por COVID termine en el 2022

Con ese dinero, la OMS espera adquirir 600 millones de vacunas, 700 millones de test de diagnóstico, tratar a 120 millones de pacientes y ofrecer equipos de protección para 1,7 millones de trabajadores sanitarios, especialmente en los países con redes sanitarias más frágiles.

Con información de la Agencia EFE

La Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzó un llamamiento a los países desarrollados para que aporten 23.000 millones de dólares a la lucha global contra la COVID-19, una financiación con la que confía en «poner fin a la emergencia global por la pandemia en el 2022».

Buena parte de ese dinero (16.000 millones de dólares) se dirigirá al Acelerador ACT, la iniciativa que la OMS y otras organizaciones internacionales crearon en el 2020 para mejorar el acceso de países en desarrollo a vacunas, tratamientos, test y otras herramientas contra la COVID-19.

Con ese dinero, la OMS espera adquirir 600 millones de vacunas, 700 millones de test de diagnóstico, tratar a 120 millones de pacientes y ofrecer equipos de protección para 1,7 millones de trabajadores sanitarios, especialmente en los países con redes sanitarias más frágiles.

También financiará ensayos clínicos de tratamientos y vacunas contra la COVID-19, en un momento en el que la peor ola de contagios, asociada a la variante ómicron, parece por fin estar cediendo a nivel global.

Otros 6.800 millones de dólares se dedicarán a los costos de envío de los materiales procurados por el Acelerador ACT, con los que la OMS busca reducir la desigualdad en la lucha contra la pandemia.

La OMS lleva meses advirtiendo que esta brecha es peligrosa, pues puede favorecer la aparición de variantes del coronavirus más nocivas (las variantes delta y ómicron fueron primero detectadas en países en desarrollo, India y Sudáfrica).

La organización con sede en Ginebra recuerda que en los países de bajos ingresos solo un 10 % de la población ha sido vacunada contra la COVID-19, y que el acceso a diagnósticos es aún menor: de los 4.700 millones de test realizados en el mundo, solo 22 millones, un 0,4 %, se han practicado en esas economías más pobres.

«Con cada mes en que se retrasa este apoyo, la economía mundial corre peligro de perder cuatro veces más de la inversión que precisa el Acelerador ACT», advirtió la OMS en un comunicado para presentar este nuevo llamamiento de ayuda financiera.

El pasado año, el Acelerador ACT redistribuyó a los países más necesitados cerca de mil millones de dosis de vacunas anti-COVID-19, 200 millones de test y equipamiento de protección personal por valor de 764 millones de dólares.

-Publicidad-