Pactos de Silencio – Ricardo Gabriel Cipagauta Gómez #Columnista7días

Compartir:
Pactos de Silencio - Ricardo Gabriel Cipagauta Gómez #Columnista7días 1

Esos que se amañan, se hacen por debajo de la mesa, a escondidas o en público, o con traje de ovejas, pero siendo lobos, utilizando cortinas gruesas, revolviendo peras con manzanas, metiéndose a la intimidad de relaciones sexuales, con anuencia o tapujos de familiares, pasando por sus gusto y hasta con joyas y brillantes, cajas con dineros, tentáculos en todos los niveles y permeando a personajes, sacándose cueros al sol en plenas campañas o utilizándolos para sus cuentas y con la lentitud de las instancias judiciales, que se ufanan con videos y estrategias en medios, tapen, tapen.

Más que los escándalos de portadas, portales, de abrir noticieros, primeras páginas o vergüenza en demoras de despachos, no es que en lo local no haya esas “noticias” sino que se camuflan con una sapiencia y habilidad que pasa por dañar matrimonios, poner a pelear a familias o grupos, generar adeptos y seguidores, canalizar votos, ir y volver, regresar a abrir el hueco para ocupar espacios…

Los son buenos cuando logran resultados en incidencias positivas, en lo personal o grupal, en la sociedad, y demuestran que se hacen con altruismo, sin buscar presidencias o cargos para realizar proyectos, dejan inversiones, se firman sobre la mesa o sin firman se cumplen. Son los que no tienen dobles fondos, sino que relucen por su manejo, y no dependen de calenturas para incumplirlos.

Son malos o dañinos cuando buscan urdir entramados que son para satisfacer sus necesidades bancarias, sus estómagos o sus egos, es decir sus ambiciones desmedidas y las de patrocinadores.

Y llegan a ser preocupantes cuando quedan a la deriva y se convierten en la primera parte de una novela que no se sabe cuando terminara y se va llevando por entre sus pitones a todo lo que se mueva. Esos que dejan dudas, desconfianza, y son de los mismos que siempre husmean por ahí.

A manera de recordación -y más por estas calendas- cuando buscaron quedarse con el poder (en cuerpo ajeno) y no respetaron las canas ni los principios, sino que ya van 2 veces repetidos los libretos y luego se declaran libres, adalides de la honorabilidad y en sus trinos piden no presionar a sus votantes, que son los mismos o sus herederos, pero sus ataduras son las de épocas coloniales y por ello es que hacen pactos, componendas, arreglos, distribución, repartija y unas mescolanzas que dan náuseas, y si piden que ponga nombres y apellidos, ustedes los repiten en sus jornales, en sus plazas de mercados convertidas en tribunas y hasta en sitios donde ni un compromiso se escucha.

Releyendo a pares, en lo regional y nacional, estamos coincidiendo en dar advertencias, voces, puntadas gruesas y finas, diciendo que no traguemos entero, que no dejemos permear nuestras bellezas naturales con globos multicolores, con caritas nuevas, con rostros que ya hacen parte de anuarios, por no decir prontuarios, que en su momento con altos cargos se burlaron de todos. No nos dejemos embaucar con encarnadores de cambios, que solo son para cambiarnos la vida, y YA.

Hagamos un pacto en el que salimos a votar, en silencio, y fortalecemos nuestra democracia, no presionamos para que nos pauten para hablar bien de estos o entrevistarlos, para salir en sus fotos posando como influenciadores o líderes de opinión. Es un pacto serio y para bien de todos. En serio.

Compartir: