Lo que debe saber de la variante ómicron contado por una experta

Compartir:

“El período de incubación de ómicron es más corto que variantes anteriores, es decir, la ventana para hacer testeo, rastreo y aislamiento se reduce de manera importante. Las pruebas no tendrán la misma eficiencia para aislamiento ante demora del resultado de días”, afirma especialista.

Lo que debe saber de la variante ómicron contado por una experta 1
Zulma Cucunubá, epidemióloga colombiana oriunda del municipio de Socotá, Boyacá. Foto: archivo particular

La doctora Zulma Cucunubá, epidemióloga colombiana oriunda de Boyacá, se ha referido en sus redes sociales a la variante del COVID-19 denominada ómicron.

Esto es lo que ha dicho la experta:

  • Ya hoy sabemos con mayor certeza que, #ómicron es: más transmisible que cualquier otra variante. En promedio genera una enfermedad más leve (tanto por cambio intrínseco, como por inmunidad previa por vacunas y/o infección natural). Más probable capacidad de reinfección.
  • Las vacunas han respondido muy bien frente a #ómicron en cuanto a enfermedad grave, pero el #refuerzo (especialmente en personas con factores de riesgo) es fundamental para mejorar y extender la eficacia contra enfermedad grave y recuperar un poco contra infección.
  • Debido a estas características las olas de #ómicron que hemos visto por ahora en Sudáfrica y en algunos lugares de Europa, se han caracterizado por un alto número de casos con menor número de muertes que olas pasadas. Sin embargo, el sistema hospitalario sí puede entrar en estrés.
  • Es decir, aunque es muy positivo que haya menor severidad, hay otros aspectos que considero que son relevantes de analizar y evaluar a manera de preparación para los sistemas de salud en la región, como son:
  1. Incapacidades y aislamiento. Aunque la inmensa mayoría de casos sea leve, una alta transmisibilidad puede llevar a un alto número de casos en personal de salud que requiere aislamiento simultáneamente, poniendo en estrés los servicios de atención tanto para COVID como no COVID.
  2. Pruebas. El período de incubación de ómicron es más corto que variantes anteriores, es decir, la ventana para hacer testeo, rastreo y aislamiento se reduce de manera importante. Las pruebas no tendrán la misma eficiencia para aislamiento ante demora del resultado de días.

Esto sumado al aumento rápido de casos puede generar un gran estrés a los sistemas de testeo y rastreo, que ya son limitados. Idealmente, los países deben planificar una estrategia para hacer más eficiente la capacidad actual de pruebas con un periodo de incubación más corto.

  1. Patrón de requerimientos hospitalarios. En Sudáfrica y en Reino Unido la ola de ómicron en promedio parece estar requiriendo menos soporte de ventilación mecánica (algo muy positivo). Pero, dado el alto número de casos, el requerimiento hospitalario aún es alto.
  2. Vacunación. Considero debe haber dos énfasis muy rápidos:

– #Refuerzo en vulnerables o con factores de riesgo: mayores de 50 años, personal de salud y toda la población con comorbilidades.

– Alcanzar coberturas de esquemas completos en quienes sean elegibles (incluyendo niños).

  1. Vulnerables. Ante un aumento rápido de casos, aunque la mayoría de estos sean leves, personas con factores de riesgo pueden ser alcanzadas. Es fundamental que las personas en condición de vulnerabilidad tengan información para valorar el riesgo de sus exposiciones y contactos.
  2. Medidas de protección personal.

Recordar que el uso de tapabocas principalmente ayuda a reducir el riesgo de transmitir a otros. Proseguir con el uso de tapabocas y la promoción de la ventilación ayudará a enlentecer un poco el incremento de casos y hacerlo más manejable.

  1. Investigación. América Latina ha estado expuesta a variantes muy distintas a Europa o África, como son: gamma, lambda y mu. Comprender el impacto de estas exposiciones frente a nuevas variantes, como ómicron, será importante para guiar la respuesta y adaptación en la región.
  • Finalmente, por supuesto estamos mejor que en 2020, los escenarios son de lejos más positivos. Tenemos vacunas altamente protectivas frente a desenlaces graves. Pero frente a incrementos de casos debemos proseguir con cautela. Las estrategias deben adaptarse al momento y contexto.
Compartir: