En Garagoa se hizo el avistamiento de dos, de los 200 ejemplares de Águila Real de Montaña, que quedan en todo el país

La pareja de águilas eligió esta zona para anidar, gracias a la buena disponibilidad de presas para su alimentación, denotando el buen estado de conservación del ecosistema Mamapacha – Bijagual, que comprende 25.104 hectáreas de área protegida en los municipios de Garagoa, Chinavita, Ramiriquí, Tibaná Viracachá y Ciénega en la jurisdicción de Corpochivor.

El avistamiento de esta pareja de águilas se dio en el municipio de Garagoa dentro del Distrito Regional de Manejo Integrado DRMI – Páramo Mamapacha Bijagual. Foto: Prensa Corpochivor.

El avistamiento se dio en el municipio de Garagoa dentro del Distrito Regional de Manejo Integrado DRMI – Páramo Mamapacha Bijagual, por parte de profesionales de la Corporación Autónoma de Chivor (Corpochivor), del proyecto Ecosistemas Estratégicos y Biodiversidad, atendiendo información reportada por funcionarios de AES Colombia que realizaban trabajos en la zona.

De esta forma se logró verificar y registrar un nido con cría, de una pareja de Águila Real de Montaña o Crestada (Spizaetus isidori). De acuerdo con la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza (UICN), en el mundo hay menos de 1.000 ejemplares de esta especie, y en Colombia no supera los 200 ejemplares, debido a que más del 60% de su hábitat natural se ha perdido a causa de la deforestación.

“Este acontecimiento nos recuerda el compromiso que tenemos con el cuidado de la flora y la fauna que están en nuestra jurisdicción. Extendemos la invitación a la comunidad que se conviertan en grandes aliados en esta ardua labor dirigida a la conservación de los ecosistemas estratégicos, los cuales proveen hábitats a diversas especies de gran importancia ecológica en nuestro Territorio Agroambiental Sostenible”, señaló el director de Corpochivor, Rolando Forero Dueñas.

Este ejemplar que puede llegar a medir entre los 64 a 74 centímetros de largo, se encuentra distribuido en las tres cordilleras, principalmente en los bosques andinos y se ha registrado su presencia en Colombia en los departamentos de Cundinamarca, Huila, Quindío, Nariño y en Boyacá específicamente en los municipios de Campohermoso y Garagoa en el suroriente del departamento.