Tenza se libró de pagar millonaria indemnización por un contrato del 2013

Compartir:

Contratista exigía que se le cancelara más de 100 millones de pesos, con el argumento de que el municipio no cumplió con un contrato de prestación de servicios profesionales para la modernización de la administración central de Tenza. La justicia pudo probar que el contrato se ejecutó de manera parcial.

Contratista exigía que se le cancelaran más de 100 millones de pesos, con el argumento de que el municipio de Tenza no cumplió con un contrato de prestación de servicios profesionales. Foto: archivo particular

El Tribunal Administrativo de Boyacá confirmó la sentencia proferida el 9 de diciembre del 2019 por el Juzgado Octavo Administrativo Oral del Circuito Judicial de Tunja, en la que se negó las pretensiones de un contratista en contra del municipio de Tenza.

Luis Nicodemus Hurtado Suárez, H & G Ingenieros, demandó a la Alcaldía de Tenza para que se declarara el incumplimiento por parte de la administración municipal al contrato de prestación de servicios MTEN 022-2013, cuyo objeto fue la prestación de servicios profesionales para la modernización de la administración central del municipio de Tenza.

El demandante pidió que se liquidara el contrato de prestación de servicios MTEN 022-2013 y que se condenara al municipio de Tenza a reconocer y pagar al demandante, a título de indemnización, la totalidad de los daños y perjuicios sufridos, así:

a) Como indemnización de perjuicios morales, la suma de 100 s.m.l.m.v., a la ejecutoria de la conciliación (sic), como indemnización del daño moral ocasionado al demandante, en la modalidad de daño moral subjetivado experimentado por el demandante por el dolor al observar el incumplimiento de las obligaciones contractuales, así como el daño moral objetivado tasados en los términos establecidos por el Consejo de Estado en sentencia del 6 de septiembre del 2001.

b) Como indemnización de perjuicios materiales, en las modalidades de daño emergente y lucro cesante, así:

–    Daño emergente: Las sumas de dinero que tuvo que sufragar el demandante con ocasión del contrato objeto de controversia, determinados en ocho s.m.l.m.v.

–    Lucro cesante: La suma de 3.500.000 pesos, correspondiente al pago del último 25 % del valor total pactado en el contrato de servicios MTEN 022-2013.

–    Interés de mora: De la suma adeudada desde la fecha en que debió pagarse, hasta cuando efectivamente se cancele.  

El Tribunal Administrativo de Boyacá explicó que, las razones que  fundamentaron la demanda se centran en la falta de pago del último 25% del valor del contrato suscrito, con ocasión de la suspensión que, de común acuerdo, fue suscrita entre la administración y el contratista y que se ocasionó con la finalidad de obtener un concepto técnico de entidades especializadas en el tema como la Esap y el Departamento Administrativo de la Función Pública (Dafp), frente al cumplimiento de los requisitos necesarios para la aprobación del estudio técnico que respaldaría la modernización administrativa objeto del contrato.

El juez de primera instancia decidió negar las pretensiones de la demanda al considerar que el demandante no atendió las observaciones realizadas por el Dafp y, en tal medida, solo dio cumplimiento al 75% de las obligaciones contenidas en el contrato, decisión que motivó el recurso de apelación interpuesto por la parte vencida en instancia y que se justificó en el cumplimiento de las obligaciones contractuales teniendo en cuenta que la administración municipal nunca objetó el contenido de los informes de ejecución presentados por este.

“En este orden de ideas, y al evidenciarse que a pesar de que el supervisor del contrato mediante oficio de 31 de octubre de 2013 puso en conocimiento del contratista Luis Nicodemus Hurtado Suárez, el documento emanado del Dafp en el que emitió sus apreciaciones sobre el proceso de modernización de la administración central del municipio de Tenza, que adelantó el contratista, e igualmente le solicitó realizar los ajustes al trabajo adelantado teniendo en cuenta la metodología, aclaraciones, recomendaciones y apreciaciones formuladas por el Dafp, concediéndole un término de tres días, sin que el contratista presentara las adecuaciones correspondientes dentro de dicho término, ni con posterioridad a los requerimientos efectuados mediante oficio de 27 de noviembre de 2013 y correo electrónico enviado el 28 de noviembre del mismo año, para la ‘reiniciación del contrato’ y acatamiento del concepto técnico emitido por el Dafp, forzoso resulta concluir que el contratista Luis Nicodemmus Hurtado Suárez ejecutó de manera parcial el contrato de prestación de servicios MTEN- 022-2013 al no haber realizado las modificaciones del estudio técnico presentado para la modernización de la administración central del municipio de Tenza, conforme a lo señalado por el Dafp, omisión que impidió cumplirse al cabalidad el objeto contractual requerido”, afirmó el Tribunal.

Agregó que, evidenció la corporación judicial que, a pesar de que el supervisor del contrato trasladó al contratista las observaciones formuladas por el Dafp en torno al contenido del estudio técnico puesto a su consideración, el contratista no presentó las adecuaciones allí indicadas en el término concedido por la administración, por lo que concluyó que el demandante ejecutó de manera parcial el contrato de prestación de servicios suscrito con el municipio de Tenza, por lo cual el Tribunal decidió confirmar la sentencia proferida por el juez de primera instancia.

Compartir: