Turismo y especulación – Carlos David Martínez #Columnista7días

Compartir:

Cuando se avecina la temporada alta para el turismo es común que se experimente un alza en algunos precios en el sector de los servicios de hospitalidad; si bien esto se puede explicar con algunos principios económicos básicos como los de oferta y demanda, a mayor demanda se encuentran precios más altos, puede resultar problemático la especulación en la que incurren algunos operadores. 

En términos generales, los operadores locales deben comprender que la subida desproporcionada de precios puede generar ganancias en el corto plazo, pero pérdidas, o dejar de recibir ingresos, en el largo plazo, al afectarse la imagen de un destino. 

También es importante que los empresarios gestionen adecuadamente la calidad de los servicios ofertados contando con el personal necesario y suficiente para garantizarla. No es una buena idea recuperar las utilidades dejadas de percibir durante el confinamiento quemando unas cuantas personas y afectando la calidad del servicio. 

Pero el fenómeno no es únicamente local, el precio de algunos tiquetes aéreos para destinos en Europa y América Latina se ha duplicado en los últimos diez días, y acá el fenómeno especulativo toma connotaciones macroeconómicas. 

Con la subida del precio del dólar y del valor de algunos tiquetes aéreos, el turismo internacional se hace altamente excluyente para muchos colombianos. 

Algunas recomendaciones universales siguen estando vigentes: planifique su viaje con antelación, trate de separar los servicios que requiera cuando le garanticen una tarifa conveniente, haga esfuerzos por mejorar la economía local al comprar a lugareños a precios justos. 

Luchar contra la especulación no es una tarea fácil, pero el poder de compra es un tipo de poder que puede marcar la pauta poco a poco para presionar y llevar a los operadores a mejorar sus prácticas. 

Compartir: