El abuso sexual infantil en línea está aumentando, según informe

Compartir:

Un estudio de casos de abuso sexual infantil en Colombia encontró que los delincuentes generalmente están en el círculo de confianza del niño o en la familia nuclear.

El abuso sexual infantil en línea está aumentando, según informe 1
La escala de la explotación y el abuso sexual infantil en línea está aumentando a un ritmo tan rápido, que se requiere urgentemente un cambio radical en la respuesta global. Foto ilustración/archivo particular

WeProtect Global Alliance, un movimiento global de más de 200 gobiernos, empresas del sector privado y organizaciones de la sociedad civil que trabajan juntos para transformar la respuesta global a la explotación y el abuso sexual infantil en línea, publicó su informe de Evaluación de Amenazas Globales 2021.

Sus hallazgos muestran que la escala de la explotación y el abuso sexual infantil en línea está aumentando a un ritmo tan rápido, que se requiere urgentemente un cambio radical en la respuesta global para crear entornos seguros en línea para los niños.

Muestra que en los últimos dos años la denuncia de explotación y abuso sexual infantil en línea ha alcanzado sus niveles más altos con el Centro Nacional de Estados Unidos para Niños Desaparecidos y Explotados (Ncmec) procesando 60.000 informes de abuso sexual infantil en línea todos los días.

“La pandemia del COVID-19 es innegablemente un factor que contribuye al aumento de los incidentes reportados. El aumento en el material sexual ‘autogenerado’ infantil es otra tendencia que desafía la respuesta existente con la Internet Watch Foundation observando un aumento del 77 % en el material sexual ‘autogenerado’ infantil del 2019 al 2020”, señala el informe.

Iain Drennan, director ejecutivo de WeProtect Global Alliance, dice que Internet se ha convertido en el centro de la vida de los niños en todo el mundo, aún más como resultado de la pandemia del COVID-19.

“En los últimos dos años hemos observado un aumento en la escala y complejidad del abuso sexual infantil en línea. Este informe debería actuar como una llamada de atención para todos nosotros; juntos debemos intensificar la respuesta global y crear un mundo digital más seguro para todos los niños”, afirmó.

El informe de evaluación global de amenazas del 2021 detalla la escala y el alcance de la amenaza de la explotación sexual infantil en línea y tiene como objetivo alentar la acción sobre el tema para reducir el riesgo para los niños y prevenir el abuso antes de que ocurra.

Las tres ideas principales del informe son:

La escala y la complejidad de la explotación y el abuso sexuales de los niños está aumentando y está superando la capacidad mundial de respuesta.

Es necesario dar prioridad a la prevención. Si bien es esencial contar con una respuesta policial y judicial sólida, una estrategia verdaderamente sostenible debe incluir la prevención activa del abuso. Es necesario garantizar la creación de entornos seguros en línea donde los niños puedan prosperar.

Para abordar este problema complejo y global, todos los que tienen el papel de proteger a los niños en línea deben trabajar juntos para mejorar drásticamente la respuesta. Hay razones para tener esperanza con la explotación y el abuso sexual infantil avanzando en la agenda global, la tecnología de seguridad en línea cada vez más accesible y avanzada, y los gobiernos haciendo más para actuar.

También se incluyó en el informe una encuesta de empresas de tecnología que mostró que la mayoría está utilizando herramientas para detectar material de abuso sexual infantil (el 87 % usa imágenes ‘hash-matching’), pero solo el 37 % actualmente usa herramientas para detectar el aseo en línea.

La Respuesta Estratégica Global (GSR) de WeProtect Global Alliance proporciona una estrategia global para eliminar la explotación y el abuso sexual infantil, pidiendo una mayor cooperación voluntaria, transparencia e implementación de tecnologías de seguridad en línea, una mayor regulación para hacer que los entornos en línea sean más seguros para los niños y una mayor inversión en la aplicación de la ley.

La encuesta global de Economist Impact

Como parte del informe, Economist Impact completó un estudio global de experiencias infantiles de más de 5.000 adultos jóvenes (de 18 a 20 años) en 54 países.

Casi 1 de cada 2 encuestados (49 %) de América del Sur informó haber experimentado al menos un abuso sexual en línea durante la infancia, mientras que el 59 % de los encuestados en América Central experimentó abuso sexual en línea cuando era niño.

Del total de encuestados que reportaron haber experimentado abuso sexual en línea en América Latina, el 62 % son mujeres y el 44 % hombres.

“En Colombia, según estudios de casos de abuso infantil, se encontró que los agresores aún tienen más probabilidades de estar en el círculo de confianza del niño o en la familia nuclear”, comentó Guillermo Galarza, vicepresidente del Centro Internacional para Niños Desaparecidos y Explotados (Icmec).

Agregó que, el informe de evaluación global dará una visión general de la situación durante COVID-19 y la explotación sexual en línea de niños y adolescentes.

“El 2020 fue un año en el que más de 21,7 millones de informes llegaron al Ncmec. Particularmente en los casos de seducción online en plataformas sociales, videojuegos y aplicaciones de mensajes, donde hubo un incremento del 97,5 por ciento dado que los niños, niñas y adolescentes pasan todo su tiempo en estas plataformas debido al confinamiento provocado por la pandemia”, recalcó.

La encuesta de The Economist Impact también demostró que las niñas y los encuestados que se identificaron como transgénero / no binario, LGBQ + y / o discapacitados tenían más probabilidades de experimentar daños sexuales en línea durante la infancia, y los encuestados que se identificaron como minorías raciales o étnicas tenían menos probabilidades de buscar ayuda.

En general, el 57 % de las mujeres y el 48 % de los hombres encuestados reportaron al menos un daño sexual en línea.

El 59 % de los encuestados que se identificaron como transgénero / no binario experimentaron un daño sexual en línea, en comparación con el 47 % de los encuestados cisgénero (lo opuesto a transgénero).

El 65 % de los encuestados que se identificaron como LGBQ + experimentaron un daño sexual en línea, en comparación con el 46 % no LGBQ +.

El 57 % de los encuestados discapacitados experimentaron un daño sexual en línea, en comparación con el 48 % de los encuestados sin discapacidad.

El 39% de los encuestados de minorías raciales o étnicas eliminarían o bloquearían a una persona que les envía contenido sexualmente explícito, en comparación con el 51 % de los encuestados no minoritarios.

El 17% de los encuestados de minorías raciales o étnicas hablaron con un adulto o compañero de confianza sobre el contenido, en comparación con el 24 % de los encuestados no minoritarios.       

Compartir: