Con engaños obligaron a mujer de Duitama a pagar $ 6 millones 800.000. Hay dos capturados

Compartir:

En una nueva modalidad de extorsión, hicieron creer a la víctima que estaba involucrada en un caso de tráfico de drogas y que para evitar ir ante la justicia tenía que darles dinero. Quienes recibieron la plata fueron cobijados con medida de aseguramiento.

Con engaños obligaron a mujer de Duitama a pagar $ 6 millones 800.000. Hay dos capturados 1
Rafael Antonio Ocampo y Pablo David Prioro Morelos fueron capturados por el CTI Boyacá en Chía y Tabio, Cundinamarca. Foto suministrada/archivo particular

Una mujer de Duitama recibió un mensaje a su celular, en el que le informaban que en el aeropuerto El Dorado de Bogotá había un paquete a su nombre, procedente de Sidney (Australia).

En un segundo mensaje, le advertían que la caja contenía estupefacientes y que para evitar ser judicializada por tráfico de drogas alucinógenas, debía pagar 10 millones de pesos.

Ante la angustia de verse implicada en un delito grave, como es el narcotráfico, la víctima consiguió 6 millones 880.000 pesos y procedió a pagarlos.

La mujer hizo la denuncia ante las autoridades, por lo que investigadores del Gaula, Seccional Boyacá, iniciaron las indagaciones que permitieron la captura de Rafael Antonio Ocampo y Pablo David Prioro Morelos por, presuntamente, prestarse para reclamar los 6 millones 880.000 pesos, al parecer producto de una extorsión.

De acuerdo con lo que pudo establecer el Gaula, la exigencia económica habría sido realizada desde la cárcel La Picota de Bogotá y obedecería a una contraprestación para, supuestamente, evitar judicializar a la mujer residente en  Duitama.

«Según consta en la investigación, a los procesados, que son trabajadores de construcción, les habrían pagado 50.000 y 100.000 pesos por recibir el dinero del delito», informó la Fiscalía Seccional Boyacá.

Rafael Antonio Ocampo y Pablo David Prioro Morelos fueron capturados por el Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de Boyacá en los municipios de Chía y Tabio, Cundinamarca.

Los procesados aceptaron su complicidad en el delito de extorsión que les imputó la Fiscalía.

El juez de control de garantías que conoció el caso impuso a los dos detenidos medida de aseguramiento en sus residencias.

Compartir: