Las obras literarias de Michael Balaguera, el aplaudido escritor norteamericano de estirpe boyacense

Compartir:

Como lo había registrado este medio, Michael Balaguera es un hijo de la “tierrita” nacido en el bello municipio de Belén, también llamado tierra noble y legendaria, localizado en la cordillera oriental en la provincia de Tundama. 

Michael Balaguera, planea desde el estudio de su casa en Boca Ratón, Florida cada nuevo proyecto al que se lanza sin tantos aspavientos. Fotografía – Archivo particular.

Allí, en medio de un exuberante paisaje nació este hombre de estirpe campesina y corazón andariego que luego de haber disfrutado su niñez y parte de su juventud en la cotidianidad propia de los poblados boyacenses entre el ordeño, la briega con el azadón y de compartir con sus amigos de adolescencia el fútbol que fue una de sus grandes pasiones, decidió empacar maletas para salir a buscar otros horizontes, quizá más prósperos que los que le brindaba su natal poblado. 

Con apenas segundo año de primaria, Michael partió para tierras lejanas y se convirtió en uno de esos labriegos asentados en el exterior donde la vida es agitada y el día a día no permite contemplar amaneceres con la misma fascinación que lo hacía en las mesetas de su finca en dominios Boyacenses y menos para este hombre que, según cuenta con la voz entre cortada, padeció hambre, necesidades, tristeza y soledad por muchos años porque nunca tuvo parientes o amigos que lo amparan en esas lejanías. 

Luego de andar de aquí para allá, de haberse graduado en una universidad del exterior y recorrer el mundo con su equipaje de sueños, Michael conoció a una mujer mientras se transportaba en la soledad silenciosa de un tren quien le presentó a su hermana Eileen Broks, la “doncella” que le transformó su existencia y con quien contrajo matrimonio a pesar que Eileen era judía y en esa doctrina no permiten el matrimonio; sin embargo los padres de Eileen lo recibieron como un hijo y le prodigaron, el amor y la compañía que tanto había anhelado.

Son ya tres obras literarias que se encuentran en el mercado norteamericano de autoría de Michael Balaguera. Fotografía – Archivo particular.

Michael permaneció casado durante 28 años, tiempo en el que Eileen le regaló dos hijos que hoy han alcanzado también el éxito, tanto en el deporte como en la jurisprudencia de los Estados Unidos y según narra fue la época más feliz de su vida hasta cuando un cáncer de pulmón le arrebató a la que fuera su cómplice y compañera de andanzas.

Michael entró en una terrible depresión y fue entonces cuando la inspiración tocó a su puerta y afloraron escritos, versos y poesías como aquella que dedicó a su amigo el Yango en una de sus publicaciones.

“Mi nombre es Michael Balaguera, nací en Belén Boyacá, Colombia y tengo el orgullo de presentarles a todos ustedes este nuevo libro “Dos boyacenses, pero animales” y quiero compartirlo con la gente preciosa de Colombia y el mundo”. Así está escrito en la contraportada de uno de sus manuales donde Michael muestra las vivencias de Zacarias y Yango, dos animales Boyacenses que sufren los maltratos del hombre civilizado y se sobreponen inventando juegos para alegrar la vida.   

Las otras dos obras de Michael, “My Only BAG y 2030 Five From The Bay”, divulgadas y respaldadas por editoriales norteamericanas, son el anecdotario de este Boyacense con acento gringo, escritas en inglés para colonizar el gusto de los estadounidenses quienes han acogido con beneplácito sus escritos, especialmente en Hollywood donde varios expertos de las letras hicieron el guiño a sus narraciones ya que por ejemplo en la obra 2030 Five From The Bay, Michael se anticipó a describir muchos de los fenómenos que se presencian ahora, como la conquista del hombre a otros astros y la llegada arrolladora de la robótica que predijo en su libro. 

Con una gorra en su cabeza, blue jeans y sandalias, Michael porta en su mano una cámara, su fiel cómplice, para dejar los registros de sus travesías por el mundo adosados a sus escritos en una especie de álbum que evidencia sus cuitas y alegrías. 

Michael conoció luego a Patty Swaihart quien conquistó su corazón y lo revitalizó para volver a sentir esos latidos que a causa de la muerte de su esposa habían quedado adormecidos. Patty, dice Michael, es una mujer amorosa que llegó en un momento muy oportuno y con ella tengo ya 11 años de un fascinante romance, señala este galán de figura robusta y blanca cabellera. 

Michael cambio el juego de los garvinches, aquel que obligaba a hacer un hueco con el dedo en la tierra para embocholar las esferas, por otro más sofisticado que exige palos con varilla de mango o empuñadura y una pelota técnicamente elaborada para la práctica de un deporte, quizá de cierta elite, conocido como el golf. Sin embargo, asegura que era más emocionante estar en “cuatro” tratando de meter la esfera en el agujero en el solar de su amada estancia boyacense.  

Michael comparte con su compañera Patty Swaihart, los momentos gratos de la vida. Fotografía – Archivo particular.

Son muchos los medios de Colombia y exterior que se han interesado en los cuentos de este particular escritor, por eso su nombre aparece en portadas de grandes revistas, diarios y especiales de la televisión en los Estados Unidos y todos coinciden en denominar a Michael como un conquistador de aventuras y un andariego que, aunque tiene ya dialecto, pinta y costumbres americanas, recuerda siempre su viejo rancho, sus amigos de infancia y las añoranzas de su natal Belén junto a sus padres Ismael y Eulalia. 

A sus 74 años, Michael disfruta hoy de esas pequeñas cosas que proporcionan alegría, comparte con sus nietos y mascotas, recorre los condados de su nuevo mundo en Boca Ratón, Florida y goza con intensidad cada instante junto a Patty y su familia, porque asegura que la vida es muy corta y hay que gozarla a plenitud hasta el último respiro. 

Así como su libro “Dos boyacenses, pero animales” que narra la vida de un perro y un ratón, Michael sigue el ejemplo de estos personajes y continúa jugando por la vida dejado sus vivencias escritas con particular lenguaje, una narrativa sencilla, desabrochada y sin tantas pretensiones, porque confía en que su estilo simple y directo seguirá embelesando a los amantes de la literatura que han quedado atrapados en la trama de sus reveladoras historias. 

Compartir: