“El Obrador”, las conservas elaboradas por manos boyacenses

Compartir:

En estos tiempos de reactivación, bien vale la pena apoyar a los empresarios que se proponen cada día nuevos retos y dan rienda suelta a su ingenio para elaborar productos tipo exportación. 

Julián Abdias Vargas y Bibian Acevedo, los empresarios que hacen realidad su proyecto de progreso y desarrollo. Fotografía – Archivo particular.

Este es el caso de “El Obrador-Taller de Conservas”, una empresa ubicada en Ramiriquí que nació en el año 2018 por varias inquietudes. Por un lado, la enorme cantidad de frutas en cosecha que no podían ser aprovechadas, y por otro, la optimización útil de la bondad de la tierra que prodiga gran variedad de frutas, convirtiendo a Boyacá en una inmensa despensa, gracias a las manos labriegas de nuestros campesinos. 

Fueron muchos los motivos que impulsaron los propósitos de estos visionarios, quienes decidieron iniciar con un taller para elaborar conservas, no solo como una forma de preservar los alimentos, sino como una alternativa para generar nuevas experiencias de sabor desde la mezcla de deliciosos frutos con hierbas aromáticas frescas cosechas en el territorio, especias y licores. 

“En nuestro taller creamos mermeladas artesanales de alta calidad, con el objetivo de exaltar las frutas de la región y dar visibilidad al campo y al campesino, a través de un proceso controlado en el que evidenciamos los campesinos que cultivan y el territorio en el que se cosechan las frutas con las que elaboramos nuestras conservas”, así lo cuenta a Boyacá Sie7e Días Julián Abdias Vargas quien emocionado narra su propia historia y todo el periplo que tuvo que hacer junto a Bibian para llegar a consolidar este sueño que hoy se convierte en una razón más de revivir el orgullo boyacense. 

Mientras desgrana los frutos del frondoso árbol Julián nos narra: “Hace dos años nos entregamos a elaborar artesanalmente una conserva deliciosa y memorable, para lograrlo cuidamos cada parte del proceso y trabajamos conjuntamente con los campesinos que cultivan las frutas con las que elaboramos nuestros productos, pagamos los precios justos, elaboramos lotes pequeños y conocemos quién cosechó las frutas con las que fue preparada cada mermelada”. 

Don Paulino, de la vereda Cebada en límites con Ciénega, uno de los labriegos dedicados a la siembra y recolección de la fruta. Fotografía – Archivo particular.

Por su parte Bibian Acevedo señala con la convicción propia de los emprendedores de éxito: “Nuestras conservas son ricas en pulpa y bajas en azúcar, de sabor natural, especial textura e intenso aroma que hacen de ellas el complemento ideal para los desayunos, para cucharear como postre, hacer perfecta una ensalada, y un sin fin de posibilidades gastronómicas”.  

En “El Obrador-Taller de Conservas” se trabaja cada día para entregarte las mejores mermeladas artesanales, y los empleados se encargan de todo el proceso de elaboración de la mermelada, así como la selección de frutas para realizar posteriormente la cuidadosa labor de empaque hecha con la aplicación de los más altos estándares de calidad, en cuanto a impacto visual y estética armónica se refiere: toda vez que el producto se entrega en bellos estuches elaborados con material amigable con el medio ambiente y hasta una cucharita de palo acompaña el manjar para evocar el himno carranguero que identifica al campesino boyacense.  

Al comprar uno de estos productos, no solo se adquiere una mermelada deliciosa, sino que se recibe el resultado del trabajo, la pasión y la dedicación de dos personas que aman el campo y han luchado constantemente en una búsqueda permanente por dignificar y visibilizar la labor de los lugareños. 

El singular empaque de las mermeladas rinde tributo a la cucharita. Fotografía – Archivo particular.

“Trabajamos para sorprender su paladar con estas nuevas experiencias de sabor”, puntualiza finalmente Julián, este agricultor entregado al cultivo de la parcela y a escudriñar la entraña de la tierra para arrancar de ella lo mejor de sus jugos, sabores y aromas.  


Boyacá Sie7e Días, apoya a los empresarios que hacen posible los sueños de progreso.

Compartir: