La espantosa masacre de La Sarna, con complicidad del Ejército y la Policía #HistoriasDeHorrorEnBoyacá

-Publicidad-

Compartir:

Hace 20 años paramilitares asesinaron a 15 ocupantes de un bus de la empresa Cootracero, que se dirigían desde Sogamoso hacia el municipio de Labranzagrande. Hubo colaboración de las fuerzas del Estado.

La espantosa masacre de La Sarna, con complicidad del Ejército y la Policía #HistoriasDeHorrorEnBoyacá 1

El primero de diciembre del 2001 fueron asesinadas, en estado de indefensión, 15 personas que viajaban en un bus que se dirigía de Sogamoso al municipio de Labranzagrande.

La masacre, ocurrida en el sector del páramo de La Sarna (vía del Cusiana), la perpetró un grupo de paramilitares, que contó con el apoyo de la Policía y del Ejército.

Allí, mientras estaban acostados con la cara sobre el pavimento de la carretera, los asesinos les arrebataron la vida con disparos de armas de fuego a Luis Ángel Gil, de 30 años; Tania Leonor Correa, de 21; Mercedes Rivera, de 22; Luis Arturo Cárdenas, de 29; Isidro Alba Guío, de 54; John Fredy Poveda, de 17; Luis Miguel Melo; de 17; Abel Cudris, de 52; Gonzalo Rincón, de 30; Luis Alejandro Pérez, de 22; José Antonio Monguí, de 52; Jairo Isidoro Peña, de 48; José Bertulfo Noa, de 50; Herminda Blanco, de 44, y Hernando Gómez Garavito, de 32 años de edad.

Ese sábado, primer día de diciembre, el bus 339 de Cootracero había partido a las 7:00 de la mañana de la Terminal de Transportes de Sogamoso con rumbo al municipio de Labranzagrande, ubicado en la provincia boyacense de La Libertad.

Cuando había transcurrido una hora de viaje, en el sector conocido como el páramo de La Sarna, un hombre que se desplazaba en una motocicleta le atravesó su vehículo al bus y le impidió que siguiera su marcha. Otro sujeto de civil subió al carro y les ordenó a los pasajeros que se bajaran y al conductor que atravesara el automotor en la vía.

A cada lado del bus se ubicaron dos hombres y otros cuatro, cubiertos sus rostros con capuchas, se acercaron al conductor, al auxiliar y a los pasajeros y los obligaron a acostarse boca abajo sobre el pavimento.

Pasados unos segundos, y sin que hubieran averiguado su identidad, empezaron a dispararles en la cabeza a los indefensos jóvenes, mujeres y hombres que en medio del pánico y la sorpresa no entendían por qué los estaban matando de esa manera tan cobarde.

Todavía no se sabe realmente por qué los paramilitares dejaron con vida a dos niños de 7 y 11 años y a una mujer de 58 años, a quienes no les dispararon.

Después de saciar su sed de sangre, los seis asesinos huyeron del lugar con dirección hacia Sogamoso.

El Ejército, que mantenía permanentemente un retén en el sector de El Crucero, a pocos kilómetros de donde ocurrió el asesinato colectivo, había retirado sus hombres de ese lugar unos días entes de la masacre.

Las autoridades llegaron a La Sarna cerca de seis horas después de cometidos los 15 homicidios.

Año tras año los familiares de las víctimas, en el lugar de los hechos, conmemoran este acto violento que les arrebató a sus seres queridos.

Ellos se han unido en el grupo ‘Vida, Memoria y Dignidad’, motivados por el amor a sus familiares y el deseo de verdad y justicia.

“En conclusión, se puede establecer que con la abierta participación de militares y civiles, el grupo criminal de las Autodefensas Campesinas de Colombia cometió la barbarie de asesinar a sangre fría a 15 personas inocentes, desamparadas e indefensas, que se desplazaban por una carretera nacional a un municipio -Labranzagrande- al que obtusas mentes estigmatizaron como municipio guerrillero, por el hecho de que bloques de las Farc y otro grupo militar criminal extorsionaban y cometían fechorías, sin que el Estado interviniera decididamente para proteger a sus pobladores, los cuales quedaron, con el ingreso de los paramilitares, en su mira y en total desprotección”.

Así lo afirma el documento de la condena contra Alquimides Pérez Parra, alias ‘Gavilán’, uno de los sentenciados por haber asesinado a algunas de las víctimas de la masacre del páramo de La Sarna.

Un crimen parecido ocurrió en Saboyá en 1962

A 300 metros de la zona limítrofe con Santander, en la madrugada del miércoles 15 de agosto de 1962, en el sitio denominado El Crucero, en jurisdicción de Saboyá, fue asaltado un bus de la Flota Reyna y asesinados 24 de sus ocupantes.

Las víctimas, humildes campesinos, se dirigían a Chiquinquirá a pagar una promesa, cuando salvajemente fueron despertados por el sonido de las granadas y las balas.

Los que lograron escapar lo hicieron cubriéndose con los cuerpos de sus compañeros muertos. La tragedia fue promovida por Efraín González, ‘Sangre Negra’.

Compartir: