Tres áreas estratégicas para explorar fosfatos en el país se encuentran en Boyacá

Según la Agencia Nacional de Minería (ANM), estas zonas delimitadas cumplen con los requisitos de encontrarse libres y contar con alto potencial para presentar yacimientos de fosfatos.

Planta de Fosfatos Boyacá en el municipio de Pesca, donde se producen abonos a partir de la fosforita. Foto: archivo particular

Tres Áreas Estratégicas Mineras (AEM) con alto potencial para presentar yacimientos de fosfatos fueron identificadas en Boyacá por el Servicio Geológico Colombiano.

De acuerdo con la Agencia Nacional de Minería (ANM), los tres bloques para la zona de Boyacá cumplen con los requisitos de encontrarse libres y contar con alto potencial para presentar yacimientos de fosfatos.

Según información de la ANM, los tres bloques del departamento de Boyacá están ubicados en los siguientes municipios:

Bloque No. 7: Con un área de 487,9082 hectáreas con alto potencial para fósforo, se localiza en Ramiriquí y una pequeña parte en el municipio de Ciénega. Al sur del bloque se levantó la sección estratigráfica de la vereda El Escobal, en la cual se encontraron varios niveles fosfáticos con diferentes espesores y contenido de P2O5 -óxido de fósforo (III)-.

Bloque No 8: Con un área de 148,3219 hectáreas con alto potencial para fósforo, el bloque se localiza en Ramiriquí y en el municipio de Ciénega. Al norte del bloque, en el sitio conocido como alto de Monserrate, se presenta un afloramiento donde se observan capas delgadas, medianas y gruesas, tabulares, de arenitas y porcelanitas, con una capa de fosfopackstone intercalada.

Bloque No 10: Con un área de 183,8774 hectáreas, el bloque se encuentra en jurisdicción del municipio de Turmequé. En el área aflora la formación Plaeners (K2p) y la Formación Lidita Superior (K2ls); la Formación Plaeners (K2p), contempla en la base lodolitas y limolitas grises con micas y foraminíferos bentónicos; en la parte media lodolitas, limolitas y arenitas de grano muy fino, esporádicamente capas de calizas arenosas con fragmentos de bivalvos y limolitas calcáreas fosilíferas.

“Actualmente se viene presentando una creciente demanda de este mineral a nivel nacional e internacional, por parte de la fabricación de diferentes productos de uso industrial, donde se destacan los fertilizantes para uso agrícola, abriendo así una oportunidad para el mercado colombiano”, dijo el presidente de la Agencia Nacional de Minería, Juan Miguel Durán Prieto.

El funcionario explicó que, en las áreas definidas para estos bloques se han adelantado las actividades exigidas por la Corte Constitucional para obtener el consentimiento previo, libre e informado por parte de las comunidades étnicas que tengan presencia en la zona, cuando haya lugar, y los procesos de concertación con las autoridades territoriales correspondientes, los cuales se declaran Áreas Estratégicas Mineras para ser sometidas al proceso de selección objetiva.

“Estas áreas representan una oportunidad para que Colombia diversifique su canasta de minerales, genere nuevas fuentes de empleo y recursos para las regiones, brinde condiciones competitivas que promuevan la exploración y explotación, haciendo más atractivo al país para los inversionistas y, al mismo tiempo, permitiendo que las áreas sean explotadas de forma ordenada y eficiente, contribuyendo al desarrollo social, en armonía con el medio ambiente y con otras actividades económicas”, recalcó Durán Prieto.

En Boyacá actualmente se explotan fosfatos en Sogamoso.

-Publicidad-