Cayeron los asesinos de la profesora Luz María en Soatá

Por robarle joyas en oro como anillos, cadenas, aretes, así como dinero en efectivo, otros objetos de valor y su teléfono celular, tres venezolanos terminaron asesinando a la docente Luz María Valderrama Barrera, de 70 años en su propia casa cerca al hospital de Soatá.

Repudio generalizado es el que ha generado el asesinado de la profesora Luz María en su propia casa la tarde de ayer.


Tres venezolanos fueron capturados como responsables del asesinato de la docente y líder cívica Luz María Valderrama Barrera.. Foto: Archivo Boyacá Sie7e Días

Según la investigación, por lo menos dos de los tres durante algún tiempo ganaron la confianza de la víctima y de esta manera, la abordan e ingresan a su vivienda en donde la atan de pies y manos, la amordazan, causando así su muerte por asfixia mecánica.

-Publicidad-

Los hechos se registraron la tarde del domingo 22 de agosto, luego de que la profe María, como era conocida asistiera a la celebración del cumpleaños de su hija menor en el municipio de Capitanejo de donde regresó sobre las 5:00 de la tarde y se fue para su casa, porque tenía otro compromiso sobre las 6:00 de la tarde, pero como no respondía su teléfono, otro de sus hijos fue a casa para recogerla y cuando ingresó la halló muerta.

Su cuerpo quedó sobre la cama en una vivienda cercana al Hospital, en el barrio Los Alcaceres, a seis cuadras de la alcaldía, un barrio en el que en su mayoría los residentes son docentes pensionados, que se conocen y hasta trabajaron juntos en la docencia.

Pues los tres delincuentes fueron capturados como involucrados en el robo y posterior asesinato de la docente en operaciones conjuntas entre la Fiscalía 20 y la Sijín Boyacá, quienes en las pesquisas le hallaron los dos celulares y una cadena tipo rosario de color dorado que pertenecía a la víctima.

Los tres hombres, según las autoridades integraban la organización delincuencial ‘Los Macarenos’, la cual estaba conformada por tres ciudadanos extranjeros, dos de los cuales llevaban un arraigo de más de cuatro años en el municipio capital de la provincia Norte, ubicado a tres horas y media de la capital boyacense.

La captura de los tres hombres se dio tras realizar entrevistas a testigos, revisión de cámaras de seguridad, búsqueda selectiva en bases de datos, interceptación de llamadas, recolecta y análisis de evidencia y material probatorio.

Ya con esas pruebas se solicitó ante el Juzgado promiscuo municipal de Soatá, el allanamiento a un inmueble en la transversal 6 de Soatá y las tres órdenes de captura de las cuales dos fueron realizadas en Soatá Boyacá y una en Cáqueza Cundinamarca.

La profe María como era conocida, estaba pensionada hacía varios años, era separada del señor Oscar Vargas Rincón con quien tuvieron tres hijos: Edwin Yezid, Carlos Jefferson y Heidy Lorena Vargas Valderrama.

La mujer era una líder muy activa, convencía y la buscaban desde diferentes sectores para que los ayudara a impulsar diferentes causas. La mayor parte de su vida fue la profesora de la escuela de Santa Rita, sector el Hatillo, a 15 minutos en carro del casco urbano del municipio.

Ahora los habitantes de Soatá piden la máxima pena para los tres delincuentes que serán entre otros delitos serían juzgados por feminicidio agravado, secuestro y hurto agravado, que les podría dar una pena cercana a los 35 años.