Se confirmaron las sospechas sobre la muerte de Pensilvania, la osa andina de Boyacá

Compartir:

Ni por agresión, ni por una enfermedad infectocontagiosa. Según el reporte clínico suministrado por el laboratorio Histovet, la osa andina, falleció por una degeneración cardiaca causada por su avanzada edad. Así lo afirmaron en la Corporación Autónoma Regional de Boyacá (Corpoboyacá), luego de recibir el informe sobre las causas de muerte de Pensilvania.

Sin maltratos en su cuerpo, ni rastro alguno de una enfermedad infectocontagiosa, se confirmó que la osa Pensilvania murió por un problema cardiaco. Foto: Archivo Particular

Corpoboyacá recibió el informe con los resultados de la necropsia y estudio histopatológico, que fue realizado por el laboratorio especializado y certificado Histovet gracias al convenio que existe entre Corpoboyacá y la Fundación Universitaria Juan de Castellanos para manejo de fauna silvestre; a través del cual se pudo determinar con fidelidad científica, las causas de la muerte del animal.

“Los hallazgos de los análisis histopatológicos permiten concluir que la causa de la muerte de Pensilvania, fue una alteración cardiaca, exactamente una cardiomiopatía dilatada, de tipo degenerativo y están asociados a la edad. Adicionalmente, ante el análisis macroscópico y microscópico realizado no se encontraron señales de agresión hacia el animal, ni registros de enfermedades infectocontagiosas”, señaló Cesar Pérez Cuervo, profesional especializado en Patología Veterinaria.

Esos mismos análisis especializados determinaron además que de la osa tenía 22 años, edad que se determinó por los hallazgos encontrados en el músculo atrófico y los cambios degenerativos del encéfalo y que confirmaron su afectación cardiaca.

Hace dos semanas, cuando se conoció la noticia de la muerte del ejemplar el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible hizo el llamado a la protección de las especies silvestres del país, las que, como el oso andino, juegan un papel fundamental en el mantenimiento de nuestros bosques.

En marzo de este año Pensilvania fue liberada en el Santuario de Fauna y Flora Guanentá Alto Río Fonce, área protegida de Boyacá, luego de un año de tratamiento médico y de un trabajo entre instituciones. Precisamente, mientras se realizaba seguimiento a través del collar satelital y antena VHF, profesionales de Corpoboyacá y Corazón de la montaña, encontraron el cuerpo de Pensilvania, unas horas después de su fallecimiento.

Entonces procedieron a realizar el levantamiento del cadáver con el acompañamiento de la policía y la fiscalía, trasladándolo para realizar la necropsia y pruebas histopatológicas.

Corpoboyacá en coordinación con la Fundación Wii, Corazón de la Montaña, Bioandina, Santuario de Fauna y flora Guanentá, e instituto Humboldt, se encuentran analizando los resultados del monitoreo realizado durante los meses que estuvo en libertad; para publicar información que pueda aportar a este tipo de eventos de rescate y liberación, así como datos claves para la conservación de la especie y su hábitat, desde el punto de vista biológico, veterinario, social e institucional.

La Autoridad Ambiental, continuará adelantando esfuerzos de educación y sensibilización a través de la campaña, Historias de Unión Fauna y Conservación y agradece sinceramente todo el apoyo por parte de la comunidad local, quienes, desde el momento de su rescate, recuperación y proceso de adaptación al medio silvestre, estuvieron acompañando y protegiendo a Pensilvania, así como a todas las instituciones públicas, privadas y comunitarias que aportaron en todo el proceso que permitió fortalecer la unión y solidaridad en torno a la protección de la fauna silvestre.

Actualmente, el monitoreo de la especie se realiza en la jurisdicción de seis autoridades regionales y los Parques Naturales Chingaza, Pisba, Guanentá Alto Río Fonce y Tamá, que se encuentran sobre la Cordillera Oriental. 

La importancia ecológica del oso andino radica en que es un dispersor de semillas y transformador del bosque; al derribar arbustos y ramas para alimentarse, este animal posibilita los mecanismos de renovación en estos ecosistemas.

Compartir: