El colmo: ahora se robaron en Tunja la bodega de la unión temporal Centros Poblados, la misma del escándalo de los 70.000 millones

Compartir:

Cajas de herramientas, radios, tubos, cables, cajas de paso y escaleras, hacen parte de los equipos hurtados de la bodega que tiene arrendada el consorcio barranquillero Inselsa en la llamada zona industrial de Tunja, vereda San Onofre en la salida hacia Paipa.

Ni los empleados de la empresa Inselsa propietaria de los equipos y responsable de la bodega en la que se cometió el hurto, saben cuando se pudo haber registrado el delito, porque hacía 11 días no iban al lugar. Foto: Archivo Particular

Los aparatos y accesorios hacen parte del proyecto de centros digitales, de una de las empresas que presta servicios a la unión temporal Centros Poblados con los que se estaban instalando y dotando centros digitales en sedes rurales de los 123 municipios del departamento.

“Hacía once días que el encargado de la bodega no iba por la bodega y esta tarde al llegar, se encontró con que las chapas fueron violentadas. Lo que pasa es que en esa bodega tenían dispuestos diferentes tipos de equipos, pero ninguno”, dijo uno de los vecinos del lugar a Boyacá Sie7e Días.

Al lugar, una bodega ubicada a la salida de la ciudad, en cercanías a las casas de lenocinio, llegaron hace unos minutos uniformados de la Sijín y de la Fiscalía para adelantar la respectiva investigación.

“Los equipos habían estado llegando desde mayo de este año, en los 123 municipios se hicieron estudios de campo y alcanzaron a instalar más o menos 290 de los 692 centros digitales contemplados para todo el departamento”, dijo uno de los empleados de la empresa Inselsa.

Personal de la Policía fueron los primeros en acudir al llamado, luego del robo. Foto: Archivo Particular

Mientras autoridades nacionales y hasta internacionales colaboran para esclarecer qué pasó con los 70.000 millones de pesos del contrato del Ministerio de las TIC, ahora las autoridades en Tunja deberán dar con el paradero de quienes se llevaron el equipamiento avaluado hasta la tarde de este miércoles en cerca de 80 millones de pesos.

Pero ese no el único escándalo, empleados de la empresa Inselsa, responsables del proyecto y de la bodega que son técnicos de redes, administrativos, técnicos electricista, conductores y maestros de obra, se quejan que desde julio les deben el salario y que para completar hoy nadie da respuesta alguna desde Barranquilla, por lo que la bodega va a quedar abierta, con los equipos que quedan adentro, porque ninguno de los empleados además de que les deben, les va a prestar para comprar chapas y candados.

“Es lamentable lo ocurrido, porque los afectados siguen siendo los estudiantes. Lo que hacen ellos, -la empresa-, es instalar los equipos en los planteles educativos, tales como antenas, router, cableado, en resumidas cuentas equipos de telecomunicaciones para poder entregar zona WiFi interna y externa”, dijo John Amaya, secretario de las TIC en Boyacá.

Foto: Archivo Particular

El funcionario añadió que desafortunadamente los trabajos no han avanzado como se esperaba y que desde su dependencia no se tiene relación alguna, ni siquiera de supervisión, sino que todo depende del Ministerio.

“Lo que nosotros hemos hecho es acompañarlos porque pues los rectores tenían que dar el permiso para la instalación de los equipos y pues lo único que podemos hacer es evidenciar que haya señal, porque ni siquiera podemos exigir que haya más cobertura o nivel de señal, todo depende del Ministerio”, recalcó el secretario de las TIC, quien aseguró que a su dependencia apenas se han reportado 167 centros digitales instalados de los 692 autorizados para Boyacá.

Compartir: