[Infografía] La ONU acusa a la justicia venezolana de jugar un papel vital en la represión

Un documento de más de 200 páginas denuncia que los jueces ordenan la prisión preventiva «como una medida rutinaria, no excepcional», y que en algunos casos no protegieron a posibles víctimas de tortura, incluso en audiencias en las que mostraban visiblemente maltrato, y ordenaron su regreso a los mismos lugares de detención.

Con información de la Agencia EFE

El sistema de justicia venezolano carece de independencia y ha servido durante años para perpetuar las graves violaciones de derechos humanos contra la oposición al régimen de Nicolás Maduro, concluye un informe de la Misión Internacional Independiente de la ONU para Venezuela.

El informe, que será debatido en la actual sesión del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, denuncia prácticas como el uso de supuestas pruebas obtenidas mediante tortura o la emisión de órdenes de detención retroactivas para ocultar arrestos ilegales.

La misión, creada por el Consejo en el 2019 y que emite ahora su segundo informe sobre la situación en Venezuela, también considera que hay motivos razonables para creer que políticos venezolanos de alto nivel han influido significativamente en el Poder Judicial del país.

«Jueces y juezas a todos los niveles reciben habitualmente órdenes sobre cómo decidir las sentencias, a veces procedentes directamente de altas esferas del Gobierno y canalizadas a través de la presidencia del Tribunal Supremo», señala el documento.

«En medio de la profunda crisis de derechos humanos, la independencia del Poder Judicial se ha visto profundamente erosionada, lo cual ha puesto en peligro la función de impartir justicia y salvaguardar los derechos fundamentales», resumió en rueda de prensa la presidenta de la misión, Marta Valiñas.

«El sistema de justicia de Venezuela necesita una reforma urgente, para librarlo de influencias políticas indebidas y garantizar que protege los derechos de todos los venezolanos de acuerdo con el derecho interno y las obligaciones internacionales», añadió otro de los miembros de la misión, el chileno Francisco Cox.

El documento de más de 200 páginas denuncia que los jueces ordenan la prisión preventiva «como una medida rutinaria, no excepcional», y que en algunos casos no protegieron a posibles víctimas de tortura, incluso en audiencias en las que mostraban visiblemente maltrato, y ordenaron su regreso a los mismos lugares de detención.

Además, los abogados encuentran frecuentemente obstáculos para ejercer la defensa, y muchos acusados son presionados para escoger una defensa pública en lugar de una de su elección.

El fiscal general venezolano, Tarek William Saab, tachó de ‘panfleto’ el nuevo informe de la Misión Internacional Independiente de la ONU para Venezuela,

«Hicieron un panfleto atacando al sistema de justicia venezolano y ofendiendo a jueces y fiscales que arriesgamos día a día en medio de circunstancias difíciles, de asedio a nuestro país», dijo Saab en una declaración sin preguntas.

Según dijo, los jueces y fiscales venezolanos muestran a diario cómo deben hacer las cosas en defensa de los derechos humanos, «en el combate al narcotráfico» y a la delincuencia organizada.

Por eso, consideró lamentable que la misión siga ofendiendo la institucionalidad democrática venezolana con un informe que busca ofender y mancillar el trabajo de todos los funcionarios fiscales del sistema de justicia.

Por todo ello, rechazó de manera contundente y «sin lugar a dudas» el informe.

Finalmente, destacó que en Venezuela hay un sistema de Justicia que trabaja «en base a lo que establece la constitución y la ley» a la vez que reiteró el «compromiso» de la Fiscalía «para proteger los derechos humanos de todos los ciudadanos sin distingo de ninguna clase».

-Publicidad-