Lo que se sabe de la muerte de Pensilvania la famosa osa andina que habitaba en Boyacá

Compartir:

En la vereda Santa Bárbara, del municipio de Cómbita fue hallado el cadáver de Pensilvania una osa andina de 10 años de edad que pesaba 30 kilos, que había sido rescatada en enero de 2020 en el municipio de Moniquirá y liberada a finales de marzo del presente año.

Lo que se sabe de la muerte de Pensilvania la famosa osa andina que habitaba en Boyacá 1
La Policía Nacional fue la encargada del transporte en helicóptero al punto donde fue liberada la osa el pasado 30 de marzo. Foto: Archivo Particular

Así lo reveló el director de la Corporación Autónoma Regional de Boyacá (Corpoboyacá), Herman Amaya, luego de que profesionales de la entidad realizando seguimiento y monitoreo, a través del collar de telemetría satelital que portaba la Pensilvania, la lograran ubicar.

Luego de cinco meses de su liberación (finales de marzo), en el que contó con el acompañamiento constante de profesionales de Corpoboyacá, se activaron todos los protocolos para adelantar las respectivas investigaciones de la mano con las instituciones y autoridades.

“Desde el domingo cinco de septiembre Corpoboyacá intensificó el seguimiento gracias al reporte de la comunidad y el collar, por lo que un grupo interdisciplinario de la autoridad ambiental realizó labores de búsqueda, evidenciando movimiento lento según GPS, en una zona ampliamente boscosa, hasta encontrarla, por lo que se procedió a realizar su levantamiento y posterior traslado al hogar de paso en convenio con la Universidad Juan de Castellanos donde se adelantó la necropsia del individuo”, informaron en la corporación ambiental.

Según indicó Cesar Pérez Cuervo, el médico Veterinario y Patólogo de la Fundación Universitaria Juan de Castellanos, durante el proceso de necropsia adelantado en el hogar de paso, pudieron evidenciar que el animal, se había alimentado cerca de 12 horas antes de morir.

Los resultados de las pruebas histopatológicas y complementarias, evidenciarán en 15 días aproximadamente la posible causa de la muerte de este ejemplar de fauna silvestre, por ahora no se evidencia rastros de proyectiles, perdigones o traumatismos contundentes.

La liberación de este ejemplar se había dado el pasado 30 de marzo en las áreas protegidas del Santuario de Fauna y Flora Guanentá Alto Río Fonce y la Reserva Natural de la Sociedad Civil Corazón de la Montaña, las cuales cuentan con una amplia extensión de bosques de robles, hacen parte del corredor Iguaque-Guantiva-La Rusia y contribuyen en la permanencia y hábitat apropiado para el oso de anteojos.

Todo comenzó por allá en enero de 2020. Su diagnóstico fue desnutrición y fracturas dentales, por lo que fue trasladada al Santuario del Oso de Anteojos en Guasca (Cundinamarca).

Durante el último año ‘Pensilvania’, había recibido tratamientos que permitieron su recuperación nutricional, ganó 20 kilos de peso, además de tratamiento dental (instalación de implantes).  Para lograr su liberación, se lideró un proceso de articulación interinstitucional desde la Corporación Autónoma Regional de Boyacá (Corpoboyacá), que se encargó de coordinar la valoración ecológica del sitio de liberación, trabajo comunitario en las zonas de influencia del área protegida, diseño de los protocolos de liberación, compromiso en el seguimiento y respuesta de contingencia a posterior liberación, aporte logístico, técnico y profesional.

El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, expertos en manejo de osos andinos, adscritos a la IUCN (International Union for Conservation of Nature), Fundación Wii, Parques Nacionales Naturales respaldaron su liberación.

Las Fundaciones Wii y Bioandina aportaron al manejo veterinario requerido por el ejemplar, un collar satelital para su seguimiento (GPS Y VHF), programas decodificadores de señal para el uso de telemetría junto al acompañamiento de expertos en el proceso de gestión de la liberación y seguimiento.

En la recuperación y proceso de liberación habían participado diferentes entidades y organismos. El Centro de investigación ‘Corazón de la Montaña’ buscó el permiso del predio de liberación, hizo aporte en logística y dos investigadores locales para el seguimiento, al igual que antena y receptor para seguimiento por VHF.

El Instituto de Investigación de Recursos Biológicos  Alexander Von Humboldt se encargó de capacitación y análisis de los datos de seguimiento por telemetría y acompañamiento científico en el monitoreo.  Parques Nacionales Naturales de Colombia- Santuario de Fauna y Flora Guanentá adelantó la revisión de soportes para la liberación, gestión y acompañamiento por parte del jefe del área protegida y su equipo de trabajo, en las socializaciones, recopilación de información y en el posterior seguimiento.

Otro aporte fue el de la Corporación Autónoma de Santander (CAS) con el compromiso en el seguimiento y respuesta a contingencias dentro de su jurisdicción, posterior a la liberación, apoyo logístico, técnico y profesional.

Quizás le interese: La verdadera historia detrás de ‘Pensilvania’, la osa de anteojos liberada por Corpoboyacá #AlNatural

En Colombia, el oso de anteojos, habita en diversos ecosistemas, ubicados entre los 500 metros sobre el nivel del mar, a donde baja temporalmente cuando escasea el alimento, y hasta los 4.500 m.s.n.m., en el que rara vez se le puede observar, su mayor ocurrencia o hábitat preferido para vivir son los bosques húmedos situados en las ecorregiones de Selva Alta y el Páramo.

El análisis de la situación del oso andino en Colombia indica que la principal amenaza para la especie en nuestro país es el proceso de expansión de la frontera agrícola, la cual trae consigo procesos de fragmentación, degradación y pérdida del hábitat.

Compartir: