Asociación de acueducto quería dejar sin agua a comunidad de Tinjacá, pero la justicia se lo impidió

Compartir:

Tribunal Administrativo de Boyacá confirmó sentencia de un juzgado de Tunja, que negó las pretensiones de habitantes del corregimiento los Comuneros de Chiquinquirá, quienes se oponen a la construcción de un pozo profundo en el municipio de Tinjacá.

Asociación de acueducto quería dejar sin agua a comunidad de Tinjacá, pero la justicia se lo impidió 1
Tribunal Administrativo de Boyacá y juzgado de Tunja no les dieron la razón a quienes se oponen a la construcción de un pozo profundo en Tinjacá. Foto: archivo Boyacá Sie7e Días

El municipio de Tinjacá y la Gobernación de Boyacá formularon un proyecto para la construcción de un pozo profundo en la vereda Arrayanes, con el propósito de solucionar la escasez de agua potable a más de 1.290 familias tinjaqueñas.

La Asociación de Usuarios del Acueducto Vereda Moyabita La Capilla del municipio de Chiquinquirá y demás miembros de la comunidad de vecinos y residentes de las veredas conformantes del corregimiento los Comuneros, instauraron una acción popular contra el municipio de Tinjacá y Corpoboyacá, con el fin de evitar la construcción de ese pozo profundo.

El municipio de Tinjacá adquirió un predio ubicado en la vereda Arrayanes de esa población, que colinda con predios de la vereda Moyabita del municipio de Chiquinquirá, cabecera del río Madrón, para construir ahí el pozo profundo.

Los demandantes argumentaron que el río abastece de agua a los habitantes y predios dedicados a la agricultura y a la ganadería de las veredas Moyabita, Arboledas, Sasa, Quiche, Carapacho y Balsa hasta su desembocadura en el río Suárez.

Recalcaron que, el río Madrón, supuestamente, abastece a más de 5.000 habitantes de la región y permite el desarrollo y sostenimiento de numerosos hatos ganaderos y parcelas agrícolas, que son generadoras de empleo y aportan significativamente al municipio de Chiquinquirá.

El Juzgado Segundo Administrativo Oral del Circuito Judicial de Tunja, mediante sentencia proferida el 23 de febrero pasado, resolvió negar las pretensiones de la demanda.

La jueza indicó que se demostró que por la temporada seca presentada entre los años 2015 y 2016, denominada fenómeno del Niño, el municipio de Tinjacá enfrentó una fuerte sequía, fundamento fáctico para que mediante el Decreto municipal 014 del 5 de enero del 2016 se declarara la urgencia manifiesta en dicho municipio y, posteriormente, mediante el Decreto 25 del 27 de enero de ese mismo año, se decretara la calamidad pública por temporada seca y, según en dicho acto administrativo, el servicio de agua potable para la comunidad se vio seriamente afectado debido a la desecación de ríos y quebradas y nacimientos de agua.

De igual manera, indicó que, la calamidad pública de Tinjacá, entre otros municipios, también fue declarada mediante el Decreto departamental No. 487 del 8 de abril del 2016, razón por la que el municipio de Tinjacá fue priorizado para el proyecto denominado ‘construcción de pozos profundos municipios priorizados etapa 1 debido al desabastecimiento de agua producida por la intensa temporada seca del departamento’.

La parte demandante interpuso recurso de apelación en contra de la sentencia de primera instancia, con fundamento en que el juzgado no decretó ni realizó una inspección judicial en el lugar de la perforación para identificar sus condiciones y lograr así la tutela efectiva de los derechos invocados.

En el fallo de segunda instancia, el Tribunal Administrativo de Boyacá señaló que, los elementos de convicción, en especial el peritaje, como los estudios técnicos realizados por Corpoboyacá, permiten considerar que, indiscutiblemente los habitantes del municipio de Chiquinquirá como los de Tinjacá, con la construcción del pozo subterráneo pueden satisfacer y cubrir la necesidad básica y vital del agua, teniendo en cuenta que en la región hay capacidad hídrica para que se pueda ofrecer el servicio a uno y otro municipio, el potencial de recarga y capacidad hídrica de la zona, sin que se afecte la canal río Madrón.

“Por otra parte, con la información técnica allegada al expediente, no se logró por parte del actor popular probar la vulneración o amenaza de los derechos colectivos invocados, como consecuencia de la construcción del pozo profundo, para la prospección, exploración y proyección de aprovechamiento de aguas subterráneas en el predio el Triángulo del municipio de Tinjacá, y contrario sensu, se verificó que la finalidad era la de beneficiar a la comunidad en general y garantizar el líquido vital y básico que cubra las necesidades mínimas de los seres vivos, aspectos que por demás conllevan a confirmar en su integridad la sentencia de primera instancia”, afirmó el ente judicial.

De esta manera, el Tribunal protegió el derecho al agua que tiene toda la comunidad, y no unos habitantes en particular.

Compartir: