Llovizna – Guillermo Quijano Rueda #DomingosDeCuentoYPoesía

Llovizna - Guillermo Quijano Rueda #DomingosDeCuentoYPoesía 1LLOVIZNA

Ana, ama los gatos. Su mamá le obsequió uno de cumpleaños y le puso por nombre Tito. Es negro como azabache y de noche no se le ven sino dos ojazos verdes que parecen dos aceitunas con patas. Su madre tuvo que enseñarle que a veces los gatos se van a dormir a los tejados: es que Ana sufre cuando no lo ve en la casa.

Anoche llovió mucho y cuando Anita bajó a desayunar no lo encontró y de nuevo volvieron las preocupaciones. Sólo al mediodía, Tito hizo su entrada triunfal por una de las ventanas que dan al patio. Tiritaba de frío. Pero no llegó sólo, venía con una gatita mona a quien bautizó Llovizna. Ahora debe esperar a que llegue su mami. ¿Será que Llovizna se puede quedar a vivir con ellos? Espero que sí. Entre tanto, los dos toman la leche en el mismo plato.

 

LAS GAFAS DE PAPÁ NOEL

 

Lo vi venir. Traía la bicicleta que le había pedido tres meses atrás. Llegó hasta la puerta de la casa de Richard y la traspasó como por arte de magia. Salió con las manos vacías y en ese instante tropezó, no sé si por la fuerza mental que le informaba que se había equivocado. Papá Noel buscó en vano recoger algo del piso, pero no lo hallaba.  Palpó durante varios minutos el frío cemento, hasta que decidió marcharse sosteniéndose de las paredes. Para mí en esa Navidad no hubo bicicleta, pero me sentí muy feliz: aún conservo las gafas que Papá Noel jamás encontró.

 

El Poema de Teresa

Este poema, Teresa,

carece de una vocal,

léalo todo completo,

coméntalo con mamá.

Es que esa letra tan flaca,

nunca aprende a ser cortés,

desea que todos la vean

al derecho o al revés.

 

Ahora, en este momento,

ya saben cuál puede ser,

ella nunca va a la escuela,

tampoco sabe leer.

No se acerca por el parque

tampoco a casa de Juan,

menos a orar en el templo,

se esconde en algún lugar.

Cuando la encuentre, Teresa,

no la vaya a regañar,

no merece que la dejen

por fuera del carnaval.

 

Guillermo Quijano Rueda.

Textos Tomados de Palabrario. Edit. Magia de la Palabra. (Tel. 3008789839)

 

EL CAPITÁN RONCADOR

Don Ramón Romero,

el Gran capitán,

ya nadie le gana

cuando va a roncar.

Un aeropuerto

sin ningún radar

con diez mil aviones,

parece al roncar.

Su esposa Ramona,

mujer ejemplar,

duerme sola y triste

en el cuarto de atrás.

Pobres los vecinos,

no pueden soñar

sus fuertes ronquidos,

los hace temblar.

Su médico anota

la gran solución:

tres goticas de aire

y cuatro de amor.

Don Ramón Romero

se va a mejorar,

Don Ramón Romero

ya no va a roncar.

Se siente aliviado,

se encuentra muy bien,

su esposa Ramona

dormirá con él.

 

Biografía: Guillermo Quijano Rueda (Zapatoca, Santander, 1953). Poeta y Narrador, especialista en literatura infantil. Director de Talleres de Creación para niños, jóvenes y adultos. Ha publicado 22 obras entre las que se destacan La Herencia de Toñita Perales, Las últimas lunas de Chandoski, Un, dos, tres, por mi abuela, Poporrichi, Leoncio Rasguños y la última publicada El abuelo Chontaduro. Premio Nacional de Poesía Carlos Martín, y Beca de Creación en Literatura Infantil en Santander. Contacto (guiquijano@hotmail.com)


 

Los escritores interesados en participar en este espacio dominical, deben enviar sus trabajos a nombre del escritor, Fabio José Saavedra Corredor, al correo: cuentopoesiaboyaca@gmail.com. La extensión del trabajo no debe exceder una cuartilla en fuente Arial 12. El tema es libre y se debe incluir adicionalmente una biografía básica (un párrafo) del autor.

Los criterios de selección estarán basados en la creatividad e innovación temática, el valor literario, redacción y manejo del lenguaje y aporte de este a la cultural regional.

Todos los domingos serán de Cuento y poesía, porque siempre hay algo que contar.