El alcalde de Almeida explica cómo se convierten en el primer municipio de Boyacá en alcanzar la inmunidad de rebaño contra el COVID-19 #LaEntrevista7días

Orlando Castañeda Montenegro, es el alcalde del municipio de Almeida, cuenta cómo es que ya tuvieron que devolver vacunas para que las redistribuyeran en otras localidades. Dice que ni las cosas que se dicen en las redes sociales lograron hacerle daño al plan de vacunación contra el coronavirus en esa localidad de la provincia de Oriente.

Orlando Castañeda Montenegro, el alcalde del municipio de Almeida explica paso a paso cómo están llegando a la inmunidad de rebaño en el plan de vacunación contra el COVID-19. Foto: Archivo Particular

¿Cómo va el avance de la vacunación en su municipio?

Ya prácticamente tenemos la inmunidad de rebaño. Almeida es un municipio de 1.810 habitantes y ya hay unas mil personas con las dos dosis, faltan 300 para segundas dosis y solo quedan unas 370 personas de 12 a 18 años que en los próximos días van a ser vacunadas. Las más recientes dosis que nos mandaron fueron de Moderna 210 vacunas, pero no aplicamos sino 56 dosis y las demás las devolvimos para que las redistribuyeran en otros municipios.

¿Cómo han logrado convencer a la población de que se vacune?

Bueno, independiente de los recursos del municipio, yo asumí el transporte de varios grupos de personas que se quería vacunar y que venía desde las veredas. Desde luego que también nos apoyamos con el bus del municipio, pero a las veredas a las por las que podía transitar, porque hay sectores a los que esos carros grandes no entran. Todo lo hicimos obviamente garantizando los protocolos de bioseguridad.

¿Y cómo iban aplicando los biológicos?

Cada vez que nos llegaban vacunas íbamos adelantando un operativo encaminado a responder en el puesto de salud de manera rápida, pero también para llegar puerta a puerta a donde algunas personas que no estaban muy convencidas de la importancia de vacunarse. Es respuesta a la cantidad de personas agendadas y al número de biológicos que nos envían, porque si llega un buen número, nos trasladamos al polideportivo para aplicarlas.

¿Usted ya está vacunado?

Claro sí señor. La primera dosis de Pfizer me la pusieron el 2 de junio y la otra el 22 de ese mismo mes.

¿Se tuvo que mandar hacer la prueba en algún momento?

Por su puesto, pero solo una vez. Afortunadamente me salió negativa, nunca me contagié y como ya tengo 53 años, estuve en las primeras etapas.

Ni los antivacunas, ni la información malintencionada contra los biológicos, lograron ‘sabotear’ el plan de inmunización contra el coronavirus. Foto: ARchivo Particular

¿Y tienen normalidad en el pueblo?

Nosotros como le decía tenemos 1.810 habitantes en nuestro municipio y sin olvidar los protocolos de bioseguridad, la gente ya ha regresado a sus labores y ya no hay tanto temor, aunque sabemos que la vacuna no es que sea una cura, pero sí estamos un poco más tranquilos.

¿Cómo fue el inicio de la pandemia por allá?

Pues como en el resto del país, con mucho miedo, con mucho temor. Nosotros inicialmente cerramos vías, el acceso al pueblo y eso nos sirvió mucho. Acatamos decretos del orden nacional y departamental, pero también tuvimos decretos municipales muy oportunos.

¿Cómo controlaron el ingreso de visitantes al municipio?

Tuvimos algunos problemas por sellar el ingreso principal al municipio, pero las vías terciarias y departamentales nunca las afectamos. La misma gente del municipio ayudaba a estar pendiente y cuando veían que algún visitante llegaba nos avisaban y nosotros mismos íbamos a la casa y les pedíamos que por favor se aislaran durante dos semanas, por seguridad.

¿Qué fue lo más duro en cuanto a contagio se refiere?

Bueno, fueron varios momentos, pero recuerdo por ejemplo un brote que se nos registró en el centro de bienestar del adulto mayor. Fue donde mayor contagio hubo en el municipio durante toda la pandemia en un mismo sitio, con 15 casos entre abuelitos y funcionarios del lugar.

¿Cuántos casos tuvieron en total?

Aparecemos con 65 casos, sin embargo, hubo unos casos que no nos los retiraron y que no correspondían a nuestra localidad.

¿Y murió alguien del municipio por el virus?

Sí, desafortunadamente dos personas, los dos mayores de 85 años y con comorbilidades.

¡Cuántos casos tiene activos en este momento!

No, no señor afortunadamente no tenemos casos activos. La vacuna está dando resultado.

¡Y esa situación no los ha hecho confiarse y bajar la guardia!

No, no señor. La gente como le decía es muy consciente. Por allá en un comienzo tuvimos que apretar fuerte a algunos establecimientos comerciales que no querían entrar en sentido, pero hoy eso funciona muy bien, se tienen todos los protocolos y se hacen respetar.

¿A cuanto tiempo está Almeida, de Tunja?

Estamos a un poco más de dos horas y media de la capital de nuestro departamento, por la vía Guateque-Las Juntas-Almeida. Estamos a un poco más de media hora de Guateque.

¿Y cómo están en el vecindario en esa búsqueda de la inmunidad de rebaño?

Creo que bien. Esta región del departamento afortunadamente cuenta con gente muy obediente y consciente, pero además mis colegas alcaldes en los municipios vecinos vienen haciendo un excelente trabajo.

¿Qué tanto han influenciado las mentiras que circulan en las redes sociales sobre la vacuna?

Afortunadamente no, aunque ha habido personas que salen con esos cuentos raros, los hemos concientizado de que es mejor creer en algo que sí está demostrado, que dar por verídicas cosas que no tienen ni una fuente creíble, ni un concepto científico.

¿Y cómo han convencido a los antivacunas?

Una de las formas ha sido por medio del carné, pues les decimos que aprovechen porque va a llegar el momento que hasta para subirse al bus les van a exigir el carné. Que de pronto van a perder privilegios y ayudas quienes no cuenten con ese certificado.

¿Y ya están todos los funcionarios de la Alcaldía vacunados?

Sí, afortunadamente ya todos. En el equipo de gobierno apenas fueron dos los positivos para el virus, uno por allá en medio de uno de los picos altos y la otra después de la vacuna, pero a ella no le dio tan duro.

Los planteles educativos desde hace ya un mes regresaron a total presencialidad, eso sí con uso obligatorio de tapabocas, lavado manos y distanciamiento.

¿Reactivaron ya los colegios?

Claro, nosotros estamos con todos los niños y jóvenes en las aulas. Claro eso sí, con la mayor vigilancia de los profesores para hacer respetar el porte del tapabocas y las demás medidas y protocolos de bioseguridad.

¿Cómo están funcionando los protocolos para las eucaristías?

Aquí el compromiso es de todos. El sacerdote está haciendo respetar aforos y distanciamientos dentro de la iglesia.