Estalla escándalo alrededor de la Clínica Julio Sandoval Medina

Compartir:

Denuncian incumplimientos por parte del Grupo Empresarial Venus S.A.S. en el pago del arriendo por el inmueble. Según accionistas de Nueva IPS Boyacá S.A., por concepto de los servicios de acueducto y energía eléctrica debe cerca de 355 millones de pesos. Hay una queja por haber falsificado un documento de riesgo sísmico del edificio donde funciona la clínica.

Estalla escándalo alrededor de la Clínica Julio Sandoval Medina 1
Edificio Clínica Julio Sandoval Medina de Sogamoso, ubicado en la plaza principal. Foto: archivo particular

Con bombos y platillos, en mayo del 2019 la Clínica Julio Sandoval Medina de Sogamoso volvió a abrir sus puertas como Unión Temporal Clínica Julio Sandoval Medina, administrada por el Grupo Empresarial Venus.

Sin embargo, hoy la clínica está envuelta en un escándalo, en medio de denuncias de quienes ejercen la posesión material del edificio donde funciona el centro asistencial, ubicado en la plaza de La Villa.

Integrantes de la sociedad Nueva IPS Boyacá S.A., conformada por extrabajadores del Instituto de Seguros Sociales (ISS), que es la entidad que desde enero del 2008 viene ejerciendo la posesión material con ánimo de señor y dueño del edificio denominado Clínica Julio Sandoval Medina, entregaron el siguiente relato sobre lo que sucede con el Grupo Empresarial Venus S.A.S.:

El primero de octubre del 2014 Nueva IPS Boyacá S.A. celebró contrato
de arrendamiento sobre el inmueble de la clínica con la empresa Nueva IPS Sogamoso S.A.S., el cual se sigue ejecutando hasta la fecha y a partir del cual se autorizó a la sociedad arrendataria para subarrendar en todo o en parte el citado bien.

Hacia el año 2016 el señor Víctor Germán Quemba Plazas, quien para ese entonces era el gerente de Nueva IPS Boyacá S.A. y socio de Nueva IPS Sogamoso S.A.S., presentó una propuesta a la asamblea general de accionistas de la arrendataria Nueva
IPS Sogamoso S.A.S. para que esta, bajo la figura de una unión temporal, se asociara con la empresa Grupo Empresarial Venus S.A.S. para abrir la clínica, prestar servicios de salud de manera óptima y generar beneficios para las dos empresas en partes
iguales.

Al momento de presentar la propuesta, el señor Víctor Germán Quemba Plazas refirió al Grupo Empresarial Venus S.A.S. como una empresa con una amplia solvencia económica, capacidad financiera, conocimiento en el sector de la salud y en general caracterizada por todos los elementos necesarios e idóneos para la adecuada prestación de servicios de salud, aunque sin aclarar muy bien su origen, socios y activos.

Así mismo, la propuesta en términos generales implicaba una inversión de cada socio, que en el caso del Grupo Empresarial Venus S.A.S. consistía en sufragar los gastos de adecuación necesarios para la habilitación de la prestación de servicios de salud, entre esos el pago de servicios y el reforzamiento estructural del edificio.

En el caso de Nueva IPS Sogamoso S.A.S., consistía en permitir tanto el uso del edificio (sin perjuicio de sus obligaciones con el poseedor) como el uso de los bienes muebles, equipos y enseres de su propiedad.

La citada unión temporal tuvo por nombre UT Clínica Julio Sandoval Medina y el gerente de la misma fue también Víctor Germán Quemba Plazas, quien luego revelara ser el socio principal del Grupo Empresarial Venus S.A.S. y quien, “valiéndose de poderes, de la confianza de los accionistas de Nueva IPS Sogamoso
S.A.S., de que supuestamente se iban a habilitar los servicios a nombre de la UT y de que se iba a mantener por encima de todo un respeto pleno y absoluto por el derecho de posesión de Nueva IPS Boyacá S.A., el cual llevaba consigo la prohibición de hacer
negociaciones sobre la propiedad y tenencia del edificio con CISA (nudo propietario), se aseguró de que se aprobara la propuesta, la cual se formalizó mediante contrato de fecha
21 de abril del 2017”.

Estalla escándalo alrededor de la Clínica Julio Sandoval Medina 2
Víctor Germán Quemba Plazas, exrepresentante legal del Grupo Empresarial Venus S.A.S. Foto: archivo particular

Puesta en marcha la unión temporal, “se fueron poniendo en evidencia varias anomalías que indicaban una falta a la verdad en cuanto a las calidades del Grupo Empresarial
Venus S.A.S.”, sin embargo, se continuó con las labores de adecuación y con los trámites necesarios para obtener la habilitación para prestar servicios de salud, hasta que pasado
un tiempo superior al esperado, el entonces gerente de Nueva IPS Sogamoso S.A.S. oficiara a la Secretaría de Salud de Boyacá con el fin de que informara qué sucedía con el tema de la habilitación y qué tramites se habían adelantado ante esa entidad, lo cual obtuvo como respuesta que para la sede de la Clínica Julio Sandoval Medina ya se había
solicitado la habilitación, pero solo en favor del Grupo Empresarial Venus S.A.S., “a pesar de que nunca existió consenso o autorización expresa dentro de la unión temporal para elegir al Grupo Empresarial Venus S.A.S. como la empresa que en nombre de
la UT consiguiera la habilitación”.

Lo que vino después de ese desacuerdo

Accionistas de Nueva IPS Boyacá S.A. afirman lo siguiente:

Luego de que el entonces gerente del Grupo Empresarial Venus S.A.S.,
Víctor Quemba, “quedara en evidencia”, los accionistas de Nueva IPS Sogamoso S.A.S., “actuando de buena fe, entregando nuevamente su confianza y buscando salvaguardar los intereses de las dos empresas, al tiempo de esperar ver la clínica abierta”, aceptaron liquidar la UT y celebrar contrato de subarrendamiento con el Grupo Empresarial Venus S.A.S., sobre las áreas habilitadas para ese momento y sobre los bienes muebles, equipos y enseres, el cual se sometería a los términos y condiciones que fijara la asamblea general de accionistas de Nueva IPS Sogamoso S.A.S., entre las que se encuentran “la prohibición absoluta para subarrendar los bienes entregados, la obligatoriedad de contar la habilitación del servicio y la autorización expresa de Nueva IPS Sogamoso S.A.S. tanto para ocupar como para adecuar espacios del edificio y la condición inescindible de respaldar el contrato, lo cual por petición del mismo Grupo
Empresarial Venus S.A.S. radicó en la firma de dos codeudores con solvencia
económica, de los cuales incluso indicaron nombres propios a la asamblea”.

Quizás le interese: Denuncian que Grupo Empresarial Venus se tomó la Clínica Julio Sandoval Medina de Sogamoso

Adicionalmente, “se le reconoció el 50 % de los gastos de adecuación en los que había incurrido hasta la fecha, los cuales se cruzaron con el canon de arrendamiento, quedando con ello saldada la deuda que en apariencia y de conformidad con la liquidación de la UT, existía a favor del Grupo Empresarial Venus S.A.S. en junio del 2020”.

A partir de esa fecha, “el Grupo Empresarial Venus S.A.S. decidió incumplir los compromisos que había hecho con la asamblea general de accionistas”, lo que derivó en
distintos requerimientos de parte de Nueva IPS Sogamoso S.A.S. (los cuales no obtuvieron respuesta) y en una verificación de las inconsistencias que se evidenciaron a partir de eso, “como por ejemplo el no pago de servicios públicos que, a la fecha, solo entre agua y energía reportan una deuda aproximada de 355 millones 98.050 pesos, de los cuales 44 millones 442.410 pesos por concepto de energía están en cobro judicial en contra del poseedor Nueva IPS Boyacá S.A., que es la entidad que aparece en la matricula”.

Adicionalmente, “se verificó que además de que el Grupo Empresarial venus S.A.S. opera más de un 90 % con los bienes muebles, equipos y enseres de Nueva IPS Sogamoso S.A.S., varios de aquellos que tenían incluidos en su inventario, son en
realidad de terceros, como son los bienes que se encuentran en la cafetería, las máquinas de la lavandería; los bienes que están en el tercer piso sin plaqueta son de una médica oncóloga radicada en Bogotá, varios de los equipos de laboratorio pertenecen a laboratorios Annar, 30 monitores Biocare, un agitador de plaquetas, un descongelador de plasma y 10 camas hospitalarias son de Gemunión S.A.S., empresas estas últimas a las que les vienen reteniendo sus bienes desde hace más de un año y a partir de lo cual hay una investigación penal respecto de los bienes de laboratorio y procesos ejecutivos con orden de entrega en firme en cuanto de los bienes de Gemunión S.A.S.”.

Otras quejas contra el Grupo Venus

Según accionistas de Nueva IPS Boyacá, se evidenció un aprovechamiento del nombre de esa entidad y de Nueva IPS Sogamoso S.A.S., al igual que de sus más de 400 accionistas para hacerse al apoyo de figuras políticas y entidades públicas con el fin inicialmente de habilitar servicios, y en el caso del cierre de junio del 2020, para volverse a abrir sin presuntamente haber solventado los hallazgos propios del cierre, porque con posterioridad a la reapertura seguía el personal sin seguridad social ni pago de salarios, incluso hasta sin contrato, no había especialistas y ya había inconvenientes con los bienes con los que ha venido operando.

El Grupo Empresarial Venus no permitió hoy el ingreso al edificio donde funciona la Clínica Julio Sandoval Medina. Foto: archivo particular
Miembros adscritos a Nueva IPS Sogamoso y a Nueva IPS Boyacá S.A. se quejan de que les restringen el acceso al edificio de la clínica. Foto: archivo particular

“Con todo eso y viendo la renuencia del Grupo Empresarial Venus S.A.S. a dar cumplimiento con sus obligaciones como subarrendatario del inmueble y como arrendatarios de los bienes muebles y enseres pese a los múltiples acercamientos que se buscaron con los gerentes y directivos que ha tenido esa empresa desde octubre del 2020
hasta la fecha, para buscar un acuerdo directo y lo menos perjudicial posible para las partes, en febrero del 2021 finalmente se inició proceso de restitución de inmueble arrendado y de bienes muebles, equipos y enseres arrendados el cual cursa bajo el No. 2021 – 012 ante el Juzgado Segundo Civil del Circuito de Sogamoso”, dijeron los accionistas.

Se quejaron de que por parte del Grupo Empresarial Venus S.A.S. han sido objeto de atropellos y maltratos, tanto los accionistas de Nueva IPS Boyacá como el otro subarrendatario de las instalaciones del edificio, la Clínica Meisel S.A.S., entidad que cuenta con habilitación propia, presta el servicio de cardiología y cumple con todas sus obligaciones legales, que se han traducido en obstaculización del ingreso, retención de pacientes y suspensiones arbitrarias del ascensor, entre otras.

“Aunque se han hecho diferentes compromisos con el Grupo Empresarial Venus S.A.S.,
entre ellos uno de convivencia ante inspección de policía, estos siguen incumpliéndolos”, aseguraron.

Agregaron que, entre el 29 y el 30 de julio del 2021, luego de haber vuelto a insistir con las denuncias, la Secretaría de Salud departamental realizó una visita de verificación, que concluyó con un cierre aparentemente temporal de los servicios habilitados en favor del Grupo Empresarial Venus S.A.S.

“El sábado 31 de julio del 2021, fecha de la segunda convocatoria a la asamblea general de accionistas de Nueva IPS Boyacá S.A. y día de trabajo para Nueva IPS Sogamoso S.A.S. y Clínica Meisel, pese a que se había notificado por escrito y con antelación superior a 15 días la asamblea y a que por oficio de fecha 21 de julio del 2021 se le reiteró al Grupo Empresarial Venus el horario de la Clínica Meisel, con vigilancia privada armada, de manera arbitraria y bajo el argumento de que supuestamente la Secretaría de Salud había cerrado la clínica y sugerido la contratación de la vigilancia mencionada y sin que se evidenciara ninguna clase de sellos impuestos por la autoridad en la entrada, se restringió el ingreso a todas las empresas, diferentes a Grupo Empresarial Venus, y a los pacientes de cardiología, razón por la que la Clínica Meisel se vio obligada a manejar equipamiento y atender pacientes de cardiología en la calle”, manifestaron.

Dijeron que el lunes 2 de agosto del 2021, el personal de la Clínica Meisel se encontró nuevamente con que no podían ingresar, así como tampoco se permitió el ingreso de directivos y accionistas de Nueva IPS Boyacá S.A. ni de Nueva IPS Sogamoso.

“Una vez acudimos al lugar, llamamos al personero delegado de Sogamoso,
obteniendo como respuesta que dicho funcionario había ingresado con antelación y estaba adentro reunido únicamente con el Grupo Empresarial Venus S.A.S., sin tener en cuenta a los representantes de la Clínica Meisel ni a quienes representamos a los más de 400 accionistas de Nueva IPS Boyacá y de Nueva IPS Sogamoso, situación que se mantuvo pese a la solicitud que se le hizo al funcionario, para que al menos escuchara a la Clínica Meisel, entidad que actualmente presta los servicios de medicina general y especializada en cardiología y diagnostico cardiovascular”, indicaron.

Recalcaron que la vigilancia privada que está custodiando la entrada del
edificio denominado Clínica Julio Sandoval Medina fue contratada solo por el Grupo Empresarial Venus, sin previo consenso con las demás empresas involucradas respecto del acceso, horario y demás ítems propios de dicha contratación, estando
requeridos por incumplimiento en sus obligaciones como arrendatario, mediando proceso de restitución de inmueble arrendado en su contra y estando presuntamente deshabilitado
para la prestación de servicios de salud.

“En razón a todo lo anterior, actualmente los directivos, accionistas y demás miembros adscritos a Nueva IPS Sogamoso y a Nueva IPS Boyacá S.A. están siendo sometidos a un hostigamiento, representado en la orden que se les da a los miembros de
vigilancia privada para imponer horarios de ingreso y circulación dentro del inmueble, el
acompañamiento de al menos dos guardas de seguridad a cada miembro que ingresa, la prohibición expresa del ingreso de algunos de los miembros de junta directiva, la exigencia de un listado de los accionistas (lo cual hace parte de los documentos de reserva legal), la obstrucción del paso a las áreas reservadas por el poseedor, el presunto nuevo cambio de guardas de los mismos espacios y un trato agresivo por parte de directivos, accionistas y empleados del Grupo Empresarial Venus, situación que goza de toda impunidad en la medida en que quedamos a merced de los designios abusivos e injustificados de esa empresa y no hemos podido contar con el acompañamiento y colaboración de las autoridades del caso”, recalcaron accionistas de Nueva IPS Boyacá.

Otras irregularidades denunciadas

Según conoció Boyacá Sie7e Días, la empresa CMG (ver foto de la comunicación) elaboró el análisis de vulnerabilidad de la Clínica Julio Sandoval Medina, donde en un primer peritaje se calificaban los elementos existentes, los cuales acababan de ser resanados, por lo que a simple vista se les dio una calificación aceptable, con la premura de que se debía hacer un análisis más introspectivo, es decir, un análisis de vulnerabilidad.

Estalla escándalo alrededor de la Clínica Julio Sandoval Medina 3
Comunicación sobre el análisis de vulnerabilidad de la Clínica Julio Sandoval Medina. Foto: archivo particular

Según el informe, con el análisis de vulnerabilidad se evidenció que en muchos lugares no existían columnas, sino muros de carga, un sistema no apto por la NSR10 y menos para ese uso dotacional prioritario.

“Las pocas columnas que hay están en riesgo de colapso ante un evento sísmico, con lo que se recomienda con urgencia en dicho informe hacer los reforzamientos antes de poner en uso”, señala la comunicación.

Agrega que, de forma desleal se usó solo la parte de la calificación de los elementos iniciales y se extrajo la información que intuía riesgo sísmico y amenaza de ruina, solo para obtener la apertura de la institución.

“Si bien esta debe cumplir en documentos el tema de vulnerabilidad, se advierte que está siendo respaldada por un documento falso, al ser manipulado en su extensión y contenido”, afirma Johan Miranda Fernández, gerente de proyectos de CMG en la comunicación dirigida al ingeniero civil César Cardozo con fecha 18 de noviembre del 2020.

Concluye que, en ese orden de ideas se deberá suspender el uso actual, ya que están en grave riesgo todos los ciudadanos.

“Nos preguntamos, cómo se salvaguardarán las vidas en un sismo, si lo primero que colapsará será la clínica…”, recalcó.

Boyacá Sie7e Días se comunicó vía telefónica con Víctor Germán Quemba Plazas para que contara su versión sobre estas denuncias.

Quemba indicó que él ya no es el representante legal del Grupo Empresarial Venus S.A.S., sino accionista, y que en este momento esta es una cosa más jurídica que administrativa.

Manifestó que no está autorizado para suministrar el número telefónico del actual representante legal del Grupo, quien además no quiere hablar con periodistas.

Víctor Quemba señaló que le iba a dar el número de contacto de Boyacá Sie7e Días al representante legal para que se comunicara, pero hasta el momento de publicar esta nota no se había recibido su llamada.

Quemba también quedó de hablar con el abogado y enlazarlo en una llamada telefónica. Esperamos una comunicación al respecto para conocer la versión del Grupo Empresarial Venus S.A.S.

Compartir: