El director de Comfaboy hace un balance de los 60 años de la caja que se convierte en el brazo social de Boyacá, hoy en #LaEntrevista7días

Compartir:

Fredy Garciaherreros Russi, director de la Caja de Compensación Familiar de Boyacá, hace un completo análisis del empresariado, el subsidio y los servicios de Comfaboy. El directivo, respaldado con cifras demuestra por qué el apoyo de esta caja fue fundamental durante el 2020 en medio de la crisis más fuerte que ha enfrentado el departamento en los últimos años, esta vez a causa de la pandemia.

Hoy el Director de la Caja de Compensación Familiar de Boyacá (Comfaboy), se refiere al pasado, presente y futuro de la entidad.
Hoy el Director de la Caja de Compensación Familiar de Boyacá (Comfaboy), se refiere al pasado, presente y futuro de la entidad.

¿Cómo llega Comfaboy a sus 60 años?

Primero tengo que decirle que es un reconocimiento a los empresarios de Boyacá que han permitido durante estos 60 años mantener vivo el sistema de seguridad social en el departamento de Boyacá.

¿Cómo nació la Caja de Compensación Familiar de Boyacá?

El en año de 1961 se reunieron 21 empresarios con el propósito de crear la Caja de Compensación Familiar de Boyacá y fue a través de esta iniciativa que lograron sacar la personería jurídica, dando inicio así a la historia de Comfaboy con su primera sede en el edificio Fonseca, que años más tarde se trasladó al Hotel Centenario, de donde pasó a la sede actual.

¿Cómo está la caja de compensación de los boyacenses?

Ese es uno de los resultados importantes en estos 60 años de historia ya que Comfaboy es una caja con estabilidad jurídica y financiera, sólida no solo en el departamento, sino en el ámbito nacional y que tiene sus servicios para todo Boyacá. Esto se resume en atención de calidad a los trabajadores de nuestro departamento.

¿Cuál es el perfil de los trabajadores afiliados a la caja?

Hoy nuestra asamblea general de empresarios tiene 15.000 empresas en el departamento y cerca de 187.000 trabajadores afiliados en esta caja. De esos trabajadores hay 137.000 en la categoría A, que son los que devengan hasta dos salarios mínimos legales vigentes; en categoría B, que son 31.000 trabajadores, que devengan entre dos y cuatro salarios mínimos, y en la categoría C, tenemos 18.000 trabajadores, que reciben de cuatro salarios mínimos en adelante.

¡La diferencia es grande no!

Esto lo que significa es que esta es una caja descompensada si se tiene en cuenta que apenas 18.000 trabajadores devengan más de cuatro salarios mínimos y ellos no reciben ningún tipo de subsidio, sino que estos se focalizan exclusivamente entre los trabajadores de categorías A y B.

El director de Comfaboy hace un balance de los 60 años de la caja que se convierte en el brazo social de Boyacá, hoy en #LaEntrevista7días 1
Fredy Garciaherreros Russi, asegura que de las 15.000 empresas que existen en Boyacá, 11.500 tienen menos de 10 trabajadores.

¿Y qué tantas empresas se cerraron durante la pandemia?

Fueron muchas las empresas que desafortunadamente se cerraron. Es que nuestra realidad empresarial es muy frágil: en el departamento de Boyacá de las 15.000 empresas, hay 11.500 con menos de 10 trabajadores y esa es la realidad del departamento y de los 187.000 trabajadores son 137.000 que ganan menos de dos salarios mínimos legales vigentes. Entre otras cosas, estamos mirando cómo ayudamos con la capacitación y que se pueda salir de tanta informalidad que se da en nuestro departamento.

¿Qué hacer para seguir ayudando a que se recupere Boyacá?

Bueno el llamado que estamos haciendo es a los grandes empresarios para que en conjunto podamos ayudar a esos pequeños a salir adelante, este es un momento de dificultad que requiere de la ayuda de todos.

¿Cómo apoya Comfaboy con los llamados subsidios?

Se lo defino en una frase: hoy Comfaboy es el brazo social de los trabajadores. Lo que hacemos es aportar a través de unos subsidios directos como lo son el monetario en el que por cada hijo recibe 36.250 en categoría A en el sector rural y 41.700 en el sector urbano, pero también damos un subsidio de vivienda rural que está en 49 millones 968 mil pesos y el de urbano está en 27 millones de pesos. Además, tenemos el 10 por ciento de los Supersábados, que es un subsidio en especie en los supermercados que aumentamos y nos permitió hacer una inversión muy grande para que fuera la canasta familiar también una forma de apoyar.

¿Y eso en cifras totales a cuánto asciende?

En el 2020 entregamos 8.500 millones de pesos a cerca de 40.000 trabajadores mensualmente, lo que significó una dinámica económica en Boyacá en medio de una pandemia, por el orden de los 85.000 millones de pesos.

¡También hay subsidio en especie!

El Supersábado lo tenemos en más de 120 supermercados que tenemos aliados en el departamento y esos son subsidios que se pueden recibir de manera directa, pero también tenemos unos apoyos muy importantes en el tema de familia: apoyo en educación, con los niños en jardines infantiles, jornadas escolares complementarias, en los preescolares en Tunja, Duitama y Sogamoso, con el programa de niños especiales, pero además un centro muy importante, como lo es el de acompañamiento psicológico.

El director de Comfaboy hace un balance de los 60 años de la caja que se convierte en el brazo social de Boyacá, hoy en #LaEntrevista7días 2
El líder de Comfaboy explica la forma como viene apoyando desde la Agencia de empleo en medio de la pandemia a los desempleados, pero también a los empresarios que necesitan una buena selección.

¿Cómo les va con el tema de educación?

Adicionalmente tenemos un programa de biblioteca virtual en la que desde cualquier parte se pueden conectar, además de escuelas de formación deportiva y desde luego el colegio de Comfaboy y la formación para el trabajo.

¡Ustedes también están dando créditos verdad!

Sí. Pero además algo muy importante y diferencial y es que nosotros tenemos líneas de crédito subsidiadas y eso nos permite contar con tasas de hasta el 0,33 por ciento mes vencido y eso nos ha permitido mejorarles la accesibilidad a nuestros afiliados a esos trabajadores para que realmente se beneficien. Hemos colocado en los últimos cinco años cerca de 200.000 millones de pesos que han beneficiado a cerca de 50.000 afiliados en el crédito, con tasa subsidiada, algo muy generoso especialmente para los trabajadores de categoría A.

¿Y para quienes se quedan sin empleo?

Aportamos de una manera directa a través del mecanismo de protección al cesante que para el año pasado, en medio de la crisis económica que enfrentaba el departamento y obviamente el país, logramos beneficiar a más de 11.000 personas en nuestro departamento, por un monto total de más de 15.600 millones de pesos que nos permitió darles a esas personas que quedaron desempleadas, bajo unos procesos virtuales y presenciales para que la gente tuviera la posibilidad, de tal manera que todos quienes se inscribieron recibieron algún tipo de ayuda. Subsidiamos la salud, la pensión y les mantuvimos las cuotas monetarias que recibía ese desempleado, pero además les dimos por tres meses unos beneficios económicos por un millón 800 mil pesos, para un total de dos millones 800 mil pesos por subsidio a cada desempleado y para esto solo deben tener un año de afiliados.

¿Pero qué tanto aportó la agencia de empleo el año pasado?

A través de la agencia de empleo pudimos ubicar a 5.600 personas y este año ya estamos llegando a una cifra cercana a las 8.000 personas, pero la meta es llegar a las 10.000 personas. Este es un apoyo muy importante a los empresarios a través de nuestras sedes, trabajadoras sociales, psicólogas, gestores, asesores en un proceso totalmente gratuito para los empresarios y ayudando a los desempleados a ubicarse en la ruta laboral.

¡Todo como parte además del tema social obviamente!

Sí. Ese es un tema muy importante que adelantamos a través de nuestros centros recreacionales, con el programa del adulto mayor, de las escuelas de formación deportiva y hay un tema de los centros recreo hoteleros que tenemos en Sogamoso, Duitama, Paipa y Moniquirá y que los hemos estado adecuando de manera permanente, para prestarle un mejor servicio a nuestros afiliados a través de un subsidio a la demanda, para que tengan acceso.

El director de Comfaboy hace un balance de los 60 años de la caja que se convierte en el brazo social de Boyacá, hoy en #LaEntrevista7días 3
Garciaherreros asegura que se avanza de manera satisfactoria en la ampliación de infraestructura que estará al servicio de los afiliados en las principales ciudades del departamento.

¿Cómo funcionan las alianzas con otras entidades y cajas?

Pero además tenemos alianzas para que con 30 aliados en diferentes regiones del departamento, nuestros afiliados puedan tener acceso a esos centros con una tarifa subsidiada. A esto se suman nuestras alianzas en todo el país con otros centros vacacionales y servicios de manera subsidiada. Adicionalmente estamos apoyando a nuestros empresarios en temas de capacitación.

¿Cómo va ese proyecto del centro de servicios en Tunja?

Este será uno de los proyectos más importantes de la caja y está en construcción en este momento: va atener piscina, pista de bolos, sala de juegos interactivos, salas de recreación, restaurantes y permitirá que todas las familias de los trabajadores de Boyacá cuenten con un lugar de primer nivel que se convierta en una oportunidad para esas necesidades y dirigido de manera directa a por lo menos 60.000 personas. Allí además tendrán un lugar las diferentes escuelas de formación para que sea un servicio de familia a precios subsidiados y dando a los boyacenses, una oportunidad de formación y recreación.

¡Y cómo avanza el centro recreacional en Duitama!

Nuestro objetivo es llegar a todas las regiones y en Duitama estamos conformando un centro recreacional y para este año estamos apuntando a que podamos ampliar a un servicio de zonas húmedas, allá tenemos canchas de futbol, de tejo, circuito para una ciclorruta en medio de un bosque maravilloso, una zona de picnic, además de un auditorio, salones para conferencias, restaurantes. Todo esto para esos 25.000 trabajadores de Duitama y la periferia.

¿Cómo ha logrado estos resultados Comfaboy?

Quiero agradecer directamente a los integrantes del consejo directivo que está conformado por cinco representantes de los trabajadores: dos de los no sindicalizados y tres de los sindicalizados y cinco representantes de los empresarios elegidos por la asamblea general de afiliados. Un consejo integrado por empresarios y trabajadores que permite construir un pensamiento colectivo con los actores y beneficiarios del sistema de seguridad social. Este ha sido un consejo prepositivo y con la representación de los empresarios y empleadores de Sogamoso, Duitama, Tunja y Chiquinquirá. Desde luego que en este proceso juegan un papel muy importante los 498 trabajadores que tenemos de forma directa; un equipo entre los consejeros y empleados sin los cuales no hubiéramos llegado a estos 60 años y menos con tan importantes logros.

¿Y entre los desafíos que tiene la Caja cuáles están en primer lugar?

Uno de los grandes desafíos es la transformación digital que está viviendo la empresa y en el que debemos llegar a tener las afiliaciones en línea que esperamos tener ya en noviembre próximo, pero también la venta de servicios en línea y la digitalización de todos los procesos de los empleados afiliados, así como nuestra propia APP y la venta de servicios en la red. La virtualidad se quedó en todos los estándares de calidad en nuestra caja. Pero además estamos convencidos de que nuestro reto está en la educación que es la gran transformación de las sociedades.

Compartir:

Artículos recientes