Murió empresario santandereano Carlos Ardila Lülle

El empresario nacido en Bucaramanga Carlos Ardila Lülle falleció este viernes a las 5:15 a.m. en Cali, en la Fundación Valle de Lili. Tenía 91 años de edad.

Carlos Ardila Lülle. FOTO: Diego Caucayo/Archivo EL TIEMPO
Carlos Ardila Lülle. Foto: Diego Caucayo/Archivo EL TIEMPO

Ardila era dueño de la Organización Ardila Lülle, un conglomerado de empresas colombianas que incluye cadenas de radio y televisión, fábricas de gaseosa, concesionarios automotrices, ingenios de azúcar y equipos de fútbol.

Ardila Lülle nació el 4 de julio de 1930 en Bucaramanga. Era ingeniero civil de la Facultad de Minas de la Universidad Nacional de Colombia y empezó su carrera haciendo pruebas de sabores para gaseosas.

Terminó manejando la industria nacional más grande del sector y era uno de los empresarios más importantes del país. De hecho, llegó a convertirse en uno de los hombres más poderosos de Colombia y en uno de los mil más ricos del mundo.

Postobón, RCN (radio y televisión), Incauca, Ingenio Providencia y Coltefinanciera son algunas de las empresas del Grupo Ardila Lulle.

El 14 de mayo de 1993 Carlos Ardila Lülle recibió la Cruz de Boyacá, máxima distinción que el Gobierno le entrega a personajes destacados que trabajen en pro del desarrollo del país. La condecoración fue impuesta por el presidente César Gaviria, en el marco de la inauguración de la clínica que lleva el mismo nombre del homenajeado y que fue financiada por su fundación, en Floridablanca (Santander).

Su sueño se empezó a forjar en la década de los 50, cuando trabajaba en la Compañía de gaseosas Lux, propiedad de su suegro. Siendo gerente de planta se le ocurrió la idea de crear una bebida con sabor a manzana, hasta ahora desconocida en el mundo entero, y que al poco tiempo se convirtió en el producto estrella de la compañía, logrando la expansión de Lux a nivel nacional.

En los años 60 Ardila Lülle, quien ya era un conocedor de la industria de bebidas no alcohólicas, adquirió acciones de la empresa de su suegro y en 1968 realizó un exitoso negocio al comprar Postobón, uno de sus más grandes competidores, logrando fusionar ambas compañías. Una vez dominado el sector de las gaseosas, decidió invertir en empresas productoras de insumos para sus bebidas, comprando algunos ingenios azucareros como Manuelita y Cauca, y la fábrica de vidrios Peldar.

*Con información de EL TIEMPO