El adiós de Humberto Monroy Uribe, el rebelde rockero de las enigmáticas calles de Tunja

Compartir:

En la década de los 70 y 80 surgieron personajes muy particulares en la capital Boyacense que se convirtieron en precursores de la ola de esos tiempos y colonizaron espacios de adoración al rock, promulgado por agrupaciones como Kiss, Black Sabbat, Púrpura y los Beatles, por mencionar algunas.

Humberto Monroy Uribe, partió a la esfera celestial, para el encuentro con su madre, quien se marchó también hace unos meses. Fotografía archivo particular.
Humberto Monroy Uribe, partió a la esfera celestial, para el encuentro con su madre, quien se marchó también hace unos meses. Fotografía archivo particular.

Tunja fue una de esas ciudades donde el rock logró calarse hasta lo más profundo de los huesos, tal vez por el frio enigmático y la arquitectura fascinante de sus calles que se confabularon con aquellas misteriosas propuestas de los rockeros del momento.

Este fue el caso de Humberto, hijo de Belquis Uribe y Humberto Monroy Granados, un joven nacido el 8 de mayo de 1962, educado en los colegios Santo Domingo de Guzmán, Salesiano y Boyacá de la ciudad de Tunja, testigos de la bohemia de pasadas épocas cuando hubo el surgimiento de una generación influenciada por la música que llegaba de tierras norteamericanas.

A Humberto lo atrajo el imperio de las bandas del género nacido en los Estados Unidos, que lo atrapo a él y a sus amigos en la práctica e interpretación de obras como I Was Made for Lovin You, Comin’ Home, Black Diamond y Do You Love Me, entre muchas otras, música con las que hacían conquistas e influenciaban a otros jóvenes a expresar, de cierta manera, la desobediencia propia de la adolescencia.

La semana que transcurrió se presentó el deceso de este amante del rock and roll, para quien la batería fue su refugio, porque en los “cueros” descargó literalmente su intrépido pensamiento, y en los últimos tiempos lo hizo también en la hechura y confección de elementos artesanales que lograron doblegar su espíritu andariego y lo puso de rodillas para encontrar la reflexión en lo sublime que se refugia en el arte pictórico y manual.

Humberto y Diana Monroy Uribe, los hermanos inseparables que hoy se distanciaron temporalmente. Fotografía archivo particular.
Humberto y Diana Monroy Uribe, los hermanos inseparables que hoy se distanciaron temporalmente. Fotografía archivo particular.

Paz en la tumba de Humberto Monroy Uribe y a esa generación de ochenteros, una voz de solidaridad por cuanto se ha ido otro integrante del escuadrón de añejados recuerdos en la muy noble y misteriosa ciudad de Tunja.

Compartir:

Artículos recientes