[Galería] – La apicultura, una de las fortalezas de Boyacá que contribuye en el ecosistema #AlNatural

La polinización es un proceso fundamental para la supervivencia de los ecosistemas, esencial para la producción y reproducción de muchos cultivos y plantas silvestres.

Las abejas y la apicultura desempeñan un papel importante en el medio ambiente y la producción agrícola, en el apoyo a los medios de vida rurales, la creación de empleos rurales dignos y la mejora de la seguridad alimentaria y la nutrición.

Según la Secretaría de Fomento Agropecuario de Boyacá, en este departamento se producen cerca de 139 toneladas de miel al año entre los cerca de 400 productores registrados, que se agremian en 12 asociaciones y 25 empresas. Datos de la cadena productiva de las abejas y la apicultura dan cuenta de que en Boyacá puede haber unas 20 mil colmenas.

Aunque hay abejas en los 123 municipios, en la mayoría de estos su presencia es silvestre, por lo que no existen registros, pero en lo que se refiere a miel, los principales municipios productores son: Duitama, Nobsa, Paipa, Viracachá, Cómbita, Belén, Tibasosa, Paz de Río, Miraflores, Zetaquira, Arcabuco, Chivor, Pesca, Ráquira y Nuevo Colón, entre otros.

“Es muy importante que la persona esté interesada en tener abejas, no en tener miel, porque muchas personas creen que la apicultura es comprar un cajón e instalarlo en algún lugar para ir a sacar miel, pero realmente la apicultura es toda una ganadería, en la que hay que entender que son seres vivos que también sufren de enfermedades y de plagas y que, si no se controlan, pues les pasa lo del ganado y es que puede que sobrevivan, pero no producen”, explica el agrónomo Édgar Fernando Vargas González, un experto en la apicultura y propietario de la Apícola Los Arrayanes, con la que tienen más de 600 colmenas en todo el territorio boyacense.

Pero, la apicultura en Boyacá ha tenido sus tropiezos, como por ejemplo el tema del daño que les causan los agrotóxicos, así como la mortandad de colmenas, también problemas de cambio climático, de modificación del entorno, de deforestación, que también ha afectado bastante.

Para el caso de Boyacá el producto más importante de las abejas es sin lugar a dudas es el polen, que ha tenido una acogida muy grande tanto nacional, como internacional por sus características.

En Boyacá, se tienen abejas criollas que son las que llamamos angelitas, las meliponas y las importadas que son la Apis mellifera, dentro de las que hay varias razas como las carniolas, italianas, africanizadas, caucásicas.

“En nuestro país lo que tenemos es un cruce de abejas, de todas con todas, ya que su fecundación se hace de manera natural, porque en nuestro país no tenemos la inseminación artificial, que en otras partes del mundo sí se hace”, asegura Vargas González.

Actualmente este departamento tiene promedios de producción de entre 24 y 36 kilogramos de polen por colmena al año, lo que nos da una producción de unas 600 toneladas de polen, y en miel, pues zonas como Moniquirá, Zetaquira y Miraflores son muy productivas y tienen un promedio de entre 35 y 40 kilogramos de miel al año.

Hoy, se está trabajando en la instalación de colmenas inclusive por encima de los 3.000 metros sobre el nivel del mar y a esa altura, pues las abejas pueden adelantar su función de polinización, pero es probable que lleguen a entrar en una competencia contra los polinizadores naturales, como los bombus, es decir los abejorros, y otras especies que sí son naturales del territorio colombiano y a estas alturas, pues considero que sí deberíamos ser muy prudentes.