La niña que fue fundamental para la victoria de las fuerzas patriotas el 7 de agosto de 1819

María Estefanía Parra Chinchilla se convirtió en protagonista de primer orden en este episodio histórico del Puente de Boyacá. Era natural de Tunja.

En este óleo, el maestro Delfín Ibáñez representa a la niña Estefanía Parra diciéndoles a los militares patriotas por dónde debían pasar el río Teatinos. Archivo particular
En este óleo, el maestro Delfín Ibáñez representa a la niña Estefanía Parra diciéndoles a los militares patriotas por dónde debían pasar el río Teatinos. Archivo particular

Aunque no estuvo en el campo de batalla, la niña Estefanía Parra jugó un papel importante en lo que iba a ser el desarrollo de este crucial combate.

Ella fue la que señaló el vado del río Teatinos a la vanguardia del general Santander, información que resultó decisiva para el triunfo del Ejército patriota en el Puente de Boyacá.

“En gran manera crecido el río y hondamente encajonado entre altos barrancos cubiertos de árboles y de malezas, no era posible la operación de flanco mientras no fuera vadeado…”, describió José Dolores Monsalve.

La historiadora Rubby Amelia Álvarez de Huertas, de la Academia Boyacense de Historia, señala que la niña María Estefanía Parra, en el fragor de la Batalla del Puente de Boyacá, indicó a los patriotas, exactamente al escuadrón Guías de Casanare, el vado del río Teatinos para que cruzaran y envolvieran a los realistas en la memorable acción.

La historiadora Nelly Sol Gómez de Ocampo, en su obra ‘Mujeres y la libertad, historia, arte y heroínas’, dice que María Estefanía Parra Chinchilla, con tan solo 9 años de edad, ayudó a la vanguardia del general Santander.

La niña Estefanía Parra no es una leyenda: su partida de bautismo se encuentra en la parroquia de Santa Bárbara de Tunja.