Importancia de la mujer tunjana: tres siglos en la historia

Compartir:

En este recorrido de tres siglos, se resalta la presencia de importantes mujeres tunjanas, una por cada 100 años.  Del siglo XVIII Sor Josefa Castillo de Guevara, del siglo XIX doña Juana Velasco de Gallo y del Siglo XX la jurista y poeta Beatriz Castelblanco de Castro.

Siglo XVIII  Sor Josefa Castillo de Guevara
Siglo XVIII Sor Josefa Castillo de Guevara

La mujer y el hombre tunjanos, con sus innumerables valores, siempre han participado amplia y efectivamente en el desarrollo y progreso de nuestro querido Boyacá y de Colombia.

En la actualidad con el desarrollo tecnológico y social, la mujer puede alternar en diferentes roles:   el ser madre y esposa, compañera y ejecutiva, trabajadora y ama de casa, con funciones que le imprimen su sello inconfundible de mujer investigadora e intelectual de temas históricos, literarios, sociales, económicos y humanos.

Del siglo XVIII – la madre sor Josefa del Castillo y Guevara,
literata y líder de la Colonia.
(1672 – 1742) – 70 años

Escritora, poeta mística y ascética, abadesa de las Clarisas de Tunja. La madre Francisca Josefa de la Concepción del Castillo y Guevara, fue llamada “La Madre Castillo”. Religiosa de trascendencia en la cultura colonial del Nuevo Reino de Granada, considerada como una de las grandes lideresas del siglo XVIII.

Nació en Tunja el día martes 6 de octubre de 1672. Sus padres fueron el licenciado don Francisco Ventura de Castillo y Toledo y doña María de Guevara Niño y Rojas, criolla nacida en Tunja y descendiente de familias hidalgas procedentes de España. En 1689 a sus 18 años, ingresó como religiosa al Convento de las Clarisas en Tunja, permaneciendo en clausura por 52 años, siendo portera, sacristana y maestra de novicias, hasta madre abadesa del Convento en tres periodos (1716, 1729 y 1738). El crítico español don Marcelino Meléndez y Pelayo la consideró como “Émula de la Española Santa Teresa de Jesús” y entre las mejores Escritoras Hispanoamericanas.

SU POESÍA     MÍSTICA Afecto 46:

El habla delicada
del amante que estimo,
miel y leche destila
entre rosas y lirios.
Su meliflua palabra
corta como rocío,
y con ella florece
el corazón marchito…

 

Del siglo XIX – doña Juana Velasco de Gallo heroína voluntaria y conspiradora de la Independencia.
(1776 – 1841) – 65 Años

Siglo XIX  Doña Juana Velasco de Gallo
Siglo XIX Doña Juana Velasco de Gallo

Nació en Tunja en el prestante hogar del alcalde de la ciudad, don Pedro Agustín de Velasco y Ferro con doña Ana Gertrudis Baños y Peña. Su esposo don Andrés Francisco Gallo y Alarcón fue regidor y alcalde ordinario de Tunja; firmó el Acta de la Declaración de Independencia de la Ciudad el 10 de diciembre de 1813. Su distinguida familia poseía una gran Hacienda entre Tunja y las poblaciones vecinas de Toca y Tuta.

Fueron sus hijos: Sofía Anita, Andrés María, José Fernando, Bárbara, Ignacio, Manuel y Ambrosio Gallo Velasco.  Su hijo Andrés María Gallo fue cura párroco y fundador de Jenesano, llegando a ser canónigo.

El Padre Andrés María llegó a Tasco desde el 9 de Julio, con el mensaje: “Andrés María, dígale al Libertador Simón Bolívar que le mando mis dos hijos Fernando y Manuel para que le sirvan a la patria, y mi caballo zaino, llamado “Muchacho”, para que también lo use en nombre de la patria y en el mío”.

Como las penalidades sufridas en la ruta de Los Andes, los dejó con escasez de ropa, comida y caballos, al llegar a Tunja el 5 de agosto de 1819, doña Juana Velasco de Gallo con su gran poder de convocatoria y liderazgo, organizó un convite en su casa (hoy Club Boyacá) con numerosas mujeres y sastres elaborando cientos y cientos de camisas para llegar a la meta de 2.000, y poderlas obsequiar a los soldados patriotas.

En agradecimiento a doña Juana y demás mujeres, en el banquete del 6 de agosto Bolívar les hizo un sentido homenaje con la lectura de “La proclama a la mujer”, pieza histórica magistral, que él mismo había escrito en Tasco el 6 de Julio de 1819, precisamente hacía un mes, en honor a doña Juana Velasco de Gallo y  demás  mujeres  de la  Provincia  de  Tunja. 

PROCLAMA A LA MUJER 

“La mujer…! La mujer! Nuestros antepasados la consideraban inferior al hombre y nosotros la consideramos igual… unos y otros estamos grandemente equivocados, porque la mujer es muy superior… Dios la ha dotado de gran perspicacia y sensibilidad y ha puesto en su corazón fibras delicadísimas, cuerdas muy sensibles a todo lo noble y elevado…”  Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar y Palacios

Del siglo XX – doctora Beatriz Castelblanco de Castro, importante líder contemporánea.
(1931-2013) – 82 años 

Siglo XX  Poeta Beatriz Castelblanco de C.
Siglo XX Poeta Beatriz Castelblanco de C.

Nació en Tunja el 25 de enero de 1931. Sus padres: el abogado y magistrado Francisco Castelblanco Reyes, natural de Jenesano y Noemí Salamanca de Castelblanco, institutriz y pianista. Beatriz fue bachiller del Colegio del Rosario de Tunja en 1949, donde publicó sus primeros poemas en la revista del plantel, cuando hacía tercero de bachillerato.

En 1955 se desplazó a Tunja para desempeñarse como Juez Tercero Civil Municipal, factor que la acercó a la Tertulia Aquimín que congregaba a los entonces jóvenes escritores y periodistas: Vicente Landínez Castro, Enrique Medina Flórez, Max Gómez Vergara y Luis López Rodríguez, entre otros.

Adelantó estudios de Derecho en la Universidad Javeriana que le valieron el título de doctora en ciencias jurídicas y económicas con la Tesis “Estudio y análisis del derecho subjetivo” (1958). En 1957 en Bogotá funda el Periódico “Ecos Femeninos”. Entre 2001 y 2002 a sus 72 años, obtiene las especializaciones en Derecho Laboral, Policivo, Internacional, Procedimiento Civil, de Familia y Derecho de Avalúos en la Universidad Distrital.

En 1960 contrae matrimonio con el abogado, poeta costumbrista y publicista nariñense José Félix Castro, con quien tuvo cuatro hijos. También ejerció los siguientes cargos: Inspectora de Policía, Juez Promiscuo de Menores y Jefe de Asistencia Legal del Icbf Boyacá.

Desde 1992 asistió a los encuentros de mujeres poetas en Roldanillo- Valle del Cauca, donde la elevaron a la categoría de almadre en 2008, la máxima distinción que otorga el Encuentro a las mujeres poetas colombianas. Obras de poemas: Ensueño Lírico (1954), Poemas de amor en llamarada (1978), Los niños buscan una lámpara (1979), Siempre el amor (1990), Cuando los versos son alondras (1995), Maná del alma piadosa (1999), Sombras y asombros (2003) y Duendes de oro (1997).

Se une con las poetisas boyacenses que cultivaron prolíficamente el soneto y el estilo clásico-romántico: Francelina Duvis, Fanny Osorio, Diana Rubens, Magda Negri, Margoth Sarcey, Gloria Dall, Fanny Lucila Cruz y Beatriz Quevedo, herederas de la tutelar sombra de Laura Victoria. Murió en Bogotá, el 18 de Diciembre de 2013.

   SALMO AL PAN

Pan  de los  Ángeles:  el  trigo
trocado en  Hostias en el  altar.
Pan  del   descanso: el pan amigo
sobre la mesa  familiar.

Ante la angustia: el pan  contigo
que premia el diario trabajar.
Y pan lejano el  del  mendigo
y pan caliente el  del hogar.

Canto a la vida  en primavera,
mendrugo  sabio que  congrega
como ningún otro manjar…

Oh,  pan saludo, pan entrega,
que  enarbola la bandera
del  cotidiano  despertar.

 

 

*Por: Nelly Sol Gómez de Ocampo,
Miembro de Número
Academia Boyacense de Historia

Compartir:

Artículos recientes

[Infografía] Latin Grammy 2021: los nominados

Juan Luis Guerra está nominado en las categorías de grabación del año, álbum del año, mejor álbum pop tradicional con ‘Privé’, mejor canción tropical con ‘Pambiche de novia’, mejores arreglos por ‘Ojalá que llueva café’...