Un llamado por el desarrollo sostenible de la Orinoquia hacen 20 organizaciones

El manifiesto hace parte del Pacto Orinoquia Sostenible, conformado por organizaciones ambientales, sector público y privado.

El área hidrográfica del Orinoco cuenta con 347.607 km2, los cuales representan el 30,43 % del territorio nacional, albergando el 48% de los humedales continentales. Foto: Pablo Mejía/WWF Colombia.
El área hidrográfica del Orinoco cuenta con 347.607 km2, los cuales representan el 30,43 % del territorio nacional, albergando el 48% de los humedales continentales. Foto: Pablo Mejía/WWF Colombia.

Desde 20 organizaciones se hace un llamado para que las acciones en la Orinoquia se enfoquen en un desarrollo sostenible que integre el bienestar de más de 3 millones de habitantes en la cuenca del Orinoco colombiano; el crecimiento de sectores como el de hidrocarburos, el agropecuario y el forestal, y la conservación de los ecosistemas que soportan el 32,47 % de las reservas de agua del país.

La Orinoquia es un territorio estratégico para Colombia: el 28 % de la producción agrícola nacional y el 20% del hato ganadero se encuentran en sus paisajes. Además, se estima que cuenta con el 70 % de las reservas de petróleo y se considera la “última
gran frontera que le queda al país para el desarrollo agroindustrial”.

La confluencia de ecosistemas andinos, amazónicos y sabanas naturales que se dan en la
Orinoquia, representan una amplia oferta de beneficios para sectores productivos agropecuarios, forestales y minero-energéticos, así como, de ciudades intermedias, grupos indígenas, poblaciones locales y tradicionales.

Por eso, a través de un manifiesto público, el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, TNC, el Proyecto Biocarbono Orinoquia, TFA, WWF, WCS, Fondo Acción, IAVH, Asorinoquia, GGGI y Ecopetrol, entre otros actores,
insisten en la necesidad de aunar esfuerzos enfocados en un desarrollo sostenible,
resiliente y planificado, que responda a las necesidades de la región y del país, de cara a desafíos como el cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la necesidad
de promover ambientes saludables.

Manejar el enorme potencial de la Orinoquia requiere la gestión integral de su biodiversidad y servicios ecosistémicos. El área hidrográfica del Orinoco cuenta
con 347.607 km2, los cuales representan el 30,43 % del territorio nacional, albergando el 48% de los humedales continentales y una gran diversidad de ecosistemas que ocupan el 81,5%, entre ellos las sabanas naturales. En la Orinoquia colombiana se han registrado 5.411 especies de plantas y alrededor de 3.000
especies de animales, entre ellos 663 especies de peces y 254 mamíferos, que requieren protección, como la danta y el jaguar.

Sumado a esto, la Orinoquia cuenta con una enorme diversidad cultural y étnica que
tiene una historia de poblamiento de más o menos 10 000 años, con 23 etnias y una vibrante cultura llanera, cuyos cantos tradicionales han sido reconocidos como
Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco.

¿Cómo conservar toda esta riqueza natural, obteniendo ganancias para la
naturaleza, los pobladores, la sociedad y los sectores productivos?

El manifiesto destaca que es posible lograr sistemas rentables y sostenibles que
contribuyan a la seguridad alimentaria del país y que, además, favorezcan a la
conservación de la biodiversidad y el recurso hídrico, pero solo se alcanzará como resultado de una planificación conjunta de los sistemas productivos, priorizando, entre otras, la diversificación de la producción.

Así mismo, a través del manifiesto se hace una invitación para que más actores se vinculen. Es un llamado a un espacio de diálogo y participación de los múltiples
sectores: público, productivo local y regional, academia, organismos multilaterales, instituciones de investigación y organizaciones de la sociedad
civil, que tienen y tendrán presencia y actividades en la Orinoquia, para que sus
acciones en el territorio estén articuladas con intereses de conservación, producción y bienestar social.