Jorge Luis Velosa Ruiz nos habla de su labranza y cosecha en estos 42 años de música carranguera #LaEntrevista7días

Desde su casa de reposo en el campo, en medio de la naturaleza el maestro raquireño que creó un género musical, nos cuenta qué es de su vida en medio de ese año sabático que se extendió por la pandemia, a qué se dedica, cómo va su libro y varios detalles de su vida.

‘El papá de la carranga’, como se le conoce a Jorge Luis Velosa Ruiz, completa ya casi tres años en lo que empezó como un año sabático, pero que se extendió por la pandemia. Foto: Archivo Particular
‘El papá de la carranga’, como se le conoce a Jorge Luis Velosa Ruiz, completa ya casi tres años en lo que empezó como un año sabático, pero que se extendió por la pandemia. Foto: Archivo Particular

¿Está en ‘año sabático’? ¿Cómo le va?

Por ahora, bien. Aislado en el campo, dedicado a escribir, a caminar, a cuidar la salud, y a participar semanalmente en un programa de emisoras entre comunitarias e ‘internéticas’, y una vez al mes y de madrugada, en la Radio Nacional.

¿Disfruta de estar de nuevo alejado de la metrópoli? ¿Qué ha logrado rescatar de su ambiente?

Poder caminar y pensar, y crear mientras camino; pensar en muchas cosas, especialmente en la vida, lo único valioso que nos queda… la vida.

¿De dónde salió el título de su libro que aprovechó para publicar en medio de esta pandemia? ¿Ya está pensando en uno nuevo?  

Fue otro proceso a lo largo de 40 años. Al final quedaron dos opciones: La minga de los animales, o El convite de los animales. Y entre sueños, varios animalitos me dijeron una noche: -Llámelo El convite de los animales, que la minga va por dentro-. Y así se quedó y se quedará. No tendrá segundo tomo, pero ha tenido ya varias impresiones. Y sí, estoy trabajando en otro libro, pero como decimos en el campo: no hay que vender en rama.

¡Detalles de su libro El convite de los animales!

Los invito a leer tanto el prólogo –escrito por el profesor Adrián Freja–, como la presentación; ahí está todo, y para qué llover sobre mojado. Las ilustraciones de la maestra Soma Difusa complementan la obra; con solo verlas se percibe el contenido.

¿En cuántas ediciones va la obra y cuántas más vienen?

Pregunta para la Editorial Monigote, que lo ha publicado. Vamos ya para la tercera impresión en 4 meses. El convite de los animales llegó para quedarse, y por tanto habrá más impresiones con el tiempo. Al ser un libro para lectores de todas las edades, bonito fuera que en todos los pupitres anduviera. Los maestros tienen en él una cantera de posibilidades.

El juglar boyacense, de 71 años se refirió a su libro El convite de los animales, que ha sido muy bien recibido en todo el país.
El juglar boyacense, de 71 años se refirió a su libro El convite de los animales, que ha sido muy bien recibido en todo el país. Foto: Archivo Particular

¡A usted hasta su nombre le rima maestro!

Jorge Luis Velosa Ruiz pareciera una sentencia versónica, para que siguiera rimando y arrimando el resto de la vida.

¿Qué recuerda de su infancia en Ráquira?

Mucho…especialmente mi crianza campesina veredal.

¿Su paso estudiando medicina veterinaria en la Nacional lo inspiró para dar rienda a los inicios de la carranga?

Más que inspirarme, generó en muchos, otra visión de la vida, reflejada en nuestra etapa precarranguera que allí se gestó.

¡Músico, autor, compositor e intérprete, actor, locutor, declamador y ahora escritor, Jorge Velosa ha hecho de todo!

Un quehacer me ha llevado a los otros; tal vez todo arranca con haber sido primero un coplero raizal.

A usted se le ve como un líder que integra, convoca y organiza… ¿esto es parte de su sello y convicción de vida?

Tal vez me achacan eso de ser líder, pero prefiero llamarme pregonero de la vida. Yo simplemente froté un chorote, como digo en un poema no publicado.

Mientras se da el regreso de Velosa y sus carrangueros a los escenarios, el cantautor oriundo de Ráquira, aprovecha para trabajar en un nuevo libro. Fotos: Luis Lizarazo / archivo Boyacá Siete Días.
Mientras se da el regreso de Velosa y sus carrangueros a los escenarios, el cantautor oriundo de Ráquira, aprovecha para trabajar en un nuevo libro. Fotos: Luis Lizarazo / archivo Boyacá Siete Días.

¡Pero todos lo quisieran tener por ejemplo como jurado de festivales, encuentros y concursos de música colombiana!

Eso de juzgar a los demás o lo que hacen, es muy complejo, y prefiero no hacerlo. En cuanto a la expresión música colombiana, ya que lo dice, para mí es toda la música bonita que se hace en el país, y no solo los bambucos, pasillos, y tal cual rumba, torbellino, o caña.

¿Qué satisfacciones le ha dado el haber pasado con su carranga a la historia de la música colombiana, desde hace 42 años?

Eso de pasar a la historia suena muy rimbombante y pesado de cargar; prefiero ir más liviano de equipaje. ¿Satisfacciones? Muchas; por ahora, aún estar vivo en medio de tanta violencia para seguir con mi oficio de músico y aprendiz de escribidor, que es en lo que ando; esa es mi profesión.

A propósito: ¿Le acaban de rendir un homenaje por los 42 años de la música carranguera, en los 40 años de la Semana Bolivariana en Duitama, que opina de un evento que le rinde tributo a Bolívar?

Respondo con una estrofa de otra canción no publicada, que se titula Qué pasó mano Simón:

Qué pasó mano Simón,

que pasó nos preguntamos,

que ese sueño que soñamos,

nada más que un sueño fue,

porque ahora tiene dueño,

y en la misma nos quedamos;

qué pasó mano Simón.

¿Cree que volverá al Madison Square Garden con su grupo?

Como entramos a un largo receso, ni el enfermo quiere, ni hay que darle. Otros carrangueros tal vez lo hagan… ¡ojalá!

¡Y tiene usted más de 250 hijos musicales con grupos que retoman su carranga!, ¿Satisfechos con la forma como ha trascendido su esencia?

Mucho… somos un género musical de Colombia, somos musiquita del país, como dice la canción Plegaria radiofónica.

¿No ha pensado en reeditar sus más de 25 producciones para tenerlas en los nuevos sistemas y dispositivos?

Son apenas como 25, que con todas las ediciones piratas sumarían más de 50. En cuanto a reediciones, será tarea para otros, que para todos hay.

Jorge Luis Velosa Ruiz nos habla de su labranza y cosecha en estos 42 años de música carranguera #LaEntrevista7días 1
Jorge Velosa Ruiz. Fotos: Luis Lizarazo / archivo Boyacá Siete Días.

¿Su dulzaina tendrá protagonismo en algún tema que está por salir, solista instrumental o con el grupo?

Estar en receso no me lo permite, pero cotidianamente la pregono, y ojalá llegue a ser otro de los instrumentos clásicos de la carranga, como el tiple, el requinto, la guitarra y la guacharaca.

¿Qué le piden más: autógrafos o fotografías?

Los autógrafos fueron historia, ahora casi siempre son fotos, pero por asuntos de pandemia, mejor de lejitos, o no, gracias.

Carranga Sinfónica: ¿lo repetiría? ¿qué le cambiaría y dónde lo haría de nuevo?

Pregunta para La Orquesta Sinfónica, u otra sinfónica o filarmónica. Y otro, pero: como no estamos activos, no hay conciertos, y menos con la pandemia. Todos nos tenemos que cuidar mucho.

De los homenajes que ha recibido meritoriamente: ¿cuál es el que lleva en el corazón?

Varios, tal vez la Maestría que cotidianamente, me concede la gente.

¿La música carranguera debe ser declarada como Patrimonio Nacional?

El pueblo colombiano, especialmente el campesino, ya la declaró parte de su patrimonio, con o sin bendición oficial.

Entrevista para conmemorar los 40 años de la Carranga, en la agenda de cierre de la 40ª Semana Bolivariana, y presentación de su libro ‘El Convite de los Animales’, 25 ejemplares fueron entregados a la Biblioteca de Duitama por vinculación de la Secretaría General de la Comunidad Andina.

Ricardo Gabriel Cipagauta Gómez,
Comunicador social – periodista