La colombiana Mariana Pajón obtuvo medalla de plata en Tokio 2020

Mariana Pajón se convierte en un ícono del deporte colombiano, pues ajustó su tercer metal en los Olímpicos, luego de los oros de Londres 2012 y de Río de Janeiro 2016.

EVE4356. TOKIO (JAPÓN), 30/07/2021.- Mariana Pajón de Colombia posa con la medalla de plata femenina del BMX en los Juegos Olímpicos 2020, este viernes en el Parque Deportivo Urbano de Ariake en Tokio (Japón). EFE/ José Méndez
EVE4356. TOKIO (JAPÓN), 30/07/2021.- Mariana Pajón de Colombia posa con la medalla de plata femenina del BMX en los Juegos Olímpicos 2020, este viernes en el Parque Deportivo Urbano de Ariake en Tokio (Japón). EFE/ José Méndez

Mariana Pajón no llegó a Tokio en su mejor momento. Sus lesiones, estar un año alejada de las competencias y la polémica de su marido Vincent Pelluard por ir a los Olímpicos representando a Colombia, la tuvieron al límite.

Pensó en “tirar la toalla”, como lo mencionó, pero no. Con dedicación y esfuerzo, volvió a representar a Colombia y dejar la bandera en lo más alto del BMX.

Incluso, hace unos días, aseguró en una entrevista con Noticias Caracol que han recibido amenazas.

En el programa radial Mañanas de Blu Radio, la colombiana habló sobre el caso Biles, la polémica de su marido y sus lesiones.

Ansiedad. “A veces uno no puede superar la ansiedad, nervios y presión. Lo que ella siente e hizo nos quitó un peso de encima. Es luchar contra eso. Estos juegos fueron un reto muy grande. Cuando pasé la meta, me quité un peso muy grande. Es complejo. Es una vida pública y está en el combo del triunfo y a veces no es fácil de llevar”.

Medalla de plata. “Esta plata sabe mejor que otros oros que me he ganado. Estuve un año por fuera. Mi lesión se complicó. La misma lesión de la rodilla la tengo en el codo y tengo muchas cirugías pendientes. Por primera vez pensé si era momento de colgar la bicicletA, pero no, disfruto representando a mi país”.

Mariana Pajón se convierte en un ícono del deporte colombiano, pues ajustó su tercer metal en los Olímpicos, luego de los oros de Londres 2012 y de Río de Janeiro 2016.

Pajón dominó a su antojo las series de clasificación, en la segunda manga de la semifinal clasificó a la carrera por las medallas y en la final le alcanzó para el segundo puesto, detrás de Bethany Shiriever, de Holanda, superando a Merel Smulders, de Holanda, el podio en las damas.

Y estaba feliz, como no, Mariana agarró la bandera y lloró: tenía claro que ese camino a Tokio fue muy difícil.

El camino fue complicado. Hoy recuerda lo difícil y doloroso fue su recuperación, su regreso a la competencia.

*Con información de EL TIEMPO