Llamado ambientalista urgente al Congreso de la República

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) Colombia pide que se vuelva a presentar el proyecto de ley que busca prohibir el fracking. Afirma que esta técnica de explotación de hidrocarburos va en contravía de la meta que el país se ha puesto para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Llamado ambientalista urgente al Congreso de la República 1
El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) pide que se vuelva a presentar el proyecto de ley que busca prohibir el fracking en Colombia. Foto: archivo particular

“Esta semana el Congreso tiene la oportunidad de  empezar de nuevo el trámite que permitiría prohibir el fracking en el país. El proyecto de ley que buscaba prohibir la exploración y/o explotación de yacimientos no convencionales  de hidrocarburos en Colombia, ya había sido presentado como una medida de protección del ambiente y la salud, y se hundió recientemente, pero podrá radicarse de nuevo a partir  de este 20 de julio”.

Este es el llamado que se hace desde WWF a los congresistas para que vuelvan a presentar el proyecto de ley en la legislatura que empieza y, al Congreso en pleno, a darle prioridad y celeridad a su votación.

“El fracturamiento hidráulico, más conocido como fracking, representa riesgos de salud pública, sociales y ambientales. Aún se desconoce el estado de las aguas subterráneas que podrían resultar afectadas por esta práctica, además el país no cuenta con un marco legislativo sobre pasivos ambientales. Insistir en abrirle las puertas a esta práctica en este momento puede representar daños graves y  potencialmente irreversibles al ambiente y a la salud, que no han sido analizados a profundidad”, indicaron en el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) Colombia.

Agregaron que, en esta práctica se usan sustancias químicas potencialmente tóxicas y con graves efectos para la salud. Al fracturar las rocas del subsuelo, se inyecta una mezcla  de agua, arena y químicos bajo presión, y estos químicos pueden contaminar aguas  subterráneas y superficiales.

“Es indispensable que el país cuente con mayor transparencia sobre los posibles químicos, considerando los hechos descritos en un reciente reporte  publicado por el PSR (Physicians for Social Responsibility) y replicado por el New York  Times, en el que se revela que la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de Estados Unidos permitió desde el 2011 el uso de químicos para el fracking que con el tiempo pueden descomponerse en sustancias tóxicas, difíciles de degradar y persistentes en el ambiente y el cuerpo humano”, afirmaron.

Recalcaron que, pese a que estas sustancias conocidas como perfluoroalquiladas y polifluoroalquiladas (PFAS) se han vinculado con enfermedades como el cáncer, problemas reproductivos y nacimiento, aún son usadas porque facilitan el flujo del crudo del suelo.

Según el  análisis, en 120 compañías usan PFAS o sustancias susceptibles a convertirse en estos tóxicos.

Se requieren decisiones contundentes

“Actualmente enfrentamos una grave emergencia planetaria derivada del cambio climático, la crisis sanitaria a causa del COVID-19  y la alarmante pérdida de naturaleza de los últimos años. Un panorama que requiere superar la dependencia de combustibles fósiles e impulsar sistemas energéticos que no generen emisiones de gases de efecto invernadero”, dijeron desde el WWF.

El Fondo señaló que es urgente que los países tomen decisiones y definan metas ambiciosas para mantener la temperatura global por debajo de 1.5ºC, como lo indica la ciencia y establece el Acuerdo de París, el compromiso global más importante para enfrentar la crisis climática y del que Colombia hace parte.

“En ese sentido, una de las decisiones urgentes que Colombia puede tomar es la prohibición del fracking y de la ampliación de proyectos de explotación de hidrocarburos”, manifestaron.