[Galería] – Los frailejones, un atractivo para disfrutar y contemplar en Boyacá #AlNatural

Los frailejones son una de las plantas más representativas de la flora de páramo en Colombia. Los resultados preliminares de una investigación sobre el estado de amenaza de las especies de esta planta existentes en la jurisdicción de la Corporación Autónoma Regional de Boyacá (Corpoboyacá) así lo demuestran.

En Colombia hay 89 especies de frailejones, contando el nuevo hallazgo, Espeletia ramosa, y dos o tres especies en las fronteras colombo-venezolanas de Tamá y Perijá. 90 es, entonces, un bonito número redondo. Sin embargo, es posible que la lista total llegue o sobrepase 100, porque en el Herbario Nacional hay muestras de frailejones que no se parecen a los conocidos y que todavía no están descritos.

María Teresa Becerra, bióloga que identificó la más reciente especie de Espeletia denominada La Ramosa, logró determinar que en el departamento existen aproximadamente 44 especies de frailejones, distribuidos en los seis complejos de páramos que se encuentran en área de cobertura de Corpoboyacá (87 de los 123 municipios de Boyacá).

El estudio previo permitió establecer que los complejos paramunos donde se presentan más especies de frailejones son Guantiva- La Rusia y Pisba, en donde se han hallado 17 y 16, respectivamente. Luego le sigue Tota- Mamapacha-Bijagual con 11 especies, Iguaque-Merchán con siete, El Cocuy, también con siete y Rabanal-Río Bogotá, con cuatro.

“Este análisis preliminar señaló que con la información disponible y siguiendo la clasificación de estado de amenaza de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), 15 especies podrían estar En Peligro Crítico (CR) de extinción, principalmente aquellas que se reportan solo en una localidad, 26 En Peligro (EN) y tres o cuatro en estado Vulnerable (VU), eso significa que las 44 especies de la jurisdicción de Corpoboyacá tiene algún grado de amenaza”, explicó.

Becerra afirmó que dichas amenazas están asociadas específicamente a la pérdida de área disponible de páramo, hábitat de los frailejones, por cuenta de los procesos que se vienen adelantando allí como, por ejemplo, la expansión de la frontera agropecuaria, el pastoreo, los cultivos, la minería, las plantaciones forestales y el cambio climático.

Se estima que estas ‘fábricas’ de agua colonizaron nuestro territorio a mediados del Pleistoceno, cuando se dieron las condiciones propicias del páramo.

Estas particulares plantas, que pueden llegar a vivir más de 100 años y a crecer entre uno a cuatro centímetros por año, son capaces de almacenar hasta 25 veces su peso en agua. Pero no es el único récord que ostentan los llamados “Monjes del páramo”, pues estos se encuentran dentro de los cinco grupos de plantas que más rápido evolucionan en el mundo.

La biodiversidad en el ecosistema de paramos como el de Pisba, por ejemplo, está representada por diferentes especies de frailejones entre los que se pueden mencionar siete especies endémicas para el Parque: Espeletia pisbana,  Espeletia episcopalis, Espeletia lopezii, Espeletia mutabilis, Espeletia ariana, Espeletia jaramilloi, Espeletia Formosa; y otras especies que se pueden localizar también en el corredor biológico Pisba- El Cocuy: Espeletia boyacensis, Espeletia brassicoidea, Espeletia curialensis, Espeletia congestiflora, entre otras.