La agricultura y los minerales en el avance de la humanidad – Juan Daniel Angulo Argote #Columnista7días

El crecimiento de la población mundial ha estado marcado por dos momentos históricos: el desarrollo agrícola y la revolución industrial.

Dentro de los años 1100 y 1700, el desarrollo de la agricultura ha mostrado cierta relación con el crecimiento de la población, donde su comportamiento es como una línea horizontal, el aumento de la población es mínimo, además, si analizamos el concepto de longevidad, notamos que, las personas eran muy frágiles de adquirir enfermedades, y la respuesta inmediata no era eficaz ‘ausencia de alternativas’, lo cual acortaba el ciclo de vida.

Después llega la revolución industrial, que inicia en el Reino Unido de Gran Bretaña en 1760 y finaliza en 1840, donde se nota un aumento importante en la población mundial, triplicando el número de personas respecto al desarrollo agrícola antes mencionado. La revolución industrial actuó como motor de embrague, impulsando y tecnificando a la agricultura y a otros sectores económicos.

Dentro de esos cambios en el crecimiento de la curva de la población vs. años (entre 1000 y la actualidad), me voy a detener en el descubrimiento de la insulina a principios de la década de 1920 (desarrollada por la Universidad de Toronto, Canadá, donde el doctor Banting, uno de los descubridores recibe el Premio Nobel de Fisiología o Medicina “inicia un antes y un después para millones de personas que morían por diabetes y vieron como mejoró su calidad de vida”).

Al analizar el crecimiento de la población en el último milenio noto lo siguiente: entre el desarrollo agrícola e industrial, y en el momento que llega la insulina al mundo, la población ha aumentado cerca de siete veces más que aquellos dos momentos históricos, la curva adquiere un crecimiento exponencial sin detenerse hasta hoy. El acceso a ese avance tecnológico les ha alargado la vida a millones de personas en todo el mundo. “Leonard Thompson se convirtió en el primer humano en recibir tratamiento con insulina. Con apenas 14 años su estado de salud mejoró muchísimo, falleciendo 13 años más tarde por una neumonía. Fuente: La historia de la insulina”.

Es relevante que, la humanidad ha experimentado la necesidad de dos fuentes de recursos, los cuales han permitido aumentar el crecimiento de la población con mayor longevidad. Finalmente, ambos provienen de nuestra madre tierra, precisamente del subsuelo, y ellos requieren estar de la mano para mantener y prolongar la vida con los nutrientes que nos permitan crecer y vivir, acompañado de los minerales, el alimento de los avances tecnológicos de la medicina frente a las nuevas pandemias que tendrá que afrontar la humanidad, y que solo se puede lograr con la agricultura y los minerales juntos “la materia prima de la vida y la ciencia”.

BHP es la empresa minera más diversificada del mundo en el aprovechamiento de los recursos naturales, hace más de una década viene buscando como unificar esas dos fuentes, y para ello ha invertido grandes capitales para cubrir las necesidades de la humanidad. La agricultura y los minerales son dos motores que se jalonan de manera simultánea, en algunos casos uno tira del otro, es por eso que, Colombia necesita unirlos y desarrollarlos de la mano, para insertarse con hegemonía en ese mundo que por años es ajeno “solo del grupo G7”.