Canales locales y el regional de televisión – Ricardo Gabriel Cipagauta Gómez #Columnista7días

Canales locales y el regional de televisión - Ricardo Gabriel Cipagauta Gómez #Columnista7días 1Nadie desconoce que el trabajo silencioso que realizan algunos productores, “empresarios”, programadores, comercializadores, medios de comunicación y personajes del sector de las comunicaciones, e incluso alcaldes y concejales que les “gusta el tema” (sin dejar de lado a los que ya se ven siendo la sombra de futuros proyectos) no ha permitido ni hemos sido capaces de unirnos en torno a haber tenido hace 33 años, que es lo que están cumpliendo por estos días varios canales regionales, y mucho menos apoyarnos en haber tenido un ministro de Comunicaciones y de las TIC… y ciertos grados de cercanía con los que ostentan el poder, en 5 u 6 presidentes.

Con la explosión de canales virtuales, medios en redes sociales, y convergencias de los tradicionales con las nuevas tecnologías ya hay empresas o riesgos –emprendimientos- que se vienen consumiendo y que a futuro obligará a que se consoliden mediante sustento económico que de seguro brindarán empresas, comerciantes, bancos, convocatorias y mecenas, para que lo local salga en la televisión y así las audiencias tengan alternativas para educarse, comunicarse y divertirse.

Los que se han sostenido -por estas tierras de 123 maravillas- es porque están cobijados en una multinacional, en su  momento atesoraron para estas épocas de vacas flacas, tienen recursos para arriesgar, son visionarios, tienen la bendición divina, responden a una organización comunitaria o no se han dejado permear por los de turno, pero que sufren para mantenerse erguidos.

Así sucede en las pocas organizaciones que hablan de ofrecer el servicio de televisión local, pero que muy poco producen (que no es lo mismo que salir y poner una cámara casera, moderna o ultra en modo grabación automática) sobre la idiosincrasia, de nuestros entornos, cultores, historiadores, artistas, dirigentes, educadores, líderes cívicos, deportistas, voceros gremiales o sectoriales.

Hace falta recurrir a apoyos, testimonios, diseños, fondos musicales, diagramas, generadores de caracteres, locuciones profesionales y es lo que se llama editar, producir, generar contenidos propios que algunos aprovechan para descrestar y cobrar a su gusto. Teniendo equipos… ética, pluralismo, no más caos de mentiras, desinformación, se debe informar con verdad y no más oportunistas.

Eso sería de nivel, con profesionales que se vienen formando en la región o llegan de las metrópolis con ostentosos títulos y no encuentran los espacios para ejercer, todo porque en las dinámicas del vecindario no tienen eco las ideas geniales, de pensadores, de quienes a base de experiencias y trajinar diario han sumado años en proyectos, programas y hasta de independientes. Sin desconocer que la “maldita envidia” nos carcome y no deja abrir los ojos para lograr la anhelada integración.

Y de tener un canal regional propio diríamos que ni hablemos; pero sí, hablemos. No se ven las ganancias, que no deberán ser sólo económicas, por la figura del negocio, sino que tenemos una participación en uno de ellos, que no da proyección a nuestros valores, y de él participan producciones universitarias, muy especializadas o por lo menos sectorizadas, con su alto valor pedagógico. Sigue faltando la pantalla para programas nuestros, de los nuestros, muy propios, como se hace en otras regiones del país –con gran éxito y consumo- y trascendiendo fronteras.

Que no les dé miedo a los que debieran liderar esta clase de iniciativas, gestionarlas, moverlas, sacarles provecho y ufanarse de haberlo logrado, pero ni fu, ni fa. Ni hacen ni dejan hacer. A los que hoy están en los escenarios de poder, de poder tomar decisiones, que lo dejen para ser su herencia a quienes lo harían con lujo de detalles y los cacareados temas de la reactivación económica, oportunidades, equidad y generación de empleo tienen espejo, para lucirse, y que sea pronto.

Boyacá se merece y urge tener canales locales y estar a la vanguardia con uno regional, YA. Con gremios de todos los sectores, facultades de todas las especialidades y cada uno… de Todos.

Volver a retomar los principios que nos identifican en el mundo como los de en su momento la ACPO, con las históricas escuelas radiofónicas, con énfasis en la educación, la agricultura local, la cultura popular que nos brindó la Radio Sutatenza -y que debiéramos traducir a nuestra televisión- y con los avances tecnológicos poder mostrarle al mundo las bellezas y bondades de Boyacá.

Tarea para las generaciones que pregonamos la integración y que sea sin tantos peros, pero es YA.