Se lograron acuerdos con manifestantes y se levantará bloqueo en el peaje El Mortiño, en Tuta

Representantes del movimiento denominado ‘Resistencia Juvenil Campesina’ se comprometieron a levantar el bloqueo ubicado en el peaje entre Tunja y Paipa a más tardar este martes 22 de junio, a las 12:00 de la medianoche.

Se lograron acuerdos con manifestantes y se levantará bloqueo en el peaje El Mortiño, en Tuta 1
Representantes del movimiento denominado ‘Resistencia Juvenil Campesina’ se comprometieron a levantar el bloqueo ubicado en el peaje entre Tunja y Paipa. Foto: cortesía Sebastián Cortés

Desde hace más de 50 días se encontraba con bloqueos intermitentes el peaje El mortiño, en el municipio de Tuta, donde integrantes de la ‘Resistencia Juvenil Campesina’ evitaban que los funcionarios de la concesión realizaran el cobro a los vehículos que se desplazaban por la vía que de Tunja conduce a Paipa y viceversa.

Pero hoy hay luz verde: luego de diálogos entre los participantes del paro nacional, los vicepresidentes de la Agencia Nacional de infraestructura (ANI), Carlos García y Diego A. Morales; el presidente del concesionario BTS, así como con el gobernador de Boyacá, Ramiro Barragán Adame, y los alcaldes de Tuta, Sotaquirá y Cómbita, se llegó a una serie de acuerdos, cuya verificación se adelantará el próximo 9 de julio.

“Se tuvo una reunión muy productiva. Teníamos cuatro puntos sobre la mesa: en el primer punto no se llegó a un acuerdo, pero en los de más sí se tienen avances importantes. Se llegó al acuerdo de las obras complementarias: tres puentes peatonales, un reductor de velocidad y arreglo a la entrada al municipio de Oicatá”, expresó Rosa Tocarruncho Quintana, líder de la Resistencia Juvenil.

Carlos García, vicepresidente ejecutivo de la Agencia Nacional de Infraestructura, manifestó que se llegó a algunos compromisos, pero que no se considera la posibilidad de trasladar el peaje a otra zona del departamento.

“En primer lugar la ANI se compromete a hacer la revisión para concertar tarifas diferenciales que permitan beneficiar a los habitantes de la zona; en segundo lugar, no es posible realizar la reubicación del peaje como se solicita por parte de los manifestantes, pues lo único que se haría sería trasladar la problemática a otros sectores”, afirmó.

Darwin Rodríguez, integrante de la Resistencia Juvenil Campesina, reiteró toda la voluntad de la organización mientras se cumplan todos los compromisos adquiridos.

“Se levanta el paro teniendo en cuenta que, si hay incumplimiento para la resolución, el 9 de julio se retomará la vía de hecho que se tenía en el peaje de Tuta; también esperamos de ellos la mejor disposición y llegar a una solución verdadera”, dijo.

Otro de los acuerdos que se logró fue el establecimiento de una tarifa diferencial para los habitantes de los municipios con injerencia directa sobre el peaje. Para tal fin, los alcaldes de Cómbita, Tuta y Sotaquirá deberán elaborar un censo de toda la población que tiene vehículo y que reúne los requisitos.

Según el gobernador de Boyacá, Ramiro Barragán Adame, no hay una restricción en cuanto al número de personas que se incluirá en el censo.

“El informe debe especificar a qué opciones pertenece cada caso, si al 25% o al 50% de descuento, dependiendo del sitio en donde vivan las personas: si es rural, cercano al peaje, o si residen en un lugar más lejano y urbano. Ese diagnóstico permitirá determinar la tarifa; así mismo, desde la ANI señalaron que, una vez finalice el conteo, se redactará una resolución en la que se indicará el número de personas beneficiarias”, expuso el gobernador.

La realización de mercados campesinos fue otro de los acuerdos, con el apoyo de la BTS y la ANI. Para tal fin, se van a adelantar varias reuniones para determinar cómo se van a realizar.

“La idea es que sean vistos como el cumplimiento de una política importante para promocionar los productos de la región y de los campesinos que viven cerca a la BTS y no como un requisito”, dijo el mandatario de los boyacenses.

La Gobernación de Boyacá, a su turno, se comprometió a adelantar el mantenimiento de las vías terciarias cercanas a la doble calzada, que, por cuenta del invierno y el aumento del flujo vehicular que se produjo por el cierre de la carretera principal, se vieron gravemente afectadas.