Adiós al “Capitán Guarín”

Se fue el respetado “Capital Guarín”, quien logró permanecer en la esfera terrenal por 102 años.

Adiós al “Capitán Guarín” 1
Etelberto Guarín Martínez se vinculó, desde muy joven, a las Fuerzas Militares de Colombia. Fotografía – Archivo particular

El Capitán Etelberto Guarín fue un destacado líder cívico que sirvió a las comunidades a través de su trabajo desarrollado en el Club Rotario de Duitama, capítulo que creó en 1982 junto a su inseparable amigo Félix Segura (q.e.p.d), desde donde generó importantes programas que beneficiaron a niños, jóvenes y a las zonas desprotegidas de la ciudad de Duitama.

Si hay un lugar de referencia en Duitama es justamente “la bomba del Capitán Guarín” ubicada en el sector de Higueras y la estación Texaco convertida en emblemático lugar para los habitantes de la “capital cívica” del departamento y es que esa fue una de las empresas creadas por este patriarca con la que generó empleo a muchos ciudadanos duitamenses.

Etelberto Guarín Martínez nació el 19 de diciembre de 1919 y contrajo nupcias con su eterno amor Maruja Rubio de Guarín quien anticipo su partida para encontrarse con su hijo Léster, pero le dejó en la tierra rodeado del cariño de sus retoños Edgar, Martha, Omaira, Consuelo y Marcela quienes cuidaron de él y permanecieron a su lado durante su prolongada y afortunada existencia.

Este Capitán retirado del ejército tuvo un papel preponderante en la pacificación de Bogotá con ocasión del asesinato del líder Jorge Eliecer Gaitán el 9 de abril de 1948 y en el proceso que condujo a la entrega de los guerrilleros liberales en los llanos orientales.

El Batallón de Artillería Tarqui lo condecoró como reservista distinguido, en 1993 recibió otra exaltación por el Cuarto Distrito de Policía como colaborador destacado y por la Asociación Colombiana de Oficiales en retiro de las fuerzas militares en el año 2009.

Pero no solamente fueron las fuerzas militares las que laurearon sus ejecutorias porque a este hombre se le reconoció también con la distinción “A toda una vida” por los servicios prestados al Club Rotario y fue galardonado con “El galón de oro” en 1984 y en 4 oportunidades con “El galón de plata Texaco” por los resultados obtenidos en el desarrollo de su trabajo empresarial.

Un roble de 102 años de vida terrenal y otras tantas décadas infinitas que empieza a vivir en su reencuentro en el espacio celeste, porque hombres como “el Capitán Guarín” nacen a la vida con su muerte, para seguir prologando sus días, ahora junto a su esposa e hijo.

Sus acciones en beneficio de Duitama serán recordadas por siempre y su nombre pasa a formar parte del catálogo de líderes ilustres de la ciudad, esa misma a la que le entregó sus luchas y sus sueños.