Llegó la hora del turismo interno – Carlos David Martínez Ramírez #ColumnistaInvitado

Compartir:

Llegó la hora del turismo interno - Carlos David Martínez Ramírez #ColumnistaInvitado 1El Departamento de Boyacá es un ejemplo maravilloso de diversidad cultural y geográfica; la biodiversidad que permite pasar de zonas semidesérticas a una laguna que puede generar la sensación de estar frente al mar, pasando por climas variados, municipios cargados de historias riquísimas, puede generar experiencias únicas.

La reactivación económica requiere de la creatividad de muchas partes interesadas; si bien las entidades gubernamentales deben generar propuestas, ojalá que pensando también en la capacidad de demanda y no solamente en la habilitación de la oferta; los ciudadanos también podemos aportar consumiendo productos y servicios locales.

Es posible que haya llegado la hora de pensarnos un nuevo tipo de turismo, en el que fortalezcamos la economía de nuestros pueblos vecinos; para esto es importante que hagamos extraños los sitios comunes, que nos demos la oportunidad de redescubrir lo que creemos conocer ya plenamente.

Los científicos y los niños tienen en común la capacidad de asombro; resulta interesante que nos demos la oportunidad de programar viajes cortos o con estancias de un día (pasadías), como parte de proyectos de aprendizaje en familia, para redescubrir la historia de nuestros pueblos vecinos, o simplemente por el placer de disfrutar.

Los picos de la pandemia seguirán marcando aún temporadas de confinamiento y reactivación, frente a lo cual, con un turismo en sitios cercanos se podrá tener un mayor control.

Me pueden acusar de ignorar lo que la ortodoxia define como turismo, pero este tipo de estrategias puede ayudar a la recuperación gradual de la economía local, como una manera solidaria de distribuir riqueza y oportunidades.

El Departamento de Boyacá tiene todo el potencial para convertirse en un laboratorio de experiencias turísticas orientadas a la reactivación de la economía, al contar con destinos que permiten una amplia gama de tipologías turísticas; es viable pensar en proyectos de largo alcance; aunque también se puede empezar, desde ya, despertando la conciencia sobre la importancia de apoyar la economía local empezando por nuestros vecinos.

Compartir:

Artículos recientes