Se abre el telón para las inversiones en el cine colombiano

Después de la revocada Reforma Tributaria que pretendía acabar con algunos beneficios importantes para la industria del entretenimiento; el cine toma un respiro y sigue con paso firme conquistando el exterior con producciones de alta calidad y servicios con mucho profesionalismo.

Se abre el telón para las inversiones en el cine colombiano 1La industria del cine durante la última década ha sido el epicentro de la economía naranja colombiana. Según Proimagenes el total de gastos realizados en Colombia por proyectos internacionales asciende a 185 mil millones de pesos en servicios cinematográficos; posicionando a Colombia no solo como un gran caficultor o floricultor , sino como un productor de  cine de primera calidad.

Según David Antonio Lizarazo, abogado director de la consultora Lizarazo y Álvarez: “si se hace un recuento con la Ley 814 de 2003 los primeros certificados de inversión y donación se entregaron en el 2004. De ese año hasta estos días, se han entregado en promedio 1.857 certificados. Esto ha sido posible por los incentivos fiscales que el decreto 814 y la ley 1556 otorga a nacionales y extranjeros que quieren invertir en las producciones colombianas. Dichos incentivos fiscales atraen inversores ajenos al sector que persiguen una rentabilidad muy superior a la que ofrecen otros productos financieros y que no depende del resultado comercial de la producción. Solo en 2019 se invirtió en el cine colombiano más de 44 mil millones de pesos generando no solo una gran fuente de empleo sino una proyección de la industria que la ha catapultado a ser un competidor más en este mercado”.

Los incentivos proveen de recursos financieros al sector, diferentes a los del presupuesto nacional; de esta manera se ha podido preservar un sistema que ha sido exitoso, y que tambien es aplicado en paises como España y Brasil. Los incentivos fiscales garantizan un beneficio para esta industria en crecimiento que poco a poco a recurrido a las exportaciones de sus productos como una estrategia más agresiva para ampliar y estabilizar su mercado, trabajando de la mano con grandes productoras internacionales para aprovechar los enormes recursos de que disponen. La calidad del trabajo y el incentivo fiscal ha fortalecido y potenciado toda la cadena del audiovisual; atrayedo nuevas inversiones para el país reactivando el empleo en este sector y generando el constante crecimiento de la industria.

“Este año pretende ser exitoso para el sector cinematográfico. Después de haber pasado el susto de la reforma, se estima que se realicen más de 30 proyectos con inversiones de entre 300 y 500 mil millones. Asimismo, el ascenso de la industria busca la superación de lo realizado en 2019 -que se caracterizó por ser el año récord- de mayor valor de dinero certificado en inversiones en cine con COP 49.593 millones; en el cual también el monto de recursos creció 44,1% anual y el número de certificados subió 78,4% con respecto al 2018”, mencionó Lizarazo.

Los aportes de recursos financieros han ingresado a fortalecer la industria cinematográfica del país, ya sea por inversiones o donaciones. Muchas son las empresas que se suman a este tipo de inversión entre esas se encuentran canales de televisión, empresas productoras audiovisuales, empresas sin ánimo de lucro, entidades de capital mixto, sector financiero,cines y personas naturales. Sin embargo dicho “producto” no es para todos los públicos. Este incentivo y la posibilidad de invertir está pensado para personas naturales y jurídicas con cuotas fiscales positivas con el fin de compensar saldo y reducir impuestos a pagar. Es por esto por lo que para este 2021 se estima que muchas empresas se sumen a las inversiones en el sector, con el fin de reactivar la economía e impulsar la cuarta revolución industrial y el talento colombiano.

“A nivel mundial la industria del cine supera los 41.000 millones de dólares. Los números en colombia no dejan lugar a dudas, y el crecimiento para los próximos años es llamativo y atractivo. Sin embrago, se puede ir reforzando con unos fuertes vínculos verticales y horizontales con conglomerados en distintas industrias como informática, electrónica, publicidad, legal o hasta el educativo con el fin de generar la aparición de gigantescos holdings de multimedios, tanto al nivel nacional como al nivel LATAM que puedan lograr una alta penetración del mercado mundial. Así las cosas; con los beneficios que actualmente tiene la industria y la proyección de esta misma se tiene que entrar a masificar la aparición de vehículos financieros adecuados con el propósito de captar de forma masiva y constante la inversión en el sector para que su crecimiento siga produciendo ejemplares de alto impacto, gran rentabilidad, ganancias importantes y posicionamiento del país en temas de producción audiovisual”, concluye el doctor David Antonio Lizarazo.