La Asamblea de Boyacá sesionó de manera conjunta con la Academia Boyacense de Historia

Pese a los problemas de conectividad que por esos días se han agudizado aún más, los diputados desde sus provincias asistieron el pasado miércoles a la sesión virtual conjunta con la academia Boyacense de Historia para conocer de primera mano sus programas, proyectos y necesidades.

La Asamblea de Boyacá sesionó de manera conjunta con la Academia Boyacense de Historia 1
Javier Ocampo López – presidente Academia Boyacense de Historia. Fotografía Archivo Boyacá Sie7e Días.

La sesión inició con una oración en voz del diputado Mauricio Rodríguez, seguido de la intervención del presidente del colegiado académico Javier Ocampo López quien entregó un detallado informe sobre los programas y proyectos que adelanta esta entidad consultiva del gobierno departamental.

Hace 116 años la Academia se viene reuniendo con la asamblea departamental para exponer sus programas y proyectos y recibir el apoyo de este organismo de la democracia, dijo Ocampo López y por eso recordó a los diputados que la Academia Boyacense de Historia es una entidad oficial, sin ánimo de lucro, que desarrolla sus acciones a través del análisis crítico y el estudio de la historia en sus diferentes épocas.

Recordó que 28 miembros de número, 1 miembro benemérito, 80 miembros correspondientes, 9 honorarios y 11 extranjeros conforman el colegiado académico y tiene convenios con otros organismos similares de Cundinamarca, Santander, Norte de Santander, Casanare, Nariño, Caldas y Táchira en San Cristóbal de Venezuela.

En la sesión se presentaron las tres obras más recientes producidas por la Academia como: «La primera Ermita de Tunja», el tradicional y legendario «Repertorio Boyacense» y la obra «Santander Padre de la educación pública en Colombia” escrita por el historiador Javier Ocampo López.

Las conferencias, jornadas de análisis y exposiciones de personajes ilustres de la historia, así como los conversatorios de los jueves protagonizados por grandes personajes de la literatura y la investigación, fueron expuestos ante la asamblea departamental en una síntesis presentada, a manera de resumen, en el desarrollo de la sesión virtual por parte de los integrantes de la mesa directiva de la entidad cultural.

Los académicos comentaron que desde hace muchos años se vive en un hacinamiento total, respecto al desarrollo de actividades en la biblioteca de la Academia, por cuanto el número de libros es significativo y los espacios físicos son muy limitados para poder brindar la información oportuna a la consulta de estudiantes, tanto escolarizados como universitarios, que de manera permanente acuden para adelantar sus investigaciones.

Lo mismo sucede con la estantería que está en pésimas circunstancias y no permite llevar con la rigurosidad que se requiere la catalogación de títulos y obras para ponerlas al servicio de toda la ciudadanía. Pedimos se nos dé un espacio en la Casa Eduardo Santos, como fue el compromiso del gobernador Carlos Amaya, pero que hasta hoy no se ha logrado cristalizar, señalaron los académicos.

Añadieron también: «Estamos adelantando la restauración de más de 50 oleos de personajes de la historia, pero no contamos con espacios para su debida exposición y menos para ponerla al servicio de todos, especialmente de los niños y jóvenes de la ciudad y el departamento que deben conocer a los líderes que intervinieron en el desarrollo de los pueblos»

Puntualizaron que reconocen el apoyo brindado, tanto por el alcalde de Tunja como por el gobernador, y entienden la difícil situación financiera, sin embargo, piden al gobierno departamental se agilicen los trámites que especialmente en el año anterior y lo corrido de éste, han sido de mucha dificultad para la academia y para la supervivencia de este organismo cultural.

Al final de la jornada, varios de los diputados que hicieron uso de la palabra demostraron sus cualidades como investigadores de la historia Boyacense y se comprometieron a ser los voceros ante el gobernador para buscar de manera pronta soluciones a las dificultades expuestas por los académicos y en especial para buscar se entreguen espacios más adecuados para el desarrollo de su tarea misional en la casa Eduardo Santos, de propiedad del gobierno de Boyacá.

Los elogios los tienen y los han tenido siempre los académicos por parte de la asamblea, pero ahora se requiere más recursos que aplausos y condiciones adecuadas para el desarrollo de sus funciones, concluyeron los diputados.