Volvió a nevar en El Cocuy, así se vivió este regalo de la naturaleza en Boyacá

Una nueva nevada sorprendió a los visitantes del Parque Nacional El Cocuy: la majestuosidad del evento natural quedó captado en videos. Hay que recordar que desde que inició el 2021, la Sierra Nevada de El Cocuy ha regalado unas imágenes de ‘postal’ a los boyacenses y visitantes que han podido disfrutar de las nevadas que se presentaron en los meses de enero, marzo y el pasado fin de semana.

Volvió a nevar en El Cocuy, así se vivió este regalo de la naturaleza en Boyacá 1
El nevado de El Cocuy brindó un hermoso espectáculo a sus visitantes. Foto: archivo particular

“Fue un espectáculo, es algo que no se ve todos los días, los turistas estaban muy contentos de ver caer la nieve que dejó un rastro de 15 centímetros aproximadamente de grosor desde el piso”, explicó Mary López, guía turística del Parque Nacional El Cocuy.

Este fenómeno es el resultado de humedad proveniente de la Amazonia y al llegar a esta zona de la cordillera Oriental, genera lluvias, y en la alta montaña estas precipitaciones son sólidas por las bajas temperaturas, es decir, precipitó nieve que cubrió la sierra nevada de El Cocuy o Güicán, especialmente en el sector conocido como El Cóncavo del sendero Laguna Grande; de igual manera se pudo apreciar en la zona de El Hotelito y cerca a El Púlpito del Diablo.

Una parte de estas nevadas se derriten y otras permanecen sobre los glaciares, lo cual se considera de gran beneficio, ya que la nieve es el alimento del glaciar y si esta permanece sobre el glaciar este se estabiliza.

Las condiciones climáticas han coadyuvado a que este fenómeno natural se repitiera en El Cocuy, atrayendo más turistas a la región, es por esta razón que las autoridades recuerdan a los visitantes que la exploración del Parque tiene límites; las personas solo pueden llegar hasta el límite de la nieve porque está prohibido tocar el glaciar. Esta restricción no solo se debe a factores medioambientales, sino también tiene que ver con aspectos culturales de respeto a los indígenas u’wa o tunebos, que consideran este espacio como un lugar sagrado.