El COVID-19 apagó la lucha social de Rosalba Burgos, la reconocida concejal de Chiquinquirá

Rosalba Burgos Castellanos, concejal de Chiquinquirá perdió la batalla contra el coronavirus en la madrugada del sábado 5 de junio en una Unidad de Cuidados Intensivos de la capital boyacense.

El COVID-19 apagó la lucha social de Rosalba Burgos, la reconocida concejal de Chiquinquirá 1
En la madrugada del viernes 5 de junio la concejala de Chiquinquirá Rosalba Burgos Castellanos perdió la batalla contra el COVID-19 en una UCI de Tunja.

La líder social y política se había contagiado de COVID-19 desde hacía más de 10 días y según relata una de sus hijas, había logrado sobrellevar la enfermedad con aislamiento en casa y cuidados médicos, pero el viernes 4 de junio se sintió muy mal y fue necesario llevarla al Hospital Regional de Chiquinquirá donde de inmediato la recibieron e intubaron. Llegó saturando por debajo de 60, cuando lo normal es de 95 a 100.

“Estando en Chiquinquirá y con esta situación de falta de camas fue necesario sobre el mediodía buscar ayuda para que en Tunja la recibieran de urgencia, y así se logró, pero al parecer llegó muy mal y por eso no pudieron salvarle la vida”, relata Giovany Salinas, exconcejal de Chiquinquirá, quien compartió con ella en dos periodos.

Salinas la recuerda como una mujer que representaba el género femenino en el Occidente de Boyacá y siempre luchaba por las causas sociales, los niños, las mujeres, las Juntas de Acción Comunal, entre otros temas, siempre levantando la voz y generando polémica y crítica como es el caso del sindicato de EmpoChiquinquirá, la empresa del acueducto de esa ciudad, del que siempre tuvo peros porque no veía que se estuvieran defendiendo los derechos de los ciudadanos.

Los inicios de Burgos en la política se dieron en el barrio 20 de Julio, donde creció, pero además en las veredas Tenería y Molino donde llegó a conformar el Consejo Consultivo de Mujeres de todo el Occidente.

Por su parte, Wilmar Triana, el alcalde de la ciudad Mariana indicó que, “fue una mujer con don de gente, que siempre procuró el bienestar de la comunidad Chiquinquireña, con su labor, dejó en alto el nombre de las mujeres, demostrando que con pasión y compromiso, todas son capaces de ejercer un cargo de elección popular”.

El Mandatario la recuerda como férrea opositora suya, siempre con el coraje y valor que la caracterizaban, con las banderas del partido Conservador, del que siempre hizo parte, representó al gremio comunal, las actividades culturales, a las familias vulnerables y a las mujeres desde cualquier etapa de su vida.

“Siempre fue una mujer vehemente que decía lo que sentía y que recogía las voces de los menos favorecidos no solo de nuestro municipio, sino de todo el occidente del departamento”, aseguró el Alcalde de la Capital Religiosa de Colombia, quien además reconoce que con sus luchas lo obligó a reconvenir en diferentes errores o situaciones que se dieron desde su gobierno. 

En su ejercicio de oposición siempre pedía los informes detallados y en ninguna sesión faltó su expresión popular hacia sus compañeros concejales “no se callen que es nuestro pueblo, somos representantes de una comunidad”. 

Finalmente, el personero de la ciudad, Uriel Urazán, también complementó que Burgos Castellanos estuvo haciendo parte del Concejo desde 1993, tuvo un receso en 2001, pero en 2004 volvió a la corporación, en una ocasión alcanzó a ser parte de la lista del partido Conservador para la Asamblea, y en las elecciones pasadas (octubre de 2019) fue precandidata del partido para la Alcaldía peor al final volvió a la lista del Concejo.

“Siempre haciendo control político de una forma neutra, lo bueno lo aprobaba lo que no veía con honestidad, entraba a meter el dedo en la llaga. Hacía un control político fuerte”, recuerda el personero.

Tenía 53 años, los cumplió el pasado 13 de octubre, tenía tres hijos, dos mujeres y un hombre. Su esposo había fallecido hacía un par de años. Era administradora de empresas y tenía una especialización en Gestión Pública.

Trabajó en 2014 en la Unidad de Gestión de Pensiones y Parafiscales, en 2013 en la Corporación Escuela Galán y en 2009 fue cogestora social de la Universidad Pontificia Bolivariana.

En los próximos días se informará sobre su sepelio con cenizas, por el momento se sabe que mañana se ofrecerá una eucaristía especial desde la basílica de Nuestra Señora del Rosario.