Un S.O.S por el medio ambiente de Puerto Boyacá

“El medio ambiente en Puerto Boyacá no cambia, no mejora, cada día empeora, no hay una entidad que se apersone de la situación”, así lo califica Estefany Grajales, ambientalista de Puerto Boyacá, quien manifiesta la preocupación que hay entre la comunidad del municipio debido a los daños ambientales que han causado las empresas petroleras y otras multinacionales, daños que a la fecha no han sido subsanados.

De mayo a octubre de 2020 se reportaron más de 15 derrames de crudo en ecosistemas de Puerto Boyacá. Foto: Archivo Particular

Por la falta de inversión, control de parte de las autoridades ambientales y los derrames por la ruptura de las tuberías petroleras, se profundizan las problemáticas a causa también de las fronteras extractivas en el territorio que tiene injerencia en los nacimientos de agua que tiene Puerto Boyacá, aspecto que prevé que la situación del medio ambiente en el municipio tiende a empeorar.

“Todo se lo come el crudo, no hay un proceso de recuperación de los vacíos ambientales por parte del sector de los hidrocarburos”, puntualiza la líder ambientalista.

De mayo a octubre de 2020 se registraron más de 15 derrames de crudo en zona de influencia de la ciénaga de Palagua, un ecosistema estratégico del Magdalena Medio, adicionalmente la historia reciente cuenta de animales que han muerto por la contaminación a causa del petróleo, y a su vez fuentes hídricas contaminadas por el mismo motivo.

Grajales advierte que la empresa Ocensa está encargada de administrar una tubería que atraviesa la serranía de Las Quinchas, es decir que sería una de las llamadas a responder por los daños.

Adicionalmente, la llegada de helicópteros está afectando la avifauna de los ecosistemas.

La ambientalista también indicó que, “una de las empresas de hidrocarburos que está en la zona se va pronto del municipio, sin hacer un proceso de recuperación y mediación no existe ninguna justicia, siempre pasa lo mismo”.

Pero el problema aumenta debido a que las diferentes instituciones no han tomado cartas en el asunto, según denunció Estefany Grajales, quien finalizó asegurando que no solo hay contaminación de la naturaleza sino también es un problema de salud pública.