¿Le perdimos el miedo al COVID-19?: Jairo Santoyo

Una difícil situación se vive en Boyacá, cuando, “parece que le perdimos el miedo a la pandemia y que el COVID no existe, o no entendemos los mecanismos de protección pese a que se han hecho múltiples advertencias”, dijo Jairo Mauricio Santoyo Gutiérrez, secretario de Salud de Boyacá.

¿Le perdimos el miedo al COVID-19?: Jairo Santoyo 1
El relajamiento de las medidas de bioseguridad ha desencadenado en la multiplicación del contagio en Boyacá y la emergencia en el sistema de atención hospitalaria. Foto: Archivo Particular

El llamado sigue siendo el mismo, la responsabilidad de protegernos y así disminuir los contagios que tienen ‘en jaque’ al sistema de salud del departamento, que ha hecho un esfuerzo mayúsculo para aumentar la capacidad de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI).

A la fecha Boyacá tiene 256 personas en UCI intensivo, de los cuales 218 son por COVID, mientras que en UCI intermedio hay 51 personas (46 por COVID) y en hospitalización 801 pacientes, una cifra desbordada y creciente frente a las capacidades del sistema.

Duitama, Moniquirá y Soatá tienen un 100% de ocupación en camas de UCI, mientras que en hospitalización los más preocupantes son Soatá (138%), Duitama (101%) y Chiquinquirá (120%).

De acuerdo con las declaraciones del Secretario de Salud, en el departamento han fallecido por COVID-19 cinco profesionales de la salud en el año 2020 y 3 en lo que va corrido de este año. “Los profesionales de la salud nuevamente piden tomar conciencia, ya que estamos perdiendo la batalla contra el COVID”, aseguró Santoyo.

No ha sido suficiente que el Ministerio de Salud, el Gobierno nacional y el departamental han comprado ventiladores y monitores, el Hospital Universitario San Rafael ha extendido su capacidad y que el personal de la salud ha sacrificado su tiempo libre, trabajando turnos de 24 horas.

La preocupación se agranda cuando se está viviendo un ‘segundo pico del tercer pico’, un fenómeno en cuanto al número de casos que sigue en aumento. El tercer pico estaba descendiendo y volvió a subir de forma alarmante en pocos días debido a las reuniones sociales y aglomeraciones de Semana Santa.

“El personal de salud hace un llamado a la ciudadanía para que no haya más contagios. En este momento los casos se están presentando en su gran mayoría en los jóvenes.