El deceso de otro miembro de la dinastía “Boyacá Real”

Para nadie es un secreto la influencia que ha tenido en Tibasosa y el departamento la labor de la familia Diaz Ruiz, que por décadas han estado al frente de varios restaurantes como Boyacá Real, el más afamado centro gastronómico de esta población, visitado por turistas del país y el exterior.

El deceso de otro miembro de la dinastía “Boyacá Real” 1
Jorge Alfredo Díaz Ruiz murió a causa de una profunda depresión. Fotografía – Archivo particular.

Esta destacada familia custodiada por Alberto Díaz y Martha Ruiz fue la responsable de forjar un atractivo basado en la gastronomía con el que le dieron un valor agregado de desarrollo al llamado municipio “Jardín de Boyacá”.

Don Alberto había partido hace poco tiempo para el escenario celestial, al que ahora llega también su hijo Jorge Alfredo, quien había nacido en Belencito un 19 de julio de 1963.

Jorge Alfredo era el segundo de la familia y fue el responsable de ayudar a cimentar el surgimiento de las empresas de restaurantes, a la vez que administró por muchos años el hotel en Paipa conocido como La Casona el Salitre y en los últimos tiempos el hotel Bella Tierra de Tibasosa.

Jorge Alfredo adelantó sus estudios de secundaria en el colegio Salesiano de Duitama y posteriormente se graduó como médico veterinario en la Universidad la Salle.

Por ser un hombre de ácido humor y “mamador de gallo” como le decían sus amigos, Jorge Alfredo no logró superar una depresión profunda que lo acompañó en los últimos meses a causa de los sorpresivos cambios de la vida y lo venció para, de manera repentina, ir al reencuentro con su padre.

Su hermano Santiago quien gerencia la empresa gastronómica heredada de la dinastía Díaz Ruiz en Tibasosa, dijo a este medio que su hermano Jorge Alfredo era un hombre alegre mamagallista, honesto, dedicado a su familia, solidario y muy amoroso con su hija.

Las exequias se llevaron a cabo el día de ayer domingo en Tibasosa y sus cenizas reposan en el osario de ese mismo municipio por el que Jorge Alfredo prodigó, cariñó y devoción.